Ángela Ávalos. 18 noviembre, 2018
En junio del 2017, esta madre puntarenense criaba a su hija, entonces de cuatro meses. La mujer tuvo zika durante el embarazo y su pequeña nació con una leve microcefalia. El desarrollo de la niña será seguido durante dos años para descartar complicaciones derivadas de la infección con ese virus. Foto: Albert Marín.
En junio del 2017, esta madre puntarenense criaba a su hija, entonces de cuatro meses. La mujer tuvo zika durante el embarazo y su pequeña nació con una leve microcefalia. El desarrollo de la niña será seguido durante dos años para descartar complicaciones derivadas de la infección con ese virus. Foto: Albert Marín.

Nueve embarazadas con el virus del Zika y tres bebés infectados este año, motivaron a la CCSS a recordar a esta población la necesidad de protegerse de los zancudos transmisores de esa enfermedad.

Si una embarazada se infecta con zika, su bebé corre el riesgo de nacer con el llamado síndrome de zika congénito, cuya característica principal es la microcefalia: un cráneo mucho más pequeño de lo normal.

virus del zika
virus del zika

Y eso no es cualquier cosa. La microcefalia está asociada a graves problemas del desarrollo, como daños auditivos y ceguera.

El virus del zika es uno de los tres transmitidos por el zancudo Aedes aegypti. Este insecto también infecta dengue y chikunguña.

De acuerdo con el más reciente registro epidemiológico del Ministerio de Salud, hasta la primera semana de octubre el zika había enfermado a 355 personas este año, una cantidad sustancialmente inferior a la registrada para el mismo momento del 2017, cuando 2.182 personas se habían infectado con ese virus.

En febrero del 2016, el Ministerio de Salud confirmó el primer caso de una embarazada infectada con zika. La mujer vive en Matapalo de Sámara, en Nicoya, Guanacaste. Foto: Alonso Tenorio
En febrero del 2016, el Ministerio de Salud confirmó el primer caso de una embarazada infectada con zika. La mujer vive en Matapalo de Sámara, en Nicoya, Guanacaste. Foto: Alonso Tenorio

Hasta el año pasado, el Hospital Nacional de Niños le daba seguimiento a un grupo de 60 menores nacidos de mujeres infectadas con zika.

El seguimiento involucra a especialistas de diferentes áreas, por los próximos dos años; entre ellos, oftalmólogos, otorrinolaringólogos, neurólogos y especialistas en desarrollo.

El riesgo de que una embarazada a quien le dio esta enfermedad tenga un niño con ese síndrome está entre un 1% y un 5%. Aunque es bajo, quien ‘se pegue esa lotería’ enfrentará secuelas graves.

La eliminación de llantas viejas y cualquier objeto que acumule agua y pueda servir de depósito de huevos de Aedes aegypti, debería ser la principal medida para reducir el riesgo de esta enfermedad.

Zika y embarazo
Zika y embarazo

A las embarazadas se les recomienda no visitar los sitios con alta circulación del virus. Actualmente, esas zonas están ubicadas en la provincia de Limón, en los cantones de Matina, Limón centro, Siquirres, Guácimo, Pococí y Talamanca.

También en la provincia de Puntarenas, en Garabito, Orotina y Esparza, y en el cantón de Sarapiquí.

Se ha comprobado que el zika se transmite también por contacto sexual, de ahí que resulte importante usar protección (preservativos) para evitar el contagio por esa vía.