Servicios

Restricción vehicular arranca a las 10 p. m. a partir del 11 de enero; se suspenden eventos masivos

Medida regirá hasta el 23 de enero por repunte de casos covid-19; actividades deportivas y culturales se podrán realizar sin público; se pide mantener el teletrabajo

Dado el fuerte repunte de casos de covid-19 en Costa Rica previsto en próximos días, las autoridades sanitarias acordaron este lunes ampliar el horario de la restricción vehicular nocturna que ahora se iniciará a las 10 p. m. y terminará a las 5 a. m. entre el martes 11 de enero y el domingo 23 de enero.

El cambio supone dos horas menos de circulación por la noche respecto cómo venía esa regla sanitaria y afecta la operación de comercios. No obstante, las autoridades buscan con el endurecimiento de esta y otras medidas atajar eventuales fallecimientos y una subida de hospitalizaciones y atención en Unidades de Cuidados Intensivos de dispararse los contagios en el país tal y como se prevé.

La restricción vehicular sanitaria diurna seguirá solo para el anillo de circunvalación en San José a partir del martes 11 de enero. Además, los fines de semana los conductores podrán circular durante el día sin importar la terminación de su placa (sea par o impar), pues no habrá cambios.

Sin embargo, otras medidas anunciadas este lunes incluyen que los establecimientos comerciales con permiso sanitario de operación ahora podrán abrir entre 5 a. m. y 10 p. m. de lunes a domingo hasta el 23 de enero. Además, se permitirán nada más 20 pasajeros de pie en los autobuses en este lapso, informaron las autoridades.

Además, se suspenderán hasta esa fecha todos los eventos de concurrencia masiva como conciertos y actividades deportivas. No obstante, competencias deportivas y eventos culturales sí podrán efectuarse sin público, agregó el Gobierno.

Cines, teatros, actividades académicas y espacios de culto se mantienen en funcionamiento con aplicación de protocolos sanitarios.

El gobierno justificó las medidas ante un aumento de consultas y diagnósticos ligados con infecciones por covid-19 derivadas de la cepa ómicron mucho más contagiosas que las anteriores. El anuncio lo hicieron en el Hospital Nacional de Niños, durante la ceremonia de arranque de la campaña de vacunación para menores de edad.

Alexánder Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), adelantó que habrá un aumento de operativos sanitarios en lugares de atención de público para prevenir actividades multitudinarias clandestinas y llamó a la población a denunciar y abstenerse de ir a esos eventos.

Por su parte, el viceministro de Salud, Pedro González, agregó que se mantiene la directriz de teletrabajo en instituciones públicas excepto servicios esenciales, oficinas de atención al público, oficinas regionales y atención de emergencias. El viceministro llamó al sector privado para que mantenga en pie todos los puestos de teletrabajo que sea posible.

Mientras tanto, el presidente de la República, Carlos Alavarado, indicó que era un error calificar a ómicron como una variante leve.

“Puede haber un elevado número de hospitalizaciones y esto lo hemos visto en EE. UU. y países europeos donde el nivel de contagio es tal que hay una mayor hospitalización. Por eso, es tan importante el momento en que estamos. A nadie nos genera placer este tipo de medidas pero hay que entender la necesidad de protección”, explicó Alvarado.

El anuncio llega apenas a dos días de divulgarse que la tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica alcanza en los máximos niveles de la historia de la pandemia: 2,12; según el último informe semanal de la Universidad Hispanoamericana (UH) divulgado el viernes.

Esto quiere decir que un grupo de 100 personas con el virus SARS-Cov-2, causante de la covid-19, infectaría a 212 (estas personas contagiarían a más del doble). Este indicador, también llamado tasa R, mide la velocidad de la transmisión del virus en un determinado espacio de tiempo.

Este repunte significativo de casos por la nueva variante ómicron obligó a las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a reactivar su estrategia de escalamiento de camas para manejo de pacientes con el virus.

Aunque esta cepa registra una menor severidad, el número de casos y el acelerado nivel de contagio podrían saturar los servicios de salud en semanas; advirtieron el sábado las autoridades de la Caja, al tiempo que proyectaron una escalada de hasta 5.000 nuevos casos diarios para la próxima semana.

Sectores decepcionados

La vuelta a mayores restricciones al movimiento de personas causó la inconformidad de los comerciantes y el sector industrial costarricense que aseguraron apoyar los esfuerzos con la aplicación de medidas y protocolos en sus sectores para disminuir la curva de casos.

Carlos Montenegro, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica manifestó que no es de recibo anunciar medidas de restricción al mencionar que el mismo sistema de salud pública ya incluso cambiando el enfoque del Centro Especializado de Atención de Pacientes con covid-19 (Ceaco) por la menor letalidad de ómicron.

“Esperamos el lineamiento sobre la reducción en el tiempo de cuarentena o días de incapacidad para no tener aislada a una persona más tiempo del que científicamente se haya probado que es necesario. Aún no se recuperan los niveles de empleos previos a la pandemia por lo que siempre se debe mantener el adecuado balance entre la salud, el crecimiento económico y la generación de empleo”, indicó.

Arturo Rosabal, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, expresó que, si bien esta es una nueva etapa de la pandemia y con una variable muy contagiosa, cualquier medida de mayor restricción al comercio afectará negativamente la economía y el empleo.

“Llamamos a las autoridades de Gobierno para que tome de referencia el indicador de capacidad hospitalaria nacional como la referencia más importante al momento de tomar estas decisiones”, afirmó.

Rosabal solicitó a las autoridades rebajar el tiempo de aislamiento de las personas trabajadores que deben recluirse en sus hogares en caso de contagio. Actualmente, ese tiempo consiste 10 días a partir del primer día cuando aparece algún síntoma.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.