Juan Diego Córdoba. 10 septiembre
Sindicatos de salud esperaban el resultado de la sesión en medio de una manifestación en las afueras del edificio de la CCSS en San José. Fotografía: Alonso Tenorio
Sindicatos de salud esperaban el resultado de la sesión en medio de una manifestación en las afueras del edificio de la CCSS en San José. Fotografía: Alonso Tenorio

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acatará la orden de la Contraloría General de la República de dejar sin efecto los acuerdos con los sindicatos de salud y ajustará el cálculo de pluses y anualidades, según lo dispone la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

“Sabemos que esto también genera discordia y hacemos un llamado a la cordura a todos los colaboradores de esa institución”. Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja.

Así lo acordó la Junta Directiva luego de una sesión de siete horas, en la cual se analizó la orden girada por el órgano contralor, el 5 de setiembre pasado.

Según esa resolución, la Caja debía ignorar los pactos con organizaciones sindicales del 20 de febrero y del 12 de agosto, según los cuales se mantendrían los cálculos porcentuales de anualidades y pluses para sus 57.000 trabajadores, contrario a la reforma fiscal que pretende frenar el crecimiento exponencial de esos pagos.

Además determinó que no era necesario llevar ese conflicto a un proceso de lesividad a la vía judicial, por considerar que tales acuerdos no constituían actos administrativos ni eran generadores de derechos.

“Después de una larga discusión en la cual se analizaron todos los puntos de vista esta Junta Directiva de forma unánime ha acordado acatar todas las disposiciones emitidas todas las órdenes emitidas por la Contraloría respecto a la implementación de la ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas", afirmó el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya.

(Video) CCSS acatará disposiciones de la Contraloría

Claros de que la decisión podría generar nuevas manifestaciones y el posible cese de labores por parte de empleados de la institución, la entidad llamó a sus colaboradores a mantener los servicios de salud y buscar salidas pacíficas para resolver esta diferencia.

"Sabemos que esto también genera discordia y hacemos un llamado a la cordura a todos los colaboradores de esa institución, de que encontremos mecanismo pacíficos e individuales para resolver cualquier diferencia que tengamos y que pensemos en la gran Costa Rica y en la gran CCSS que podemos construir juntos y que depende de la paz laboral para hacerlo”, agregó Macaya.

La votación para respetar la orden girada por la Contraloría fue unánime, según informó la entidad.

“Queda de manifiesto el entreguismo de una Junta Directiva completamente aliada con la clase política”. Undeca

Estuvieron presentes además de Macaya, María de los Angeles Solís y Fabiola Abarca, representantes del Poder Ejecutivo; Christian Steinvorth y Álvaro Salas, representantes patronales, así como José Luis Loría (cooperativismo) y Maritza Jiménez (solidarismo), en representación de los trabajadores, así como el gerente médico Roberto Cervantes.

Los ausentes fueron Mario Devandas, representante de los trabajadores por el sector sindical y Marielos Alfaro de los patronos.

Llamado sindical

La secretaria general de la Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca), Marta Rodríguez, afirmó que la decisión de los directivos es lamentable; sin embargo precisó que mañana los trabajadores de la salud volverán este miércoles a sus funciones, mientras los gremios analizan el voto de la Junta Directiva para tomar posibles decisiones contra la decisión.

“Es lamentable. Nosotros creemos que debió haberse defendido la autonomía constitucional de la institución y estaremos analizando los alcances, porque en realidad no conocemos lo que decidió en su totalidad la Junta Directiva”, afirmó Marta Rodríguez, secretaria general de Undeca.

Mediante un boletín, el mismo sindicato llamó a los trabajadores a mantenerse “atentos al llamado” ante un eventual anuncio de huelga contra la decisión de la Junta Directiva, que los dejará sin pluses y anualidades calculados porcentualmente, como demandaban.

“Se termina con ello la supuesta autonomía institucional para dar paso a las paso a las imposiciones privatizadoras de la clase política neoliberal. Queda de manifiesto el entreguismo de una Junta Directiva completamente aliada con la clase política”, expresó el gremio en un comunicado.

Mario Alberto Quesada, presidente del Sindicato Nacional de Médicos Especialistas (Siname), afirmó que es pronto para tomar decisiones, debido a que desconocen el documento aprobado por la Junta Directiva la tarde de este martes; sin embargo adelantó que no abandonarán su lucha “para que se respeten los derechos adquiridos de los trabajadores de la Caja”.

“Sí me preocupa que se vulnerabilicen los derechos laborales legalmente adquiridos y habría que valorar lo que nos digan los señores abogados de los sindicatos de salud, para ver cuáles de ellos podrían haber sido adquiridos legalmente y ahora se quieren dejar sin efecto. Yo personalmente tengo claridad de que vamos a luchar porque se mantengan los derechos laborales legalmente adquiridos”, afirmó Quesada.

Como una previsión a la decisión de los directivos, este martes en horas de la mañana, el Sindicato Nacional de Enfermería (Sinae) anunció que 500 trabajadores de la institución presentaron “reclamos individuales” contra el máximo órgano de la CCSS, para exigir el cumplimiento de lo que consideran “derechos contemplados” en los acuerdos del 20 de febrero y 12 de agosto.

Se desconoce el trámite que la Junta Directiva podría darle a estas gestiones.

Además, trabajadores y sindicalistas se manifestaron al frente del edificio de la Caja sobre avenida segunda de San José, mientras iniciaba la sesión de los directivos.

Su llamado a huelga para este martes provocó que apenas el 46% de los quirófanos ofrecieran sus servicios en los hospitales nacionales, debido a la falta de personal.

Además, las autoridades reportaron problemas en los servicios de Laboratorio, Farmacia y Nutrición.