Ángela Ávalos. 4 enero
La mañana del jueves 3 de enero, un grupo de padres y funcionarios de la red de cuido infantil se manifestó frente al IMAS, en San José. Fotos: Diana Méndez
La mañana del jueves 3 de enero, un grupo de padres y funcionarios de la red de cuido infantil se manifestó frente al IMAS, en San José. Fotos: Diana Méndez

Los ¢7.000 millones que se adeudan a becas y servicios de cuido infantil serán girados el 11 de enero por la Tesorería Nacional.

El anuncio lo hizo el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en un comunicado de prensa, la tarde de este viernes.

Los fondos corresponden al programa de becas Avancemos, por ¢6.076 millones, y al de Cuidado y Desarrollo Infantil, al cual le deben ¢1.060 millones. Esos montos no se pagaron en diciembre anterior, como correspondía, por dificultades de liquidez del Gobierno Central.

"A finales de diciembre anterior, el IMAS terminó de pagar a las personas beneficiarias de subsidios correspondientes a noviembre y una buena parte de las transferencias de diciembre.

“La Tesorería Nacional informó, además, de que a finales de diciembre se trasladaron recursos a las Juntas de Educación pero quedaron algunas pendiente de pago, que se cancelarán en el transcurso de la próxima semana”, informó el IMAS.

"Conscientes de la urgencia de este dinero para muchas familias costarricenses, en el IMAS no hemos cesado nuestros esfuerzos y coordinaciones con el único fin de que las personas beneficiarias tengan cuanto antes el dinero.

“Lamentablemente, no fue suficiente. Nuestros esfuerzos continúan y esperamos solventar la situación en los próximos días”, manifestó la presidenta ejecutiva del IMAS, María Fullmen Salazar.

La Unión Nacional de Redes de Cuido y Desarrollo Infantil de Costa Rica (Unared) denunció el atraso en el pago de estos subsidios, destinados a familias en extrema pobreza.

En un comunicado oficial, Unared protestó por el anuncio oficial y solicitó que la situación se declare emergencia nacional.

Esa organización, solicitó además que se convoque a una reunión para encontrar una respuesta antes de la fecha programada por la Tesorería.

En todo el país, casi 30.000 menores de mamás solteras o familias muy pobres dependen de esa red de cuido.

Hasta este jueves, 44 centros habían cerrado por falta de dinero dejando a más de 1.600 menores sin servicio de alimentación y cuido.

Este viernes también trascendieron problemas de liquidez para pasar los fondos de la ley de cigarrillos y licores a 150 centros de cuido para adultos mayores.

Este dinero, según el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam), que asciende a ¢450 millones, empezará a ser distribuido entre el 7 y 8 de enero.