Juan Lara Salas. 15 octubre
Infraestructura de telecomunicaciones en Santo Domingo de Heredia. Como parte de sus esfuerzos por cerrar la brecha digital, Fonatel instala torres como estas en zonas alejadas del centro del país para llevar telecomunicaciones a esas comunidades Fotografía: Graciela Solis
Infraestructura de telecomunicaciones en Santo Domingo de Heredia. Como parte de sus esfuerzos por cerrar la brecha digital, Fonatel instala torres como estas en zonas alejadas del centro del país para llevar telecomunicaciones a esas comunidades Fotografía: Graciela Solis

Por casi una década, el Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel), creado para romper la brecha digital y dar conectividad a Internet a comunidades pobres, ha acumulado $330 millones, de los cuales solo ha invertido $34,1 millones (10%). Es decir, $296 millones están a la espera de uso.

Los atrasos en la ejecución de proyectos es tan grave, que el ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), Luis Adrián Salazar, convocó hace tres semanas a jerarcas de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y a la presidenta del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a una reunión urgente para solucionar los atascos.

Fonatel es foco de críticas por su ineficacia pese a sobrarle dinero. Decenas de millones de dólares ociosos.

El fondo, creado por ley, se inició con los $195 millones que pagaron Claro y Movistar en 2011 en la primera subasta por la frecuencias con que operan. El pago regular engorda más las cuentas.

La misión del Fondo que administra Sutel, es llevar telefonía e Internet a hogares y comunidades sin dinero para pagarlo. Con ese fin, el Fondo les permita combatir la pobreza y la exclusión social con tal de mejorar sus opciones de educación y acceso a empleo.

Desde que la Sutel empezó a planificar en el 2016 las metas de los programas, los avances son más bajos de lo esperado, por lo que debieron introducir re-programaciones para el 2017 y el 2018, revelan informes de los ministerios de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplán), Sutel y Micitt.

En particular, el programa Red de Banda Ancha Solidaria (dar Internet de alta velocidad) reporta atrasos críticos mientras que otro llamado Comunidades Conectadas tiene riesgo de incumplimiento.

(Video) Pueblo de Chorreras pide Internet

Comunidades Conectadas consiste en universalizar el acceso a telecomunicaciones (telefonía e Internet) en 183 distritos en donde ningún operador se atreve a invertir en instalación y mantenimiento de infraestructura porque no es financieramente rentable.

Se suponía que para el 2017, de los 183 distritos, debían estar 134 conectados pero solo se alcanzaron 72 y en todo el 2018 no se sumó ninguno. El nivel de cumplimiento al 2019, es de 39% del programa.

En el caso del programa Red de Banda Ancha Solidaria (acceso de banda ancha en comunidades y centros de servicios públicos alejados) hay 0% de avance a dos años de lanzarse por lo cual tiene “atraso crítico”, revela el informe Técnico MICITT-DEMT-DPPT-002-2019 de agosto anterior el cual da seguimiento al cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo de Telecomunicaciones (PNDT) 2015-2021 donde se insertan los planes de Fonatel.

Esta situación se ha visto agravada por las entregas tardías de información que ha realizado la Sutel no solo al Mideplán sino también a la entidad rectora (Micitt).

Señalamientos similares han llegado de la Defensoría de los Habitantes y la Contraloría General de la República (CGR).

La Defensoría ha recomendado un seguimiento muy cercano al funcionamiento de Fonatel ya que “se ha comprobado que tarda alrededor de 4 años para poner en marcha un proyecto de telecomunicaciones financiado con los recursos del Fondo”, revela su Informe Anual de Labores 2015-2016.

Desde 2016, la CGR ha señalado debilidades en el manejo del dinero atribuidas al control que ejerce la Sutel para establecer, en forma previa y posterior, la razonabilidad de los montos para gasto que autoriza la Unidad de Gestión de Fonatel.

Las debilidades implicaron que casi 97% de recursos presupuestados ese año estaban sin ejecutar.

Esto explica que, al 2018, el Fondo había ejecutado $34,1 millones de su portafolio de programas valorado en $330 millones, conforme sus estados financieros auditados.

Así está la cosa.
Así está la cosa.
Admisión de problemas y promesas

El ministro Luis Adrián Salazar afirmó que “en el momento que la Sutel me cuenta que hay atrasos importantes con el ICE, los llamé a la mesa a ambos y les dije que se pongan a conversar para una solución, esa reunión fue hace tres semanas. Esto debe avanzar y hay algo que debe quedar claro: hay retos importantes y no se puede estar satisfecho”.

