Silvia Artavia. 6 agosto
Por la huelga, el Ebáis de Llano Grande de Cartago está cerrado. Foto: Alonso Tenorio
Por la huelga, el Ebáis de Llano Grande de Cartago está cerrado. Foto: Alonso Tenorio

El ministro de la Presidencia, Víctor Morales Mora, afirmó que la huelga de un grupo de empleados de la CCSS “responde a un conflicto salarial” y no a un intento por privatizar la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como quieren hacer ver los sindicatos.

El jerarca argumentó que el descontento de los sindicatos se debe a la entrada en vigencia de la reforma fiscal ((Ley 9635, de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas), aprobada en la Asamblea Legislativa en el 2018.

Los gremios, dijo Morales, fustigan el capítulo de salarios públicos que le pone freno al crecimiento exponencial de incentivos como anualidades y establece para estos un monto nominal, de manera que permanezcan fijos en el futuro.

No obstante, Edwin Solano, presidente de la Unión Médica Nacional, alega que la principal razón de la huelga es oponerse a la privatización, aunque admitió que también se oponen a los cambios en los incentivos.

Este martes, Víctor Morales Mora participó por primera vez como ministro de la Presidencia, en el Consejo de Gobierno. Posterior a eso, atendió a los medios. Fotografía José Cordero.
Este martes, Víctor Morales Mora participó por primera vez como ministro de la Presidencia, en el Consejo de Gobierno. Posterior a eso, atendió a los medios. Fotografía José Cordero.

En tanto, el ministro dijo: “Ciertamente, este movimiento de huelga de la Caja del Seguro Social, cuya gestión y manejo lo tienen las autoridades de la Caja, responde a un tema de conflicto en materia salarial, fundamentalmente. Yo coincido en que la naturaleza del conflicto es de carácter salarial".

El ministro aclaró que ni la Caja ni el gobierno pretenden privatizar los servicios de salud: “El sector sindical ha planteado preocupaciones en relación con intentos de privatización de la Caja, lo que ha sido muy claramente desmentido por las autoridades de la Caja”.

“Y yo aprovecho para reiterar esa posición. El Gobierno de la República no tiene ninguna intención de impulsar ni promover políticas de privatización de los servicios de salud”, comentó.

La huelga, en tanto, entre lunes y martes dejó sin operaciones, citas y hasta sin comida a pacientes de hospitales y Ebáis, .

Según el ministro, la Caja ha expuesto que tiene “imposibilidades materiales para aplicar algunas de estas medidas (las de la reforma fiscal)", lo que “ha generado diferencias internas que han llevado a esta situación”.

Sin embargo, Morales espera que esos desencuentros “se resuelvan muy pronto”, pues los afectados son los asegurados. "Ellos son las víctimas inmediatas de estas situaciones”, dijo.

Asimismo, exhortó a los sindicatos de la Caja a retomar el diálogo que rompieron la madrugada de este lunes, cuando se levantaron de la mesa de negociación con el mismo Morales, el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya, y el ministro de Trabajo, Steven Núñez.

"Hacemos un llamado a la dirigencia sindical para que vuelva a la mesa de diálogo y de negociación, y se pueda ajustar dentro del marco legal y de las responsabilidades institucionales, una salida para esta situación”, prosiguió el ministro de la Presidencia.

En esa reunión, los manifestantes alegaron que la Caja y el gobierno no cedieron en cuanto a implementar la regla fiscal y los pluses salariales como lo contempla la reforma fiscal.

La regla fiscal es una medida de contención del gasto –implementada por la reforma fiscal– que aplicará para la mayor parte del aparato estatal. Esta prohíbe que las instituciones públicas aumenten su gasto corriente (salarios, pago de servicios y transferencias a otras instituciones) más allá de un límite.

Este martes la Unión Sindical volvió a llamar a huelga por 72 horas más, es decir, que se suspenderán servicios en hospitales y Ebáis hasta las 6 a. m. del sábado.

Negociar con límites

El jerarca de Presidencia reiteró que el Ejecutivo y la Caja están abiertos a negociar, siempre que se aclaren ciertos límites para ello.

“Soy fiel creyente de que todo conflicto se resuelve por los canales del diálogo y de la negociación. Obviamente, la negociación siempre tiene condiciones y limitaciones. En este caso, la negociación tiene que darse dentro del marco de la legalidad; no hay otras opciones, y dentro de los mecanismos y las posibilidades que tenga la institución (la Caja)”, fustigó.

Eso sí, manifestó, los responsables directos de solucionar el conflicto son la Presidencia y la Junta Directiva de esta entidad.

Sin embargo, rescató, el Ejecutivo hablará con los jerarcas “al final del día, para ver qué medidas tomar”.