Rebeca Madrigal Q., Esteban Oviedo. 13 noviembre
En la UCR y la UNA, el gasto en salarios por empleado en el 2018 fue de ¢21.5 millones y ¢25.3 millones, respectivamente. Fotografia: Graciela Solís.
En la UCR y la UNA, el gasto en salarios por empleado en el 2018 fue de ¢21.5 millones y ¢25.3 millones, respectivamente. Fotografia: Graciela Solís.

Las universidades públicas aumentaron en un 100% su gasto en salarios en cuestión de 12 años.

Mientras en el 2007 desembolsaron ¢193.000 millones en remuneraciones, en el 2018 la cifra alcanzó los ¢387.000 millones.

Así se desprende de una revisión de los gastos efectuados por la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec).

Estas cifras están expresadas en colones del 2019, lo que quiere decir que el gasto en salarios creció un 100% por encima de la inflación.

Al tomar en cuenta el aumento de la planilla de las cuatro universidades, el gasto salarial por cada funcionario se incrementó en un 74%.

En promedio, el gasto anual por cada empleado subió de ¢12,5 millones a ¢21,7 millones.

En el Gobierno central, en el mismo periodo, el monto por trabajador aumentó un 51%, al pasar de ¢11,9 millones a ¢18 millones.

En las 'U' públicas, la planilla creció un 15% y, en el Gobierno, un 31%.

Es decir, las universidades repartieron más dinero entre una menor cantidad de personas, en comparación con el Gobierno.

Las remuneraciones corresponden a salarios base, incentivos, cargas sociales, salario escolar, aguinaldo y otros complementos.

Los datos de las 'U' públicas constan en el sistema de información de planes y presupuestos públicos de la Contraloría General de la República (CGR).

Los del Gobierno central constan en los registros del Ministerio de Hacienda.

Las 'U’ públicas se financian con el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) que les entrega el gobierno, dinero de matrículas y otras transferencias creadas por ley.

Mientras el gasto en salarios creció un 100%, el gasto total de las cuatro universidades aumentó un 120%, al pasar de casi ¢273.000 millones a ¢602.000 millones.

Aparte de los salarios, otras partidas universitarias tuvieron fuertes aumentos, como es el caso de las transferencias corrientes, las cuales incluyen las becas a estudiantes y docentes. Este rubro aumentó en un 190%. De hecho, nunca como hoy las 'U' habían tenido tanto dinero para becar alumnos.

Los bienes duraderos, que incluyen las inversiones, crecieron un 165%, mientras que las contrataciones de servicios, un 115%.

Gobierno central versus 'U' públicas

Este es el comportamiento del gasto salarial anual promedio por funcionario.

FUENTE: FUENTE: CONTRALORÍA GENERAL, MINISTERIO DE HACIENDA Y CÁLCULOS DE LA NACIÓN .    || w. s. / LA NACIÓN.

Gasto por empleado subió 91% en UCR

La UCR, la que tiene el presupuesto más grande de todas las universidades, fue la que más aumentó el gasto promedio por empleado.

Mientras las remuneraciones totales de la UCR crecieron un 98%, el gasto por funcionario aumentó un 91% al pasar de ¢11,2 millones a ¢21,5 millones anuales.

Esta situación se debe a que la planilla solo creció un 4%.

El número de funcionarios de la UCR pasó de 9.430 personas a 9.790 y el gasto total en salarios subió de ¢106.000 millones a ¢210.700 millones.

El crecimiento en salarios de la UCR está impulsado por los incentivos que reciben los empleados, pues solo esa partida aumentó un 124% sobre la inflación en la misma década.

En ello influyen las anualidades, las anteriores y las actuales.

Antes, la UCR le reconocía a sus empleados 5,5% adicional sobre el salario por cada año laborado.

En febrero del 2018, tras una negociación con el Sindicato de Trabajadores de la UCR (Sindeu), el cálculo de las anualidades pasó a ser un 3,75% sobre el salario base más cuatro incentivos: escalafón, fondo consolidado, reconocimiento por elección y pasos académicos.

