Salud

CCSS: ‘Si la gente no llega a la vacuna, la vacuna llega a la gente’

En tres días de Vacunatón se lograron aplicar 140.111 dosis. Ausencia de personas obliga a entidad a salir a los barrios a buscarlas

“Si el brazo no va a la Caja, la Caja va al brazo”. Con estas palabras, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) resumió este lunes la estrategia que intensificará en los próximos días para llegar a más personas que todavía no están protegidas contra la covid-19.

Si los vacunatorios no tienen la afluencia esperada, los funcionarios de la institución tomarán los insumos necesarios, abordarán una ambulancia u otro vehículo y buscarán a las personas en sus barrios, casa por casa, en las sodas, pulperías u otros sitios de reunión.

“Si la gente no llega a la vacuna, la vacuna llega a la gente. Y estamos preparados para hacerlo”, manifestó Ana Lorena Villalobos Vindas, directora del Área de Salud Osa, durante una transmisión en vivo a través de la red social Facebook.

Durante los primeros tres días de la campaña masiva denominada Vacunatón, que comenzó el viernes pasado, se logró inmunizar a 140.111 personas. La meta es inocular a 500.000 personas con su primera dosis en diez días, para lo cual los vacunadores trabajan de lunes a viernes de 8 a. m. a 7 p. m., y sábado y domingo de 8 a. m. a 8 p. m. La jornada terminará el 26 de setiembre y la lista de lugares puede consultarse en el sitio web de la institución.

Hasta con chocolate

En Tilarán, Guanacaste, la enfermera Lidiette Herrera ayudó a trazar la estrategia. Ella dice que mucho salió de forma espontánea, porque se tenía planeado esperar a las personas en los centros de vacunación, pero al tener poca afluencia, se fueron a buscar a la gente.

“Las mismas comunidades nos ofrecían los lugares que se transformaron en los centros de vacunación. Llegamos a una soda y encontramos alguien sin vacunar, y la misma muchacha de la soda comenzó a hacer llamadas y cuando nos dimos cuenta se hizo fila. Llegaba la gente y ahí nos quedamos en la soda. La dueña de la soda nos decía ‘yo necesito que la gente que entre a comer esté vacunada’”, recordó Herrera.

En otra comunidad, el equipo ingresó a una pulpería para hacer una compra y la pulpera les solicitó improvisar un espacio de vacunación. La dueña de la pulpería hizo volantes y los repartió y los puso en redes sociales. Los volantes decían “por una vacuna se lleva un chocolate”. Ella les regaló tres cajas de chocolates a los vacunadores para que las entregaran al terminar de inyectar a una persona.

“Mi satisfacción más grande fue ver cómo logramos proteger a adultos mayores que desde un inicio se habían negado a vacunar y ayer (domingo) más bien lo hicieron convencidos. Ha sido muy bonita la respuesta de la comunidad, salió diferente a lo planeado, pero me fui a dormir con una gran sonrisa. Aquí en Tilarán vimos gente muy involucrada”, afirmó Herrera.

También Melissa Cordero, asistente técnica de atención primaria (ATAP) que trabaja en Guápiles, Pococí de Limón, contó el proceso de ir casa por casa.

“Nuestro objetivo siempre es aplicar la mayor cantidad de vacunas para darle salud al país. Nuestro día comienza antes de las 7 a. m. porque tenemos que sacar el vehículo del área de salud y desplazarnos primero a los centros de vacunación para recoger las vacunas y los insumos. Agarramos motos para desplazarnos mejor y nos fuimos. Pasamos por cada entradita y en cada entrada hay casas. Vimos mucha gente sin vacunar y logramos vacunar a muchas”, manifestó Cordero.

Un vehículo de la institución habia perifoneo desde antes para que las personas estuvieran listas para recibir la vacuna.

En los centros de vacunación se está recibiendo gente de todo el país. “Sabemos de gente que por trabajo no puede ir al área de salud donde vive, nosotros aquí vacunamos a todo el mundo, incluso a gente que necesita su segunda dosis y ya tiene la fecha pero no puede movilizarse donde le corresponde”.

En la zona sur la situación fue similar. Villalobos define como un rally la jornada de este fin de semana. En la mañana estuvieron en una actividad que se había convocado para castrar animales y allí llegaron los vacunadores, también se llegaba a la salida de misas y cultos de las iglesias. El ir casa por casa también fue clave, algunos vecinos llamaban directamente y avisaban de actividades para que los equipos pudieran llegar.

