Diego Bosque. 27 mayo
 Alice Shackelford, coordinadora residente de la ONU en Costa Rica, afirma que no existe un pasivo con la seguridad social del país. Foto: Melissa Fernández
Alice Shackelford, coordinadora residente de la ONU en Costa Rica, afirma que no existe un pasivo con la seguridad social del país. Foto: Melissa Fernández

“No tenemos ninguna deuda con la seguridad social”.

Esa es la frase que repite una y otra vez Alice Shackelford, coordinadora residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Costa Rica, cuando se le pregunta por los ¢1.324 millones que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) les reclama por incumplimiento de obligaciones patronales.

La vocera afirma que la Carta de las Naciones Unidas y la Convención General de las Naciones Unidas los exime de pagar a la seguridad social, que incluye el seguro de salud y el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

No obstante, la CCSS, la Procuraduría General de la República y hasta la Cancillería expresan lo contrario. Para esas entidades públicas, si la ONU emplea trabajadores costarricenses debe pagar las cargas sociales como cualquier otro patrono.

―¿Conocía usted que la CCSS mantiene a siete oficinas de la ONU en condición de patrono moroso?

― La ONU, de conformidad con la normativa internacional, que está muy bien establecida en las convenciones que nos rigen en un país u otro, tiene bien claro que a la ONU y su personal no le es aplicable el pago a los sistemas de seguridad social. Por lo tanto, la ONU no tiene deudas con la seguridad social de Costa Rica.

"Sin embargo, desde hace años estamos trabajando con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, que es nuestra contraparte, para encontrarle soluciones a este tema. Es verdad que, durante muchos años, el funcionamiento de las Naciones Unidas se ha visto obstaculizado con la emisión de avisos de cobro (de parte de la CCSS) y la inclusión como deudores por el supuesto no pago de la Caja.

“Nuestra posición es que nosotros, debido al marco internacional que nos rige, no tenemos deuda con la seguridad social de Costa Rica”.

— Si para ustedes no existe una deuda ¿Cómo califican esos ¢1.324 millones que reclama la CCSS?

— Repito: La ONU no tiene deuda con la seguridad social de Costa Rica. La presunta morosidad es algo que se tiene solucionar a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

— ¿Cuál es el sustento jurídico para argumentar que no existe una deuda y que no deben asegurar a los trabajadores costarricenses que emplean en el país?

―Las Naciones Unidas operan en Costa Rica bajo un marco internacional que son la Carta de las Naciones Unidas y la Convención General de las Naciones Unidas. Los organismos especializados de Naciones Unidos trabajan bajo ese régimen y Costa Rica es, naturalmente, parte de estos instrumentos internacionales.

"Tanto en la Carta de las Naciones Unidas como en la Convención General, los Estados miembros, incluido Costa Rica, acordaron garantizar independencia y no someter a las Naciones Unidas a los regímenes nacionales. Entonces, los servicios del personal de la ONU no están sujetos a las leyes y al ordenamiento local.

“¿Por qué es esto? Porque eso garantiza la igualdad de trato y la igualdad de garantías en los países que estamos presentes (...). Ahora, esto no significa que el personal de las Naciones Unidas no esté cubierto; el sistema interno proporciona condiciones de servicios exclusivos, integrales y asegura la garantía de seguridad social para su personal.

“Nosotros tenemos un sistema de Naciones Unidas, un sistema de pensiones, seguro, protección salud, licencia de maternidad y paternidad y varios elementos más. También hay un fondo conjunto de pensiones para el personal de Naciones Unidas”.

― Si existe ese sistema de aseguramiento que usted menciona ¿Por qué los trabajadores y extrabajadores de la ONU acuden a la CCSS a poner las denuncias?

— Bueno... El tema aquí es que tenemos otro tema... La entidad de las Naciones Unidas nunca se ha registrado como empleador ante la Caja, porque no tenemos el poder de hacerlo por el marco que acabo de mencionar. El registro sería inválido de nuestra parte y de parte de la oficina legal de las Naciones Unidas. Las Naciones Unidas no tienen el mandato legal para registrarse (como patrono).

― Pero las denuncias demuestran que hay inconformidades de los trabajadores o extrabajadores...

—Absolutamente, pero como digo, esto es una cuestión que se está manejando a través de la Cancillería, que es nuestro interlocutor en este sentido.

— Si, por ejemplo, hoy una persona es contratada por las Naciones Unidas ¿cuál es el régimen de aseguramiento? ¿La persona debe asegurarse ante la CCSS como trabajador independiente?

