Patricia Recio. 30 julio
El Gobierno lanzó el sitio proteger.go.cr, para recibir los formularios de las personas que necesitan pedir el bono por haber perdido su trabajo, tener su contrato suspendido o su salario reducido. Foto: Rafael Pacheco
El Gobierno lanzó el sitio proteger.go.cr, para recibir los formularios de las personas que necesitan pedir el bono por haber perdido su trabajo, tener su contrato suspendido o su salario reducido. Foto: Rafael Pacheco

Los bonos Proteger para un nuevo grupo de personas afectadas por la pandemia de la covid-19 se comenzarían a depositar la próxima semana.

Estas ayudas se canalizarán luego de la aprobación y publicación del Segundo Presupuesto Extraordinario de la República para el 2020, que incluyó recursos para esos subsidios.

Así lo confirmó, este jueves, el presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social, Juan Luis Bermúdez, quien explicó que los ¢90.000 millones aprobados se repartirán en dos rutas.

Por un lado, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) tendrá la responsabilidad de asignar unos ¢50.000 millones a personas que fueron despedidas o tuvieron suspensión de contrato.

Por el otro, el IMAS repartiría los restantes ¢40.000 millones a trabajadores independientes o informales cuyos ingresos se redujeron a cero a causa de la crisis sanitaria.

Bermúdez detalló que los primeros recursos en ejecutarse serán los del Ministerio de Trabajo.

La razón es que el IMAS, primero debe aprobar un presupuesto extraordinario interno para incorporar los fondos y, posteriormente, enviarlo a la Contraloría General de la República para su aval.

De esta forma, trabajadores despedidos o con suspensión de contrato a los que se les haya aprobado el bono en esta etapa serán los primeros en recibir los giros de ¢125.000 mensuales.

Esos casos van a tener prioridad sobre aquellos con reducción de jornada, debido a que los recursos nuevos solo alcanzarán para atender a 200.000 personas de las más de 430.000 que están a la espera de recibir el subsidio.

Los dineros a trabajadores independientes o informales, se comenzarían a depositar unos ocho días después.

“Vamos a privilegiar los que quedaron con ingresos cero, a los jefes de hogar, a adultos mayores, a personas con discapacidad, de manera que garanticemos que en este bloque vamos a atender a aquellos con mayor vulnerabilidad”, explicó Bermúdez.

Beneficiarios actuales

De acuerdo con los datos del Ministerio de Trabajo, hasta este miércoles se habían recibido 972.840 solicitudes del subsidio.

De esa cantidad, ya se han atendido 523.957 con los pagos del primer y segundo mes y a 301.064 también con el tercer mes.

El jerarca del IMAS aseguró que, a inicios de la próxima semana, prevén completar el pago de los terceros depósitos para los beneficiarios pendientes del primer paquete de ayudas.

Bermúdez explicó que en unos 8.000 casos se suspendió el pago ya que en el camino se detectaron cambios en las condiciones, por ejemplo que recibieron otro beneficio social, se pensionó o quedó privado de libertad.

Los ¢90.000 millones con los que contará el Gobierno para la entrega de nuevos bonos provienen de un aporte solidario de ¢75.000 millones que hizo el Instituto Nacional de Seguros (INS) con ese fin, mientras que los otros ¢15.000 millones se financiaron con el impuesto flotante al combustible.

Las autoridades han indicado en varias ocasiones que dada la limitada cantidad de recursos, los fondos nuevos serían para la asignación de los nuevos beneficios a quienes se encuentran en lista de espera y no para extender por más de tres meses los pagos que ya se vienen haciendo.

Así lo aclaró la semana anterior la ministra de Trabajo, Geannina Dinarte.

“Sé que hay muchas preguntas con respecto a un cuarto mes o incluso extender la cobertura, pero claramente la prioridad que se ha dado en este momento es poder alcanzar a la mayor cantidad de personas que han sido afectadas y que ya tenemos en la plataforma”, aseveró.