Ante consultas de este diario, Sutel afirmó que han surgido “situaciones que acontecen en la ejecución de los proyectos”.

“Para la ejecución de estos programas se han identificado oportunidades de mejora para el despliegue de infraestructura, especialmente nivel de permisos para su instalación: trámites municipales, en la Setena, producto de la necesidad del desarrollo de infraestructura en terrenos en trámite de información posesoria, sin titulación, áreas protegidas, reservas naturales”, explicó la entidad.

Según Sutel, los proyectos del programa Comunidades Conectadas están ahora bajo la coordinación de una mesa de trabajo conjunto entre Micitt, ICE y Sutel para lograr que el ICE siga ejecutando de forma más ágil lo que le corresponde de ese programa.

Irene Cañas, presidenta del ICE, admitió las demoras con los proyectos de ese programa.

“Hemos tenido avance importante pero en algunos puntos nos hemos quedado pegados pero esto es un asunto de varias partes. Por eso nos reunimos hace tres semanas a nivelar la cancha y ver cómo desamarrar los nudos”, explicó.

Según Cañas, la primera decisión fue ordenar a los equipos técnicos de las tres entidades verificar y aclarar que todos manejaban la misma información en cuanto a Hogares Conectados.

Luego vino una revisión de dónde estaban los problemas.

Según Cañas, un reto técnico se deriva de la localización y correcto enlace entre torres de transmisión que hacen posibles los servicios. Luego de hacerse esa primera planificación dice que se han topado con casos donde alguna torre debe levantarse en un terreno con problemas posesorios y eso complica.

“Eso ha sido todo un tema resolverlo y ello a veces obliga a cambiar todo el plan. Aquí hablo de situaciones como disputas familiares por terrenos, zonas silvestres protegidas u otros escenarios”, enumeró.

Otra situación, añadió, es que al llegar al sitio donde debe instalarse la torre, hay riesgos de deslizamientos por lo cual se generan atrasos.

“Todos acá estamos abriendo trocha juntos y entramos a resolver, de esa primera reunión y dos posteriores hemos ido logrando avances y todos vamos camino a cumplir el objetivo de bajar la brecha digital”, señaló.

¿Qué es Fonatel?

El Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) tiene como meta llevar telefonía e Internet a zonas y comunidades todavía sin esos servicios a falta de empresas privadas interesadas en proveerlos allí por razones de negocio.

Esto incluye centros de salud, Ebáis, Centros Comunitarios Inteligentes, escuelas y colegios públicos.

El conjunto de estos programas posee una importancia incuestionable al tener el potencial para promover la superación de brechas que impiden el disfrute efectivo de beneficios derivados del acceso y aprovechamiento de tecnologías digitales, especialmente en comunidades en condiciones de vulnerabilidad.

Fonatel maneja seis programas según su último informe anual de rendición de cuentas y transparencia.

Comunidades Conectadas. Valorado en $150 millones y que, según el Fondo, ya tenía ese año 61,26% de cumplimiento. Consiste en proveer servicios de Internet y telefonía en zonas alejadas. Según el Micitt y Mideplán, en realidad tiene solo 39% de avance y tiene riesgo de incumplimiento.

Hogares Conectados. De $128 millones de inversión prevista, cerró el 2017 con 33% de cumplimiento. Al 2019, iba por 43% de cumplimiento. Propone llevar Internet fijo, computadoras portátiles y contenidos digitales a familias de escasos recursos mediante un subsidio.

Centros Públicos Conectados. Cerró el 2017 con 93% de avance en su primera fase. La iniciativa, valorada en $20 millones, daría computadoras a escuelas, colegios, Centros Comunitarios Inteligentes, Centros de Educación y Nutrición y de Centros Infantiles de Atención Integral (Cen-Cinái) y Centros de Salud.

Espacios Públicos Conectados. Es otro proyecto para una red nacional de acceso a Internet gratis en parques y espacios públicos. En este se prevén $32 millones y, al 2017, no se reporta porcentaje de ejecución.

Red de Banda Ancha Solidaria. Valorada en $79 millones, todavía permanece inactiva. Además, en el 2017 Sutel creó el plan Ciudadanos Conectados centrado en acciones de alfabetización digital, por ahora en etapa de diseño.

Fuente: Informe Anual Fonatel: Rendición de Cuentas y Transparencia, 2017; Sutel e Informes técnicos de seguimiento y metas del Micitt y Mideplán.