Cristian Brenes. 18 julio

San Carlos, Herediano y Saprissa llegaron a poner sus ojos en Marcel Hernández, pero sobre la mesa del Cartaginés sigue sin llegar una oferta formal por el cubano. La razón principal es una cláusula de $150.000 (¢86,7 millones) que blinda al ariete en el fútbol tico, al menos por ahora.

Hernández tiene un año más de vínculo con los brumosos y la directiva del club no se plantea la más mínima negociación para abaratar la transacción. La posibilidad de rebajar el monto con intercambio de figuras tampoco es del gusto de la dirigencia de los centenarios, quienes recalcan que no quieren perder al isleño.

“Rumores hay un montón, pero oficialmente no hay nada. La posición de Cartaginés con respecto a Marcel Hernández a nivel nacional no cambia: si Saprissa o cualquier institución pone el 100% de la cláusula de salida, no tenemos posibilidades de retenerlo. Sin embargo, Cartaginés no se va a perjudicar solo, a tres días del inicio del torneo, y menos por obtener un dinero que lo podemos conseguir con él en el campeonato”, señaló Leonardo Vargas, presidente de los de la Vieja Metrópoli.

El delantero de Cartaginés Marcel Hernánez acumula 21 goles en el fútbol costarricense. El cubano llegó hace un año al balompié tico. Fotografía: Rafael Pacheco.
El delantero de Cartaginés Marcel Hernánez acumula 21 goles en el fútbol costarricense. El cubano llegó hace un año al balompié tico. Fotografía: Rafael Pacheco.

Incluso, otra de las trabas ante una eventual venta es que en el contrato estipula que la suma total a pagar es de $250.000 (¢144 millones), pero al jugador le tocarían $100.000 (¢57,8 millones), según conoce este medio.

Vargas recalcó que toda la planificación para el Apertura 2019 se hizo contando con el atacante isleño y por lo mismo, aunque aparezca una oferta por lo que piden, realizarían un esfuerzo para no perder al "9″.

“No voy a negociar ni un 1% del dinero de la cláusula, si no lo podemos sostener es porque pusieron la totalidad de lo que dice el contrato. No hay nada sobre la mesa de Saprissa o de otro equipo; sin embargo, no tengo apuro, porque si logramos pasar estos tres meses que son complicadísimos, ahora que inicia el torneo y hay taquillas para ayudar en los ingresos, menos lo voy a hacer”, aseguró el dirigente.

Luego de la salida de Rubilio Castillo del conjunto morado, este medio le consultó a Evaristo Coronado, gerente deportivo de los tibaseños, si buscarían fichar a Hernández, pero su respuesta fue tajante: “Pienso que la cláusula blinda por completo al jugador, está blindado”.

Eso sí, en la Vieja Metrópoli reconocen que si la S se decide a pagar lo que establece el contrato y le llegan a ofrecer un mejor salario al cubano, no podrían competir, ya que la prioridad es apegarse a un orden financiero.

“Espero no tener que estar en esa disyuntiva próximamente (que paguen la cláusula), sería muy difícil. Hay que ser consecuente con lo que venimos manejando a nivel presupuestario, así que no podríamos pelear con Saprissa. Si se llega a ese momento, trataría de hacer algo, pero si un club como Saprissa ofrece más (salario) no me puedo poner a competir si no está contemplado, porque no voy a meter al club en los problemas económicos de siempre”, dijo el jerarca blanquiazul.

Más allá de esto, en Cartaginés prefieren enfocarse en lo que es real: cuentan con Marcel, no hay ofertas y no quieren desprenderse del atacante.

El isleño anotó 21 goles en su primer año en Costa Rica y esto disparó el interés de muchos clubes, pero los centenarios lograron renovarlo y lo tienen con un vínculo por un año más.

“Tenga por seguro que si Marcel Hernández sale de Cartaginés es porque cualquier club pagó la cláusula y no pudimos sostenerlo. No tendría cara para pararme ante la afición de Cartaginés y decirles que di a Marcel por una cantidad de dinero y a falta de tres días del inicio del torneo. No solucionamos mayor cosa con esa cantidad de dinero, pero sí solucionamos ganando deportivamente y Marcel nos acerca a eso”, finalizó Vargas.