“Estuvimos en comunidades donde no hay electricidad, pero las familias nos ayudaban. Cuando llegó la noche hicieron fogatas para que tuviéramos un poquito de luz para poder vacunar. En esta comunidad mucha gente no había podido vacunarse porque es muy alejada, entonces nos llevamos vacunas contra influenza y contra otras cosas y logramos vacunar a mucha gente”, relató la funcionaria.

Les tiran agua caliente

Así como hay buenas experiencias, encaran otras no tan buenas, pues se encuentran con personas que se niegan a recibir la vacuna y lo hacen de forma descortés. Hay quienes les tiran la puerta en la cara, los ignoran o incluso les tiran agua caliente

“Así como hay gente agradecida, hay gente muy grosera. Ayer (domingo) en la noche llegué a una casa y había un muchacho oyendo música, él me vio y sabe que yo lo vi, y lo que hizo fue subir más la música y dar media vuelta”, expresó Cordero.

Villalobos también comentó que hay quienes se alimentan de teorías de conspiración y piensan que el biológico administrado en el Vacunatón no es el mismo recibido por las autoridades y profesionales de salud. También hablaba de personas que creen que tendrán mayores efectos secundarios o que las personas serán controladas por el Gobierno.

Otro de los obstáculos es que se niegan recibir el producto de AstraZeneca y, como este es el que se está colocando, rehúyen al llamado, cuando la eficacia de esta vacuna está probada y los beneficios sobrepasan varias veces los efectos secundarios. Los datos dicen que los efectos secundarios son mínimos comparados con el riesgo de la enfermedad.

“La vacuna disponible para iniciar nuevos esquemas es la de AstraZeneca. La vacuna de Pfizer se está usando para completar esquemas. Yo recibí ambas dosis de AstraZeneca y me siento seguro, con una vacuna que funciona muy bien. Si usted recibe este producto usted está recibiendo mucha calidad”, aseguró Gabriel Ugalde, de la Coordinación Nacional de Enfermería y quien es parte de la estrategia nacional de vacunación.

Vacunatón

La vacunatón continúa toda esta semana y fin de semana. Los interesados pueden ir a cualquier vacunatorio, sin necesidad de pertenecer a su zona de adscripción y sin necesidad de cita. En esta campaña se estará inyectando la vacuna desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford, por lo cual no puede aplicarse a menores de edad. Esta última población solo puede recibir la vacuna elaborada por las empresas Pfizer y BioNTech, única que cuenta con autorización de uso de emergencia para individuos de entre 12 y 17 años.

En este momento, las vacunas de Pfizer se utilizan para completar esquemas a quienes recibieron su primera dosis hace ocho semanas y para embarazadas. También se utilizan en los mayores de 58 años que han quedado rezagados, pero de previo, tienen que coordinar con el área de salud respectiva, para que les reserven el fármaco.

Los migrantes en situación irregular ya tienen acceso a inocularse. Ellos solo deben presentar una identificación y demostrar arraigo en el país, por ejemplo, al estar incluidos en la ficha familiar del EDUS, tener hijos inscritos en centros educativos, tener registro de propiedades en Costa Rica, o bien, aportar una nota o carta del lugar donde trabaja, en la que se indique el tiempo laborado.

Segundas dosis

La administración de segundas dosis se mantendrá en todo el país de acuerdo con las fechas programadas.

Esta segunda aplicación se hace en la misma sede donde se puso la primera y según la cita que le asignaron a la persona.

Si la persona requiere aplicársela en otro centro de salud, debe coordinar previamente con el establecimiento para que puedan agendar y tener disponible su dosis. En caso de no tener disponibilidad del fármaco en el establecimiento de salud, se asignará la fecha de vacunación más próxima posible.

Sin embargo, también hay personas que reclaman no tener acceso a la segunda dosis. Un reclamo es que el adelanto de segundas dosis, para recibirla ocho semanas después de la primera, solo aplica para individuos de entre los 30 y los 57 años, pese a que hay de menor edad dispuestos a recibirla antes y a no esperar las 12 semanas establecidas para este rango de edad.

“Me faltan tres meses para los 30 y no me permitieron recibir la segunda, aunque no había fila ni para primeras ni para segundas dosis”, expuso una usuaria en el Facebook de la CCSS

Uno de los aspectos que las autoridades recuerdan es que el grueso de dosis de esta campaña es de la farmacéutica AstraZeneca, y esta no puede utilizarse en quienes ya recibieron su primera dosis de Pfizer.

Por otra parte, el esquema de ambas dosis de AstraZeneca está aprobado para realizarse con 12 semanas de distancia y no con menos tiempo.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.