Juan Lara Salas. 28 febrero, 2017
Paradas de autobús de distintas rutas capitalinas localizadas a un costado de la Plaza de las Garantías Sociales en San José. La Aresep tiene ya en proceso 20 estudios tarifarios más para ajuste de pasajes.
Paradas de autobús de distintas rutas capitalinas localizadas a un costado de la Plaza de las Garantías Sociales en San José. La Aresep tiene ya en proceso 20 estudios tarifarios más para ajuste de pasajes.

San José.

Al cumplir un año de aplicación, el nuevo método para calcular pasajes de autobús suma rebajas para cuatro rutas, según los registros de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

La fórmula reemplazó un método utilizado por dos décadas y quedó en firme luego de un proceso de seis años de estudios y negociaciones. Se aprobó el 29 de febrero de 2016 pese a la resistencia de los autobuseros, sector que planteó una serie de cuestionamientos además de advertencias por eventuales pérdidas en sus actividades.

Método cumple un año
Método cumple un año

El año pasado, la fórmula se aplicó solo una vez meses después de su aprobación y arrojó una rebaja del 21%, que significaron ¢70 menos en el pasaje que pagan casi 1,3 millones de usuarios mensuales de la ruta 50; con recorrido entre San José y comunidades de Montes de Oca, Curridabat y La Unión. Estos viajeros de la empresa Autotransportes Cesmag S.A. pagan desde octubre ¢255 en vez de ¢325.

Registros de Aresep indican que este año, la aplicación del modelo de cálculo también resulta en rebajas, que aún están en trámite de aprobación. Las audiencias públicas para estos casos están programadas para el 22 y 23 de marzo.

Estas son:

  • La ruta 25 (San José - Calle Blancos - Montelimar - San Antonio) a la que se aplicaría 35% menos en la tarifa, que pasaría de ¢260 a ¢170; ¢90 menos.

  • La ruta 660 (San Vito - El Ceibo-Piedra Pintada) donde el cálculo dio una rebaja de 11% en el pasaje, el cual se reduciría de ¢365 a ¢325; ¢40 menos.

  • El pasaje de las rutas 74-75-76-81 (San José - Barrio San Martín - Paso Ancho - Santa Rosa - Loma Linda - Monte Azul - Madeiras - Luna Park - Zorobarú y López Mateos) se abarataría 24%, pasaría de ¢230 a ¢175 (¢55 menos).
  • Además hay 20 propuestas de ajuste más en estudio preliminar.

    El cambio más significativo de la nueva metodología es que utiliza datos de demanda o cantidad de usuarios provenientes del Consejo de Transporte Público (CTP) o estudios de la propia Aresep, y no información que suministraban los empresarios de autobuses.

    Pocos interesados

    Aunque los resultados son buenos para los usuarios de buses, cuatro aplicaciones del método revelan una escasa aplicación del instrumento si se considera que hay 400 empresas que brindan el servicio y más de 3.000 tarifas vigentes.

    Una de las razones, es que la fórmula pareciera haber desincentivado a los autobuseros para que soliciten ajustes. Si con la fórmula anterior se recibía un promedio de 10 solicitudes al mes; estas casi desaparecieron en este último añ, pues solo se han recibido cinco pedidos de alza; sin embargo a esos casos ni siquiera se les aplicó la metodología porque no fueron admitidos debido a incumplimientos de requisitos o datos.

    Las empresas que pidieron incrementos son Transmonteverde S.A. (Ruta 675) que solicitó un alza de 35%, Folklórica Playa Potrero (Ruta 531) que pidió 871% de alza, Transgolfo S.A. (Ruta 654) la cual propuso un fraccionamiento tarifario en la ruta y Autotransportes Cepul (S.A.) (Ruta 636) con un alza de 37% respecto al costo actual.

    También la compañía Autotransportes Cesmag, a cargo de la ruta 50, solicitó 34% de incremento, al parecer, en un intento de revertir el resultado de la primera aplicación de la nueva fórmula de cálculo. La respuesta, sin embargo, fue negativa, según la resolución RIT-014-2017 de la Aresep.