Esas nuevas anualidades resultaron “insostenibles”, reconoció el rector Henning Jensen, ante los diputados, el 4 de noviembre.

La UCR confirmó que, para el 2020, no se incluyeron las medidas de ahorro ordenadas por la reforma fiscal en el tema de salarios. En este 2019, ninguna otra universidad las aplicó.

UNA, la que paga más por funcionario

La Universidad Nacional es la que más dinero gasta en salarios por empleado. Destina un promedio per cápita de ¢25,3 millones anuales.

Sin embargo, la UNA tuvo un crecimiento menor al de la UCR. Su rubro total de remuneraciones aumentó un 80% en la misma década, de ¢47.000 millones a ¢85.000 millones, mientras que la planilla creció un 9%.

En consecuencia, el monto por empleado subió en un 65%.

El Instituto Tecnológico registró el mayo crecimiento en salarios de estas cuatro 'U' públicas. El rubro aumentó de ¢20.400 millones a ¢48.800 millones, lo que significa un alza del 138% entre el 2007 y el 2018.

No obstante, a su vez, la planilla creció un 55%. El Tec pasó de tener 1.240 funcionarios a 1.930.

El gasto salarial por funcionario creció un 53% al pasar de ¢16,5 millones a ¢25,2 millones.

En el caso de la UNED, el crecimiento general en salarios fue de un 122% con un incremento del 60% en la planilla.

El costo por empleado aumentó un 39% al pasar de ¢11 millones a ¢15,3 millones por funcionario.

Crecimiento del gasto en 12 años

FUENTE: CGR.    || C. F. / LA NACIÓN.

Cantidad de estudiantes creció mucho menos

El aumento del costo de la planilla no ha avanzado en paralelo a un aumento en la cantidad de estudiantes. Mientras el gasto en salarios se duplicó en las cuatro universidades, la matrícula aumentó en un 27%.

En la UCR, las cifras son muy parecidas a las globales: el gasto en salarios subió un 98%y la matrícula, un 28%.

Al ser consultado sobre estas cifras, el rector Jensen argumentó que, si bien el rubro de remuneraciones aumentó, también disminuyó el porcentaje que representa dentro del total de gastos de la universidad.

Una peor proporción logró la UNED, que incrementó el gasto total de remuneraciones en un 138%, pero para ser una universidad a distancia apenas aumentó en 12% la cantidad de estudiantes: de 29.000 a 32.400.

El rector de esa institución, Rodrigo Arias, argumentó que el crecimiento en plazas corresponde a un aumento de los programas y proyectos de extensión, acción social e investigación.

Mencionó, por ejemplo, la creación del Instituto de Estudios de Género, el Instituto de Formación y Capacitación Municipal, así como el Centro de Idiomas, así como la creación del Colegio Nacional de Educación a Distancia y la producción de materiales educativos.

“Los procesos de acreditación (la UNED ha acreditado más de la mitad de sus carreras) exigen reforzar el personal docente. No todo el personal de la UNED está en función de la docencia, sino que debe verse integralmente en sus quehaceres sustantivos", señaló Arias.

En la UNA, por su lado, la matrícula aumentó un 50% mientras las plazas un 9% y el total de remuneraciones, un 80%.

El rector de la UNA, Alberto Salom, pidió tiempo para responder las consultas de La Nación que se le hicieron directamente a su teléfono celular, pero no hubo más comunicación con el rector desde el 31 de octubre.

En donde más creció la cantidad de estudiantes fue en el Tec, con un 54%, casi lo mismo que el crecimiento en la cantidad de trabajadores.

FUENTE: UNED, ITCR, UCR, ESQUEMA REMUNERATIVOS DEL SECTOR PÚBLICO (CGR) CON DATOS DE EMPLEADOS A SETIEMBRE DEL 2018, PROGRAMA DE DESARROLLO HUMANO UNA (UNA, 2007).    || w. s. / LA NACIÓN.

