Voceros atribuyen a ambas empresas desinterés en bajar recibo de luz por ocuparse de emplear a su planilla en proyectos "que cuestan mucho dinero"

Por: Juan Fernando Lara 5 abril, 2017
El país se ubicó en el lugar 27 en la categoría de obtención de electricidad. Nueva planta Reventazón, en Siquirres de Limón. | CORTESÍA ICE/ LA NACIÓN
El país se ubicó en el lugar 27 en la categoría de obtención de electricidad. Nueva planta Reventazón, en Siquirres de Limón. | CORTESÍA ICE/ LA NACIÓN

San José.

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) acusó la mañana de este miércoles al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y su subsidiaria, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) de ineficiencia en sus inversiones lo cual, afirman, encarece la electricidad de los abonados.

"Hoy el objetivo del ICE y de la CNFL no es bajar las tarifas sino emplear a la planilla del ICE encargada de construir plantas hidroeléctricas, construyendo proyectos que cuestan mucho dinero. El país se encuentra ante un círculo vicioso alentado por la ineficiencia del ICE y la CNFL", enfatizó Enrique Egloff, presidente de la Cámara.

El industrial asegura que el nuevo reto del sector eléctrico es repensar el sistema porque el modelo que fue exitoso en el pasado, ya no lo es.

"Estamos en un círculo vicioso. Tenemos tarifas altas y eso lleva a las empresas a cerrar y que los consumidores busquen alternativas para reducir su recibo eléctrico, por ejemplo con paneles solares. Esto a su vez, reduce la demanda, se reduce el ingreso del ICE y las empresas distribuidoras, lo cual hace que el ICE y la CNFL acudan a la Aresep a pedir aumentos. Como la Aresep ve que se va afectar el equilibrio financiero, les aumenta las tarifas y vuelve a repetirse el mismo círculo vicioso", explicó Egloff.

A mitad de marzo, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) dejó sin efecto una rebaja del 6,7% en las tarifas de luz que pagan los abonados del ICE y, en su lugar, aumentó la tarifa 8% a partir del 1.° de abril.

El ajuste que empezó a regir este mes, reconoce ¢163.030 millones de costos asociados a la planta Reventazón del ICE en Siquirres (Limón); el equivalente a una quinta parte de su costo final. La planta inaugurada en setiembre pasado costó $1.507 millones y posee una capacidad instalada de 305,5 MW.

En el año 2008, información oficial presentada por el ICE a Setena (Secretaría Técnica Nacional Ambiental) decía que esa obra iba a costar $757 millones.

La queja de los industriales coincide con señalamientos recientes que la propia Contraloría General de la República ha hecho contra el Instituto en materia de inversiones.

El ente contralor sostuvo en diciembre pasado, que las estimaciones que hace el ICE de la demanda de electricidad para el futuro se alejan de la demanda real, situación que encarece los costos de la energía en el país.

Según el informe, el ICE planificó la entrada en operación de un número mayor de plantas de generación eléctrica en comparación con el comportamiento real de la demanda, lo cual distorsiona la definición de nuevos proyectos de generación.

Para el periodo 2001-2008, la diferencia promedio entre lo estimado y lo real fue de 1,46%, pero para el periodo 2009-2015 pasó a ser del 13,84%, descubrió la Contraloría.

"El ICE ha desarrollado proyectos que han costado más de lo que se esperaba y eso aumenta y hasta duplica la tarifa eléctrica de proyectos como Reventazón, Pirrís, Toro III y Balsa Inferior. Estos, en lugar de bajar las tarifas, han aumentado las tarifas", argumentó Egloff antes de inaugurar mañana el VIII Congreso de Energía de la Cámara en el hotel Wyndham Herradura, en San Antonio de Belén.

La tesis de la Cámara es que, cuando el ICE fue creado, se hizo con un objetivo muy diferente pues su enfoque era especialmente electrificar el país a través de la energía hidroeléctrica y esa meta ya se realizó.

Carlos Montenegro, subdirector ejecutivo de la Cámara, recordó que ha habido un cambio tecnológico en últimos años que abre espacio a nuevas alternativas energéticas más sostenibles como la generación distribuida (de muchas pequeñas fuentes), paneles solares, redes inteligentes, fuentes alternativas como gas natural y biocombustibles.

"Sin embargo, las tarifas eléctricas siguen subiendo y estamos más caros que Centroamérica. La principal función del ICE, construir plantas hidroeléctricas, ya dio sus frutos pero igual siguen invirtiendo sin asumir riesgos porque estos, al final, se trasladan a los abonados en las tarifas", anotó Montenegro.

Las declaraciones de los voceros industriales llagan apenas dos días después de que el exmandatario Óscar Arias Sánchez recomendara al ahora candidato del Partido Libración Nacional, Antonio Álvarez Desanti, abrir el mercado de generación eléctrica.

Según Arias, el país debe permitirle al sector privado que invierta en la generación eléctrica de fuentes renovables. Actualmente, las empresas privadas solo pueden participar si tienen un contrato para venderle energía al ICE, no pueden venderle a usuarios directamente.

La Nación envió consultas esta mañana al ICE y a la CNFL sobre este tema, y está a la espera de las respuestas.