Salud

30 funcionarios de hospitales bajo investigación por recibir vacuna sin cumplir los requisitos

Auditores de CCSS elevan casos a Gerencia Médica para estudiar posibles sanciones; vigilancia de proceso sigue en hospitales públicos, hogares de ancianos y cuerpos de emergencias

Treinta funcionarios de hospitales públicos están bajo investigación porque habrían recibido la vacuna contra la covid-19 sin cumplir los requisitos, adelantándose incluso, a personal de primera línea de atención y a adultos mayores de hogares de larga estancia.

Estas personas laboran en los 11 centros médicos y las siete áreas de salud que forman parte de la primera fiscalización del proceso de vacunación, presentado esta semana por la Auditoría Interna de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Los casos pasaron a la Gerencia Médica para que desde ahí se tomen las medidas correspondientes, incluidas posibles sanciones, al no cumplir ese personal con los requisitos para recibir las primeras vacunas, confirmó Edgar Avendaño Marchena, jefe del Área de Servicios de Salud, de la Auditoría.

Entre los casos, están los 16 funcionarios del Hospital Enrique Baltodano, de Liberia, Guanacaste, quienes recibieron las dosis antes de que les correspondiera, pues en ese momento, no trataban directamente con pacientes de covid-19.

“Encontramos algunos casos que consideramos que no debían ser vacunados. Estamos incluyendo los nombres de esas personas para iniciar un proceso de investigación para que se verifique si hay que pensar en una sanción o si las explicaciones que dan son razonables”, agregó Avendaño.

El funcionario confirmó también que se está en proceso de verificar la eventual responsabilidad de otro grupo, sin precisar el número de personas.

Según dijo, la Auditoría espera que los directores médicos de los centros donde laboran esas funcionarios expliquen las razones por las cuales los incluyeron en la lista de primeros vacunados.

El estudio revisó el proceso en los hospitales San Juan de Dios, Nacional de Niños, Calderón Guardia, México, San Vicente de Paúl, Tony Facio, Max Peralta, San Carlos, Enrique Baltodano, Guápiles y Los Chiles.

También se fiscalizaron los procedimientos en las áreas de salud de Goicoechea 1, Moravia, Montes de Oca, Heredia-Cubujuquí, Tibás-Uruca-Merced, Heredia-Virilla y Limón, informó Silvia Quesada, también de la Auditoría Interna de la Caja.

Por ahora, se desconoce, por ejemplo, cuántos adultos mayores que se tenían que vacunar en el primer grupo, no lograron hacerlo debido a anomalías como las detectadas por la Auditoría.

La vigilancia sobre la vacunación que se inició el 24 de diciembre, un día después de que llegara el primer lote del fármaco comprado a las empresas Pfizer-Biontech, se prolongará el tiempo que sea necesario a más hospitales y a otras instituciones.

Estas últimas incluyen el Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja y las diferentes policías, así como los hogares de larga estancia, agregó Edgar Avendaño.

El objetivo, reiteró, es verificar que se cumplan con todos los lineamientos establecidos por los equipos técnicos de la Caja y el Ministerio de Salud.

La vacunación busca cubrir a más de tres millones de personas, a lo largo del año, en un esfuerzo por generar inmunidad de rebaño contra el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la covid-19.

Avance en personal de salud

Costa Rica realizó una ‘inversión a riesgo’ para garantizar la provisión de vacunas. El costo total estimado para la compra de 7,4 millones de dosis es de $77,4 millones.

Ese monto se distribuye así, según costos estimados al 12 de enero: $36 millones para adquirir más de tres millones de dosis a la farmacéutica Pfizer; y $21,4 millones para comprar más de dos millones de dosis por el mecanismo Covax.

También se destinarán $13,5 millones para comprar hasta 640.800 dosis para mayores de 18 años sin factores de riesgo; y $5,4 millones por más de un millón de dosis que se adquirirán a la empresa AstraZeneca.

Hasta ahora, la CCSS ha logrado vacunar al 50% del personal de salud ubicado en la llamada primera línea de atención de casos covid: médicos, enfermeras, auxiliares, y funcionarios de apoyo indispensables en los salones donde se atienden a esos enfermos.

“En términos generales, ha sido un proceso eficiente y eficaz, los casos que hemos detectado son mínimos”, aclaró Avendaño, durante una entrevista con La Nación.

Según dijo, están en proceso más de ocho estudios en diferentes establecimientos de salud.

“La Presidencia Ejecutiva y la Gerencia Médica de la Caja han hecho esfuerzos importantes para establecer un marco normativo para que se informe y se indique cuál será la dinámica del proceso de vacunación”, agregó el auditor y destacó, al mismo tiempo, las 96.948 dosis aplicadas hasta el momento, de las cuales 42.553 corresponden a esquemas completos.

Por su parte, Silvia Quesada aclaró que el estudio no halló fallas en el manejo de la cadena de frío que pusieran en riesgo la calidad de los viales. Hay que recordar que esta primera vacuna se maneja a ultrabajas temperaturas, de -70° C.

“Los controles están bastante fortalecidos, pero hallamos algunos aspectos de control mínimos, como anotar las temperaturas en las refrigeradoras dos veces al día, o el llenado de algunos datos, como lugar o fecha”, comentó Quesada.

Tampoco han sido dectadas pérdidas significativas de frascos en los conteos que se hacen antes y después de la vacunación en los centros de salud.

“Por el momento, no hemos evidenciado diferencias sustanciales. Sí hay de una o tres vacunas, pero esto es razonable porque en algunos casos es que no aplicamos la quinta vacuna, pero estamos haciendo ese análisis”, explicó Avendaño.

El funcionario aseguró que se analizó todo el proceso, desde el momento que ingresan esos viales al ALDI (almacén de distribución de la CCSS), el recorrido que se da en ese almacén, hasta la permanencia en los congeladores y distribución en los centros.

Se revisó qué pasa en esas áreas, por ejemplo, con el formulario, la responsabilidad de volver a contar los viales, la recepción en farmacia y su traslado a los sitios de vacunación.

“En todo el proceso hay trazabilidad de la utilización de esas vacunas desde que ingresa al almacén hasta que es aplicada. Esto queda registrado en el Sistema Integrado de Vacunación”, reiteró Avendaño.

Se está escogiendo una muestra de establecimientos de salud para verificar que la cantidad de viales concuerde con lo que sale del ALDI.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.