Salud

Saturación de hospitales retrasa traslado de 65 enfermos graves de covid-19 a San José

No han podido ser llevados a una UCI o salón con servicios más complejos para recibir la atención que necesitan; CCSS limita transporte aéreo y terrestre por falta de camas

Al menos 65 pacientes esperaban la mañana de este miércoles traslado desde centros médicos fuera del Valle Central a hospitales josefinos, donde ya no hay camas disponibles para atender enfermos con la severidad de su condición debido al repunte exponencial de casos de covid-19.

De ellos, hay 7 en condición crítica, 36 en condición severa, 12 moderados, 9 leves y uno en condición especial (necesita diálisis), informaron autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). La gran mayoría son personas jóvenes, de alrededor de 30 años.

Algunos requieren traslado vía aérea, que por el momento, no se podrá realizar, a falta de cupos en unidades especializadas.

La curva de traslados pendientes ha ido en escalada. Pasó de 6 pacientes el 29 de abril, a 19 el 3 de mayo, 42 pacientes un día después y 65 este miércoles 5 de mayo.

Los ingresos diarios de pacientes covid-19 superan la cantidad de camas disponibles tanto para covid como para otras enfermedades.

Eso ocurre tanto en espacios en UCI como en salón, explicaron las autoridades institucionales en conferencia de prensa.

“Ya hemos llegado a una situación crítica con el tema de los traslados. Una de cada cinco camas de toda la red hospitalaria de la CCSS está ocupada por un paciente covid-19.

“Es el 20%. Al día de ayer (martes), había más de 1.000 pacientes por covid, sin incluir otras patologías en nuestros hospitales”, informó Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la institución.

“Nunca antes en la historia del país hemos tenido tantos pacientes internados por una misma causa”, informó el gerente médico, Mario Ruiz Cubillo.

A las 7 a. m. de este miércoles, había 1.057 enfermos con covid-19 en algún hospital de la Caja; 384 de ellos en una UCI y 673 en camas de salón, informó Ruiz.

En el Centro Especializado para la Atención de Pacientes con Covid-19 (Ceaco) todas las 83 camas de cuidados críticos tenían un paciente, según ese informe.

El Hospital Calderón Guardia solo tenía 3 libres y 83 ocupadas, lo mismo que el Hospital México. Todas las 40 camas de Cuidados Intensivos del San Juan de Dios estaban llenas.

Tampoco el Hospital Tony Facio (Limón) tenía disponibles camas para pacientes críticos, las nueve con las que cuenta estaban ocupadas la mañana de este miércoles.

También se quedaron sin un solo cupo para enfermos críticos los hospitales San Carlos, San Rafael (Alajuela), Escalante Pradilla (Pérez Zeledón), y Monseñor Sanabria (Puntarenas).

En total, a esa hora de la mañana, la CCSS solo disponía de 18 camas libres en Cuidados Intensivos, y 139 camas para pacientes en salón.

“El hospital de Heredia informó de que ya no puede recibir más pacientes en el servicio de emergencias covid. El de Pérez Zeledón también alertó de que está sin capacidad para recibir más pacientes críticos”, informó, consternado, el gerente médico.

“Se va a poner más complicado. Cada vez van a fallecer más personas. Por favor, esto se resuelve con las actitudes personales. No salgan, no se expongan. Estamos en una situación crítica, es la más complicada que ha vivido la Caja en sus 80 años.

“Es el peor momento para una enfermedad que requiera hospitalización porque prácticamente no hay camas”, aseguró el gerente médico, quien no se cansa de exhortar a la población para que extreme las medidas preventivas ante esta oleada de casos.

Marco Vargas, director médico del Centro Especializado para la Atención de Pacientes con Covid-19 (Ceaco), comparó el momento actual con aeropuertos saturados.

“Los servicios están atestados. Es como si tuviéramos 65 aviones buscando una pista adecuada para aterrizar. No todas las pistas son adecuadas. Hemos tenido que asignar pacientes críticos en camas de severos o moderados porque no hay otra opción.

