Servicios

Jueza reporta dificultades para notificar a sindicalistas sobre declaratoria de huelga en CCSS

Dirigente de Undeca culpa a supuestas giras por todo el país imposibilidad de localizarlo para darle documento

El Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de San José confirmó que le ha sido imposible notificar a sindicalistas de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) sobre la legalidad o ilegalidad de la huelga en esa entidad, porque ningún dirigente está disponible para recibir el aviso.

La situación consta en el expediente 18-002813-1178-LA-2 en el cual se tramita el pedido de la administración de la CCSS de declarar ilegal la huelga de empleados en esa institución.

En una nota de la jueza Michelle Allen Umaña, en poder de este diario, esta explica que el problema se presenta con los representantes del Sindicato de Profesionales de Ciencias Médicas (Siprocimeca) y de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (Undeca) contrarios al proyecto de reforma fiscal.

“No ha sido posible notificar a las partes demandadas en las posibles direcciones recopiladas por esta autoridad”, anota la jueza en la nota con fecha del 20 de setiembre anterior; 10 días después de la solicitud de ilegalidad de la huelga.

Y agrega: “Habiendo intentado notificar a la parte demandada a los diferentes domicilios que constan en autos y siendo que los tales intentos han sido fallidos, se le previene a la parte actora indicar dentro del tercer día, la dirección exacta donde puede ser localizado el demandado”.

La solicitud de la jueza a la administración de la CCSS de indicar dónde podría localizar a estas personas difiere de otra forma ya estipulada por ley para cumplir el requisito legal de notificación.

El Código Procesal Penal, en su artículo 663, detalla que los organizaciones sindicales y los empleadores serán notificados según la Ley N.° 8687 (Ley de Notificaciones Judiciales del 4 de diciembre de 2008). El artículo especifica que a personas representantes de los trabajadores o las trabajadoras o los delegados electos se les deberá notificar personalmente.

Sin embargo, también aclara lo siguiente: “Si hubiera dificultad para practicar la notificación se dejará constancia en el expediente de la situación y se llevará a cabo mediante una publicación en uno de los periódicos de circulación nacional”.

Esto supone que una publicación pagada en prensa nacional bastaría en este punto del proceso para tener por notificadas a las dirigencias de ambas organizaciones sindicales.

“No es culpa mía”, asegura líder de Undeca

Luis Chavarría Vega, secretario general de Undeca y parte del bloque gremial que discute con el Gobierno condiciones para finalizar la huelga, achacó a supuestas giras por todo el país la razón por la que no ha sido posible localizarlo.

El líder sindical admitió, al ser consultado por este diario, que las notificaciones las recibe él y la dirección aportada siempre para notificaciones es la oficina del sindicato sobre Calle 20 en San José; 300 metros al norte del Hospital Nacional de Niños.

“En este caso en particular, mi persona tiene que moverse por todo el país, atendiendo giras en Guanacaste, Limón; inclusive esas giras no son de un día: son de semanas completas para poder visitar y hacer las diligencias en cada caso”, explicó quien desde hace cuatro días participa en San José en los encuentros preliminares con el Gobierno para buscar una salida al movimiento de protesta.

Cuestionado si acaso no era esa una táctica dilatoria para trabar el proceso de declarar ilegal la huelga en la CCSS, Chavarría respondió: “Es curioso que no me hayan localizado en las marchas. La dirección es la del sindicato, si ando de gira no es culpa mía”.

El dirigente agregó que la responsabilidad de notificar recae en quienes deben hacer la gestión, no en él.

“A mí no se me informa ni en qué momento, ni a qué hora se me va a notificar. Como dije, yo planifico giras y las hago”, concluyó.

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.