Salud

Ni un solo paciente de CCSS ha sido trasladado a centros privados para desahogar hospitales públicos

Cámara Costarricense de la Salud confirma que tienen disponibles 55 camas para enfermos no covid, junto a personal y equipo, pero que todavía no han recibido solicitud de la Caja

Ni un solo paciente no covid ha sido trasladado de hospitales públicos a privados, hasta el mediodía de este 9 de junio.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) todavía no hace uso de la autorización emitida por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) desde el 28 de mayo, la cual le permite realizar esos traslados con el fin de desahogar sus hospitales, presionados por el incremento de casos de la covid-19.

El director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud, Massimo Manzi, confirmó esta información ante consulta de La Nación.

Manzi reiteró la disposición de los centros privados para recibir a estos enfermos, y aseguró que hay personal, equipos y 55 camas disponibles.

“Al día de hoy, no hemos recibido ninguna solicitud de traslado. Sin embargo, en cumplimiento también de las disposiciones de las autoridades sanitarias, como sector privado estamos listos y a la espera de que se tome esa eventual decisión por parte de las autoridades de derivar pacientes hacia hospitales privados”, informó Manzi por medio de sus asesores de prensa.

La Nación también envió consultas sobre este tema a la Caja, al Ministerio de Salud y a la CNE, y está a la espera de las respuestas.

Desde abril, cuando el país comenzó a experimentar el incremento de enfermos y muertes relacionadas con la covid-19 como consecuencia de una nueva ola pandémica, las autoridades de la Caja expusieron el interés de recurrir a centros privados para bajar la presión sobre los servicios públicos de salud.

Después de varios procesos, que incluyeron un exhaustivo análisis legal de parte de la CNE, el jerarca de esa Comisión, Alexánder Solís, confirmó la aprobación de los fondos para hacer uso de cuatro centros privados: Clínica Bíblica, Hospital Cima, Hospital Metropolitano y Hospital La Católica.

Según se anunció el 28 de mayo, podrían ser trasladados pacientes con cuadros menos complejos y que requieran internamientos inferiores a cinco días. Deben tener una prueba negativa de SARS-CoV-2 tomada, al menos, en las anteriores 48 horas.

El plan de inversión aprobado por la CNE supera los ¢2.399 millones, y son dineros que saldrán del Fondo Nacional de Emergencias.

Alexánder Solís precisó en ese momento que el plan se hizo con un estimado de 3.300 días hospital.

La decisión tomada por la CNE tiene como base el artículo 368 de la Ley General de Salud, en concordancia con el régimen de excepción, que faculta al Ministerio de Salud a disponer de edificios y hospitales públicos o privados, por el tiempo que el Poder Ejecutivo decrete.

Desde setiembre del 2020, el Ministerio de Salud emitió un decreto para regular este tipo de servicios en situaciones de emergencia nacional, como la que se vive en este momento.

En la conferencia de prensa de este 8 de junio, Daniel Salas Peraza, jerarca de Salud, confirmó que hay una tendencia hacia la reducción de casos, pero que la presión sobre los hospitales públicos se mantiene.

Ayer, se mantenían 1.331 personas internadas; casi todos en hospitales de la CCSS. De estos pacientes, 520 permanecían en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Noticia en desarrollo

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.