Fiorella Masís. 16 agosto
Joel Campbell no ha logrado consolidarse en un equipo. La temporada pasada estuvo en el Betis, acostumbrado a pelear puestos importantes en España, y ahora pasó al Frosinone, recién ascendido a la Serie A.
Joel Campbell no ha logrado consolidarse en un equipo. La temporada pasada estuvo en el Betis, acostumbrado a pelear puestos importantes en España, y ahora pasó al Frosinone, recién ascendido a la Serie A.

Joel Campbell, Celso Borges, Cristian Gamboa, Bryan Oviedo, Bryan Ruiz y Yeltsin Tejeda son algunos de los futbolistas que llevaron la batuta de los legionarios en el exterior, pero hoy se están quedando rezagados.

¿Las razones? Para cada caso son distintas, pero en general se reduce a dos: edad o rendimiento.

Clubes con expectativas bajas y ligas un escalón por debajo hacen que estos futbolistas pierdan el protagonismo que pudieron tener en Europa. Los que sí se mantienen en un nivel superior son Keylor Navas (Real Madrid), Óscar Duarte (Espanyol) y Giancarlo González (Bolonia).

El papel de Costa Rica entre Brasil 2014 y Rusia 2018 fue completamente opuesto y eso le pasó factura a muchos legionarios. Sus posibilidades de buscar un mejor equipo se redujeron con la actuación de la Sele.

Celso es el último ejemplo. El volante de 30 años venía de jugar en la Liga española durante tres años y medio, pero su equipo descendió y este jueves pasó a Turquía.

El nivel de un campeonato a otro es evidente, pero además el tico recaló en un equipo que aunque es tradicional, apenas cuenta con un título de liga (1950) y dos de Copa (1969 y 1970).

Hasta este momento su carrera venía en ascenso. Empezó en Noruega (Fredrikstad), luego Suecia (AIK) y el Mundial de 2014 fue la vitrina para irse al Deportivo de La Coruña, diferente a Rusia 2018.

Con 30 años y un nivel muy distinto entre ambas copas del mundo, el volante se asegura un contrato de tres años.

Celso Borges vivió sus mejores momentos en el AIK de Suecia y el Deportivo de La Coruña. Foto: Real Deportivo La Coruña
Celso Borges vivió sus mejores momentos en el AIK de Suecia y el Deportivo de La Coruña. Foto: Real Deportivo La Coruña

Es claro que la tranquilidad económica también pesa junto a la futbolística y tomando en cuenta ambas, los ticos analizan su futuro.

En ese contexto, Bryan Ruiz, el legionario con 12 años en Europa, le está poniendo fin a una carrera de nota alta.

Tras un Mundial de ensueño en Brasil regresó al Fulham y volvió a tener regularidad, pero ya este equipo estaba en segunda y el tico quería salir. Se fue hacia al Sporting Portugal, donde encontró protagonismo, pero previo a Rusia no tenía el mismo peso con el que llegó.

Por esa razón, hace un mes cruzó el charco para jugar con el Santos de Brasil, dejando claro que sus mejores momentos ya pasaron.

Entre el 2014 y 2018 el capitán pasó de tasarse en 8 millones de euros (¢5.000 millones) a 1,5 millones (¢967 millones), según el sitio especializado transfermarket.

Otro futbolista que mediante su valor en el mercado deja claro que su estatus bajó es Joel Campbell, el legionario en el que constantemente se pusieron esperanzas.

No era para menos, fue fichado por el Arsenal pero sus incontables traspasos hicieron que nunca se consolidara en ningún equipo.

Hoy el delantero tiene un precio de tres millones de euros, pero hace cuatro años era de 7,5 millones de euros (casi ¢5.000 millones).

Joel estuvo en el Arsenal, Villarreal, Sporting Portugal y Real Betis, de donde salió para, posiblemente, firmar con el Frosinone, recién ascendido a la Serie A.

Es claro, se mantiene en una liga top, pero la realidad de los equipos es diferente. El Betis actualmente ocupa el puesto 56 del ranquin de clubes de la Federación de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés), mientras el Frosinone no aparece en esta clasificación.

Por otro lado están Cristian Gamboa, Yeltsin Tejeda y Bryan Oviedo, quienes permanecen en los mismos equipos antes de Rusia 2018, pero para ellos eso fue una mala noticia.

El mejor panorama para estos tres futbolistas hubiera sido que la Copa del Mundo les ayudara a dar un salto de calidad, pero la realidad de la Tricolor no lo permitió.

Gamboa sigue amarrado a un Celtic en el que ha jugado apenas 26 partidos en dos años. Para el lateral derecho encontrar regularidad ha sido toda una odisea y aunque esta campaña jugó el primer partido de titular, después pasaron cuatro (entre Champions y liga) sin tener minutos.

Bryan Oviedo no ha podido salir del Sunderland, al que llegó cuando estaba en Premier League, pero después bajó a segunda y tercera categoría.
Bryan Oviedo no ha podido salir del Sunderland, al que llegó cuando estaba en Premier League, pero después bajó a segunda y tercera categoría.

La historia de Bryan Oviedo es distinta, porque en el Sunderland sí halló la regularidad que fue perdiendo en el Everton, donde vivió sus mejores momentos. Pero en un abrir y cerrar de ojos pasó de jugar en la Premier League a la tercera división inglesa.

Meses atrás, antes de pasar de segunda a tercera categoría, el lateral izquierdo dijo en una entrevista con La Nación que actuar en una liga inferior no era una posibilidad, y aunque en Inglaterra se manejó la posibilidad de que ambas partes terminaran la relación, hoy eso se ve lejos.

Finalmente está Yeltsin Tejeda, un legionario del que también se esperaban más frutos, sobre todo cuando salió del Saprissa para irse a la Ligue 1 de Francia, luego del Mundial 2014.

Ese fue su mejor época, porque después sufrió doble descenso. Primero con el conjunto galo y después con el Lausanne, club suizo con el que todavía se mantiene. Pero por si fuera poco, en el inicio de esta campaña no ha disputado un solo minuto en dos cotejos.

El reto está enfrente y cada uno tiene el suyo. Algunos tendrán la meta de ir cerrando la carrera de la mejor forma posible, otros de retomar regularidad o volver a mejores ligas.