    Para Enrique Muñoz, intendente de Transportes de la Aresep, otra causa de la lenta aplicación es el cuidado que requiere cada estudio, los cuales suelen consumir tres meses, en promedio.

    Según Muñoz, se extreman cuidados para prevenir errores o inconsistencias y porque, en algunos casos, el proceso no depende solo de la Aresep sino también del Consejo de Transporte Público (CTP), responsable de proveer datos de demanda de pasajeros en algunas de las rutas.

    "Estos son procesos complejos sujetos a reclamos administrativos de los concesionarios lo cual impone mucha diligencia. Además, en la Intendencia tenemos un equipo de solo ocho funcionarios dedicados a esto", explicó.

    Resistencia de autobuseros

    La nueva fórmula de cálculo se implementa pese a la fuerte oposición de los autobuseros que acudieron a diferentes instancias para intentar frenar su aplicación.

    Así lo reconoce Silvia Bolaños, directora de la Cámara Nacional de Transportes (Canatrans), para quien la metodología es "perversa" pues, según los empresarios, afecta el equilibrio económico contractual, así como la calidad y seguridad del servicio.

    "Llama la atención que Aresep insista con su aplicación, aun cuando conoce con total claridad que no se ajustaron todos los coeficientes del modelo, además de que se pone en aplicación el uso de una metodología incompleta así reconocido por la misma Junta Directiva de Aresep", expresó Bolaños.

    Un grupo de autobuseros de rutas de San José, Heredia, Guanacaste y el Caribe llevaron su reclamo a la Sala Constitucional, en agosto, pero la queja no prosperó porque en criterio de los magistrados no es materia que conoce esa instancia.

    Otra de las gestiones planteadas fue una solicitud ante el regulador general, Roberto Jiménez, para que sancionara al Intendente de Transportes, por contratar un estudio de verificación de cantidad de pasajeros y carreras reportadas por esos empresarios.

    Se trató de un análisis encargado en el 2015 al Programa de Desarrollo Urbano Sostenible (Produs) de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Costa Rica, con el objetivo de tener datos independientes sobre la operación de algunas rutas, con el fin de utilizarlos para fijar tarifas.

    El resultado del análisis condujo a Muñoz a ordenar una revisión tarifaria aún en trámite en seis de ocho rutas, bajo sospecha de alteraciones en las cifras de pasajeros, según inconsistencias detectadas.

    Por ese mismo hecho, los mismos empresarios plantearon el 20 de diciembre una recusación contra el intendente.

    La pretensión, según consta en el documento presentado, es que el regulador general ordenara al intendente de Transporte abstenerse de participar "en absolutamente todos los asuntos relacionados con las auditorías de demanda de pasajeros" producto de la contratación de Produs.

    Dicha abstención, dice textualmente el documento, "deberá alcanzar todos los procedimientos administrativos y actuaciones administrativas en las que figuren las empresas evaluadas Microbuses Rápidos Heredianos S.A., Autotransportes Moravia S.A., Transportes Unidos La Cuatrocientos S.A., Metrocoop R.L., Transportes Doscientos Cinco S.A. y Transmasoma S.A."

    El regulador Jiménez, sin embargo, rechazó la solicitud por el fondo, según la resolución RRG-060-2017.

    Defensa

    A los argumentos de los transportistas, el regulador general, Roberto Jiménez, respondió que el uso de esta metodología se rige por el principio de legalidad y la aplicación de criterios técnicos y económicos.

    Por su parte, el intendente de Transportes, Enrique Muñoz, aseguró que las inquietudes se atienden y se traducen en ajustes a la fórmula, como ocurrió con la falta de reconocimiento en costos en respuestos y mantenimiento.

    El tema de la cantidad de pasajeros movilizados es el aspecto que provoca mayor discusión entre Aresep y autobuseros, pues los costos de cada ruta se distribuyen entre el número de usuarios. Así, a mayor cantidad de pasajeros, menor es la tarifa y viceversa.

    Más comunidades se instruyen para solicitar rebajas

    Vista de una de las paradas de autobús en el distrito de Cartagena en el cantón de Santa Cruz, provincia de Guanacaste.
    Vista de una de las paradas de autobús en el distrito de Cartagena en el cantón de Santa Cruz, provincia de Guanacaste.

