Diego Bosque. 23 febrero
De cada frasco se pueden extraer hasta seis dosis de vacuna contra la covid-19; Costa Rica empezó a inmunizar a su población a finales del 2020. Fotografía con fines ilustrativos
De cada frasco se pueden extraer hasta seis dosis de vacuna contra la covid-19; Costa Rica empezó a inmunizar a su población a finales del 2020. Fotografía con fines ilustrativos

Conforme pasan los días, salen a la luz nuevos cuestionamientos relacionados con el proceso de vacunación contra la covid-19 en clínicas y hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Un informe de la Auditoría Interna de la CCSS, emitido el 19 de febrero, reporta que el Área de Salud de Cubujuquí, en Heredia, inmunizó a cinco supuestos trabajadores de clínicas privadas sin respetar los criterios de priorización.

Indican los auditores que las autoridades de ese centro sanitario no presentaron documentos que permitan verificar que esos cinco individuos realmente laboran en servicios de salud particulares.

“(...) El Área de Salud no aportó evidencia documental del centro de trabajo en el cual laboran estos supuestos trabajadores de salud privados”, señaló la Auditoría Interna en el informe AGO-006-2021.

La aplicación de dosis a los presuntos profesionales en salud se realizó sin razones técnicas ni legales.

“No existió una garantía razonable para que la decisión de vacunarlos tuviera un respaldo técnico y legal suficiente, previa coordinación con una autoridad competente”, agregó el documento.

De acuerdo con el reporte, los cinco recibieron la vacuna el 19 de enero anterior.

Por ejemplo, ese día, según las listas de inmunización, recibió dosis una persona con las iniciales D.C.L. que no figura en la planilla de la Caja.

“En apariencia es Asistente Dental en consultorio privado, ubicado en San Antonio de Belén”, expresó el análisis hecho por la Auditoría en ese caso.

Sobre otro caso relacionado con una persona con iniciales C.A.S., los fiscalizadores señalaron que “en apariencia son médicos de consultorios privados, no hay evidencia documental de la ubicación de su lugar de trabajo”.

Los nombres completos de las personas vacunadas no son revelados por políticas de protección de datos de los pacientes de la CCSS.

“Ese informe que nos han trasladado el viernes pasado es un informe preliminar, cuando hay un informe de la Auditoría Interna hay un periodo en el que los auditores envían el informe y posterior a eso nosotros tenemos un tiempo para recabar todos los datos necesarios para poder subsanar lo que sea subsanable.

“Entonces, nosotros tenemos una cita para el 11 de marzo para conversar con el auditor y, antes de que se emita el informe final, nosotros no podemos hablar sobre supuestos”, declaró Priscila Víquez Jaikel, directora de ese centro de salud.

“Si usted me llama después de esa fecha yo le podría hablar al respecto, en este momento no puedo darle declaraciones”, añadió.

Una vez concluido el informe final, se determinará si procede la apertura de procedimientos disciplinarios para precisar si los funcionarios a cargo de la vacunación cometieron faltas y establecer eventuales sanciones.

Otros problemas

Además, el órgano auditor criticó el manejo de la información, pues se llevan registros a mano en agendas.

“Se registró en un planificador manual ubicado en el área de vacunatorio de la sede de la unidad, sin ningún orden lógico, escrito en lapicero, sin evidencia de un responsable del registro, con tachones, letra ilegible, entre otros aspectos”.

La Auditoría Interna de la CCSS colocó esta fotografía en su informe sobre el proceso de vacunación en el Área de Salud de Cubujuquí, en Heredia; cuestionan que se lleven registros a mano y con tachones. Imagen tomada del informe AGO-006-2021.
La Auditoría Interna de la CCSS colocó esta fotografía en su informe sobre el proceso de vacunación en el Área de Salud de Cubujuquí, en Heredia; cuestionan que se lleven registros a mano y con tachones. Imagen tomada del informe AGO-006-2021.

También señalaron la vacunación de un funcionario (iniciales L.M.C.S) que se encontraba incapacitado y, por lo tanto, no tenía contacto con ningún tipo de pacientes.

Asimismo, se reportó el extravío de una dosis.

“Como se ha evidenciado, en esta primera etapa del proceso de vacunación, no se ha observado la existencia de un orden y claridad suficiente, debido a que si bien, se disponía de una planificación, no se establecieron mecanismos de control, seguimiento y supervisión adecuados”, Informe AGO-006-2021 de la Auditoría Interna de la CCSS.

El periodo de vacunación inspeccionado por la Auditoría Interna en el centro médico herediano se efectuó entre el 12 y 20 de enero del presente año; en esas fechas se aplicaron 441 dosis, según datos oficiales.

En el Área de Salud Cubujuquí laboran, de manera permanente, 205 personas; con el personal de sustituciones suman aproximadamente 250 trabajadores. Atienen 89.000 asegurados.

Antecedentes

La Caja Costarricense de Seguro Social definió que primero vacunaría a los funcionarios hospitalarios con contacto directo con pacientes contagiados con la covid-19, en segunda línea a colaboradores en contacto con otro tipo de pacientes y por último a administrativos y otros.

No obstante, en los últimos días, varios reportes de la Auditoría Interna revelan presuntas filtraciones en hospitales como es el caso de los centros médicos de Heredia, Nicoya, Turrialba, Cartago, Pérez Zeledón y Grecia.

En Nicoya identificaron que 78 personas evadieron los criterios de priorización y recibieron la vacuna; entre ese grupo hay 15 que no son funcionarios de la Caja.

El presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, manifestó este lunes 22 de febrero que la instrucción dada a las autoridades del Seguro Social es “evitar al máximo” los irrespetos y violaciones al proceso de vacunación.

“Eso denota que el sistema, desde sus instituciones, está fallando y otra cosa importante es que (el proceso de vacunación) no debe tener ninguna injerencia que no sea técnica”, afirmó el mandatario ante varios medios de comunicación.

La inmunización contra la covid-19 empezó en Costa Rica a finales del año anterior y hasta ahora se ha completado el esquema de dos dosis a poco más de 44.000 personas.