“Son 65 almas buscando una pista y con poco combustible. Son 65 familias angustiadas porque tienen un ser amado en busca de atención. Eventualmente, el combustible de algunas de esas almas podría fallar. Es frustrante”, dijo Vargas, quien informó de que, hasta ahora, no se ha reportado ningún fallecimiento durante la espera.

“Esto es un llamado al país entero: tenemos que tomar conciencia del momento en el que estamos. Es el peor momento. Tenemos miles de casos por día, con los hospitales saturados, pacientes esperando cama, y si esto no nos obliga a reaccionar, no sé qué lo va a hacer”, agregó Macaya.

Vargas también puso como ejemplo la situación que vivió el Hospital Nacional Psiquiátrico, que habilitó hace varias semanas un pabellón para atender casos covid-19.

Según contó Vargas, ese hospital recibió 24 pacientes covid-19 entre la 1 a. m. y las 5 a. m. de este miércoles.

“Es una cantidad enorme de pacientes. Pero las camas se acaban. No se puede presionar más a la institución”, dijo el coordinador médico del Ceaco.

Los datos del informe epidemiológico de este 5 de mayo, del Ministerio de Salud, daban cuenta de que 79 personas fallecieron en los primeros cuatro días de este mes.

Además, 74 de los 82 cantones del país reportan incrementos importantes en el número de personas contagiadas, durante la última semana, según la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Esta semana, 65 cantones están en alerta naranja por el aumento y alto riesgo de contagio en esos territorios. Cuatro de cada cinco cantones registra un crecimiento en la cifra de infectados.

‘Es el peor momento’

De acuerdo con datos facilitados por Román Macaya, en abril ingresaron a un hospital público 2.429 personas con covid-19, con estancias promedio de 13 días en UCI y 10 días en salón.

En la semana del 25 de abril, agregó, ingresaron 852 personas: una cada 12 minutos.

Además, dijo el jerarca, el Centro de Desarrollo en Investigación en Salud y Seguridad Social (Cendeisss), que coordina la recepción de llamadas sobre covid-19, atendió 4.620 solicitudes. De ese total, 800 personas requirieron traslados a centros hospitalarios: 27 por día.

“Lo que ha pasado es que se está degradando rápidamente nuestra capacidad de dar la atención adecuada que requiere cada paciente. Es una situación que puede empeorar según vayan aumentando los casos y la demanda sobre un sistema donde ya cuesta encontrar una cama”, reiteró Macaya.

Solo el centro de traslado conocido como Cov-19, manejado desde el Ceaco, coordinó 1.032 trasladados en abril. Ese mes, en promedio, se realizaron 61 traslados diarios, o uno cada 24 minutos.

“Hemos estado trasladando pacientes casi que de dos en dos, con una severidad bastante importante. Gente muy joven, que ha requerido ser movilizada a centros de salud, donde tal vez la complejidad ya no es la que se espera.

“En este momento (9 a. m., de este miércoles 5 de mayo), estamos realizando dos movilizaciones: evacuando dos pacientes simultáneamente del Escalante Pradilla (hospital de Pérez Zeledón), y otra misión de San Carlos, más los pacientes que tenemos en Nicoya, que estamos en espera de poderlos movilizar a las camas más adecuadas para ellos”, explicó Max Morales, coordinador médico del equipo Prime, que realiza estos traslados.

Macaya reconoció que “están tocando techo” en cuanto a la contratación de más personal para ampliar la capacidad de atención.

“Estamos tocando techo en cuanto a la disponibilidad de recurso humano en el país, no solo en la Caja. La cantidad de personas con experiencia en el manejo de pacientes críticos es muy limitada. Estamos en discusiones y análisis para ver cómo podemos aprovechar al sector privado, pero mucho del recurso que practica ahí también lo hace en la Caja”, dijo el jerarca.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.