    Pobladores de comunidades guanacastecas intentan aprovechar los cambios en la fórmula para solucionar sus disconformidades con las tarifas actuales de autobús.

    La Aresep admitió para trámite el estudio planteado por las asociaciones de desarrollo de Cartagena, Edén Cartagena, El Llano, Portegolpe y Tempate que, en conjunto, pidieron una rebaja de 34% en los pasajes de la ruta 550. La gestión fue planteada con ayuda de la Consejería del Usuario de la Aresep.

    La ruta incluye recorridos a Liberia, aeropuerto de Liberia, Filadelfia, Sardinal, Playa Panamá, Matapalo, Tamarindo, Flamingo, Nicoya, Santa Cruz y otras. De aprobarse, el ajuste solicitado afectaría 21 ramales en esa ruta, las cuales generarían rebajas que oscilan entre ¢110 y ¢485.

    "Simplemente no alcanza. Nuestras fuentes de empleo dependen del turismo y, hablando del sector de playa Panamá y Tamarindo, quienes laboran allí no generan tanto como para costear el bus todos los días. Si ganan ¢150.000 al mes, el bus les cuesta ¢3.000 por día. Prácticamente, no queda salario al final del mes y por eso ha bajado tanto la demanda y se ve mucha gente en bicicleta en esta zona", expresó Santiago Espinoza, presidente de la Asociación de Desarrollo Comunal de Cartagena.

    Espinoza y líderes de las otras comunidades discutieron en noviembre acudir a Aresep a buscar orientación. Según él, la experiencia "fue liberadora" y dio la motivación requerida para defender sus intereses y presentar la solicitud el 17 de febrero.

    "El consejero supo motivarnos para seguir con esta lucha y entre los otros compañeros y una compañera abogada pudimos sacarla adelante", afirmó Espinoza.

    En este momento, las asociaciones están en proceso de cumplir prevenciones de la Aresep para que su caso se admita, entre esas, presentar datos personales de los presidentes de las asociaciones, respaldos digitales de los documentos y personería jurídica.

    Como estas comunidades, otras en varios puntos del país buscan asesoría técnica sobre cómo solicitar ajustes en servicios públicos, señala Jorge Luis Sanarrucia, consejero del usuario de Aresep.

    "El año pasado realizamos 92 visitas a comunidades y este año ya vamos por 10. Además, tenemos programadas varias más en próximas semanas. Este tipo de visitas en un 90% de consejerías se centran en tarifas de autobuses, el resto en temas de energía y agua", explicó el funcionario.

    La Consejería del Usuario consiste en una asesoría técnica sin ningún costo económico para los usuarios de servicios públicos, mediante la cual los capacitan para interponer oposiciones o coadyuvancias en un trámite tarifario, metodología o normativa técnica.

    El énfasis, señaló Sanarrucia, es instruir a líderes de comunidades para presentar oposiciones o dar respaldo a procesos regulatorios en el marco de audiencias o consultas públicas para que defiendan sus intereses.

    Sanarrucia recordó que, en el caso de estos pueblos guanacastecos, la primera visita se hizo en octubre. En aquel momento se les explicó el modelo de ajuste y se identificaron cuáles eran sus necesidades. Luego, se hizo un "esfuerzo didáctico" para enseñarles las variables incluidas en la fórmula como costos de los autobuses, gastos, combustibles; entre otros.

    Posteriormente, se realizaron dos sesiones de trabajo más con ellos para correr el método tarifario y cumplir con los requisitos necesarios para acudir a la Aresep.

    "En la ecuación regulatoria, el usuario es la parte débil al estar menos organizado y tener menos recursos y eso es más difícil en la zona rural. Lo que pasó es que la necesidad de tener una tarifa justa, los hizo buscar soluciones y asumir las riendas del proceso", explicó Sanarrucia.

    Para obtener más información sobre este servicio de Consejería del Usuario está disponible la línea 8000-ARESEP o al correo consejero@aresep.go.cr.