Juan Diego Córdoba González. 21 enero
Esta es la etiqueta del producto de la Fanal, que según el Tribunal Contencioso Administrativo infringe la Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos. Foto:Jorge Castillo
Esta es la etiqueta del producto de la Fanal, que según el Tribunal Contencioso Administrativo infringe la Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos. Foto:Jorge Castillo

La Fábrica Nacional de Licores (Fanal) deberá indemnizar al propietario de la marca Chiliguaro, por utilizar un nombre similar en la etiqueta de uno de sus productos.

La decisión fue tomada por el Tribunal Contencioso Administrativo el 13 de enero, y confirmada por Mauricio Azofeifa, dueño registral de la marca.

“La violación al derecho de la marca se da en el uso que la Fanal hace de las letras de los ingredientes chile y guaro, pues las mismas son mucho más grandes y llamativas que el resto de los ingredientes de dicho coctel, lo que hace que pueda haber una confusión con la marca Chiliguaro”, señala el fallo.

La Fábrica lanzó el producto bajo la marca Cacique en 2017; sin embargo, como señala el documento, los ingredientes principales ocupan un espacio importante en la etiqueta comercial.

Por ese motivo, el Tribunal condenó a la Fanal por infringir la Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos.

“La Fanal ya fue notificada sobre la resolución. En este momento, se analiza la misma de manera interna con el Departamento Legal de la institución, sin embargo, somos respetuosos y acataremos la sentencia”, manifestó la empresa, que pertenece al Consejo Nacional de Producción (CNP).

La información trasciende luego de que La Nación publicara que la Fábrica Nacional de Licores ignora el tamaño de sus deudas, un hecho que obligó al presidente de la República, Carlos Alvarado, a integrar una mesa interinstitucional para resolver de forma urgente el problema financiero de esa empresa.

Según Azofeifa, quien labora como periodista en el Ministerio de Educación Pública (MEP), la indemnización es “inferior al millón de colones”, correspondiente al pago por daño moral.

Su objetivo con el proceso, dijo, no era obtener una suma millonaria, sino defender el nombre del producto, que pronto va a comercializar de forma masiva junto con unos socios.

La marca Chiliguaro fue registrada por Azofeifa en 2013.

Sobre la posibilidad de reclamar a bares por la utilización de la marca en sus menúes, Azofeifa aseguró que valorarán los casos.

“Los tribunales nos dan la razón de que podríamos hacer la defensa (de la marca) y en algunos casos lo hacemos, sobre todo en el caso de empresas grandes que hacen uso de nuestra marca. En esos casos podemos y haremos la defensa de la marca.

“Sin embargo, lo que nosotros queremos decirle a los dueños de bares es que en los próximos meses vamos a ofrecerles una opción más rentable, que tiene un costo similar, como si lo estuvieran preparando ellos mismos, que tiene el sabor original. Estaremos acercándonos a ellos para que utilicen nuestro producto, que es la opción que les convendría”, afirmó el dueño.

De acuerdo con Azofeifa, el origen de la bebida alcohólica se dio en un bar de barrio La California, un día de tope en San José.

“Llegaron los caballistas y nos pidieron un trago con picante. En un primer momento fue un trago de guaro con chile picante, pero esta fórmula fue mejorándose durante meses hasta llegar a la que hoy conocemos, que es una mezcla de jugo de tomate, limón, guaro y especies muy costarricenses”, contó.

El bar continúa a cargo de un socio de Azofeifa.

Mauricio Azofeifa registró la marca Chiliguaro en 2013. Fotografía :Jorge Navarro
Mauricio Azofeifa registró la marca Chiliguaro en 2013. Fotografía :Jorge Navarro