—Tenemos dos escenarios, no quiero entrar en demasiados detalles, pero tenemos dos escenarios. Por ejemplo, alguien tiene un contrato de consultoría porque necesitamos que nos ayude con una investigación o algo. Entonces, si es un contrato individual no está sujeto al estatuto del personal de las Naciones Unidas; en ese caso, se asegura que el pago incluya un componente específico para el beneficio de seguridad social.

“La persona (el contratista) puede optar, con ese subsidio, para participar en cualquier esquema de seguridad social, ya sea por la Caja u otro y eso está en el contrato mismo, que la persona es responsable de esto y que lo tiene que cumplir (...). Solicitamos comprobantes de esto, somos muy cuidadosos.

“Ahora, si es un contrato fijo o permanente, está sujeto al estatuto del que acabo de hablar de las Naciones Unidas”.

― En una respuesta por escrito, la oficina de Inmunidades y Privilegios de la Cancillería dijo que los privilegios contemplados en tratados internacionales no aplican para organizaciones como ustedes o embajadas en el pago de obligaciones patronales. La CCSS y la Procuraduría General de la República también tienen esa opinión ¿Desconocen esos criterios?

— No, primero quiero hacer una aclaración: tenemos que separar Naciones Unidas de embajadas, son muy diferentes. La embajadas tienen una relación bilateral y Naciones Unidas tiene una Convención General; hay que distinguir porque son diferentes.

“Sigo diciendo, la ONU no tiene deuda con la seguridad social de Costa Rica y está trabajando con el Ministerio de Relaciones Exteriores para encontrar una solución. La ONU contribuye a la seguridad y desarrollo de Costa Rica, mantiene una excelente relación de trabajo con el Gobierno. Costa Rica es uno de los países más fuertes de las Naciones Unidas, esto se tiene que solucionar a través de los canales oficiales”.

― ¿Por qué unas oficinas de la ONU sí pagan y otras no? La CCSS reporta que la Universidad para la Paz sí es un patrono al día.

— La Universidad para la Paz no es una agencia de las Naciones Unidas. Es una institución afiliada, pero tiene una situación diferente. Eso hay que separarlo un poquito.

“Algo pasó, en cierto punto, hace mucho tiempo algunas entidades de las Naciones Unidas fueron inscritas como empleadores ante la CCSS. Eso fue un error que ha creado una serie de situaciones”.

— La Cancillería indica, y la CCSS lo confirma, que se han realizado reuniones para tratar de llegar a un acuerdo ¿Cuáles podrían ser esas soluciones?

— Bueno... Yo no me puedo atrever... Se ha solicitado la intervención del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Yo tengo cuatro años y medio de estar en Costa Rica y hemos tenido diferentes reuniones, también hemos tenido reuniones entre la Oficina de Asuntos Legales en Nueva York, la Caja y la Cancillería. Hemos encontrado espacios y seguimos abiertos a encontrar una solución.

―¿Una de las posibles soluciones es pagar, aunque sea parcialmente, el monto que la CCSS reclama?

― Sigo fortaleciendo mi punto: la ONU no tiene una deuda con la seguridad social de Costa Rica.

― Usted tiene cuatro años y medio en el país y entenderá que la Caja es una de las instituciones más importantes para los costarricenses ¿Qué tanto les afecta aparecer en los registros de la CCSS como morosos?

― La ONU contribuye a la seguridad y desarrollo social de Costa Rica desde hace muchos años, tenemos presencia de entre 40 y 50 años. Costa Rica es uno de los socios fundadores de las Naciones Unidas, hay un compromiso muy grande. Solo por dar un ejemplo, en los últimos dos años la ONU ha ejecutado ¢67.000 millones en el país.

“También, ahora con covid-19 hay un apoyo directo a la CCSS a través de miles de pruebas de diagnóstico y equipo de protección (...). El compromiso habla por sí mismo. Hacemos un reconocimiento completo a la historia de Costa Rica, su tradición democrática y las inversiones que ha hecho en el desarrollo social; es uno de los modelos del mundo.

“Entendemos muy bien que el desafío de esta crisis (covid-19) es algo impactante y estamos hombro a hombro con la CCSS y el Ministerio de Salud".

― Entonces ¿No los afecta aparecer como morosos ante la CCSS?

― Durante muchos años, nada de eso (las denuncias) son casos nuevos. Son casos viejos y durante muchos años el funcionamiento normal de las Naciones Unidas se ha visto obstaculizado por los avisos de cobro. Entonces, estamos impactados porque aparecemos como morosos y eso afecta el trabajo.