Nunca ha habido tanto dinero para becas

El dinero que destinan las universidades públicas a las becas para estudiantes se multiplicó por cinco en una década, al pasar de ¢9.660 millones a ¢45.630 millones entre el 2007 y el 2018.

Nunca antes las 'U' habían tenido tanto dinero para becar alumnos.

Incluso, el rubro pasó de representar un 3,5% del gasto total a un 7,5%.

Estas cifras corresponden a transferencias corrientes a terceras personas, es decir, dinero que reciben los estudiantes ya sea por horas laboradas, alimentación o ayudas económicas. No contempla el subsidio que se les da a los estudiantes como un descuento en la matrícula.

En la UCR, por ejemplo, el presupuesto para becas subió de ¢7.000 millones a casi ¢30.300 millones. En la UNA, subió de ¢2.053 millones a ¢11.142 millones.

En el Tec, en el 2007, solo se gastaban ¢562 millones en becas a alumnos. El año pasado, en cambio, ya la cifra era de ¢3.565 millones.

Hace unas semanas, los rectores se echaron un pulso con el Gobierno bajo el argumento de que una redistribución del FEES, entre gastos de capital y gasto corrientes, amenazaría las becas de los estudiantes.

Sin embargo, los datos analizados por La Nación confirman que estas instituciones continúan creciendo en el monto de becas, pese a las dificultades que señalan los rectores.

De hecho, las universidades también han aumentado su gasto en becas a funcionarios. El TEC multiplicó por nueve este gasto. Para becar a los empleados, las 'U' destinaron en el 2018 cerca de ¢834 millones, mientras que, en el 2007, solo ¢90 millones.

Entre las transferencias corrientes también aumentaron las ayudas a funcionarios, así como el monto en prestaciones.

La UCR es la institución que más recursos recibe del FEES (57,79%). El resto se reparte entre la UNA (23,40%), el TEC (11,3%) y la UNED (7,41%).

Para el próximo año, las universidades tendrán del FEES ¢513.000 millones para financiar la expectativa de gasto que está presentada ante la Contraloría por ¢680.800 millones.

Pese a que el gobierno les aumentó el FEES en ¢12.000 millones más para el 2020, el gasto en salarios aumentará en ¢15.000 millones.

Poca transparencia en datos de universidades

Desde el pasado 23 de octubre, La Nación solicitó a los centros de estudio, por medio de los encargados de prensa, los datos de matrícula y plazas, sin embargo, en medio de la investigación hubo dificultades para recoger la información.

Este medio recurrió a las oficinas de prensa de las universidades, ante la imposibilidad de obtener los datos a través de los sitios web, pues en su mayoría no constan allí.

La UNA, por ejemplo, no respondió la gestión de prensa, mientras que otras instituciones, como el TEC, entregaron a cuenta gotas los datos.

La misma situación ocurrió en la UNED: la gestión de prensa no fue contestada por la misma vía en que se consultó, sino que los datos fueron entregados ante la consulta directa de La Nación al rector Rodrigo Arias, que entregó los datos por partes.

La UCR entregó la información sobre las plazas ocupadas de los años 2007, 2018 y 2020. Sin embargo, difería de forma importante con la información de la Contraloría.

Por ejemplo, las plazas ocupadas para el 2018 eran, según la UCR, 6.568, mientras que la cifra de la CGR era de 9.780. El departamento de Recursos Humanos de la UCR explicó que la cifra del órgano contralor correspondía a las personas nombradas.

Este medio pidió de nuevo la información, bajo ese concepto, pero no hubo más respuesta de Recursos Humanos. El rector fue quien facilitó la cantidad de personas nombradas para el 2007.

Ante las dificultades, La Nación recurrió a otras fuentes oficiales, además de la Contraloría, donde se obtuvieron los datos de la ejecución del presupuesto.

La información de cantidad de empleados de ambos años fue entregada completa por el TEC y la UNED, mientras que el dato 2018 de la UCR y la UNA es del informe Esquema remunerativo del sector público de la CGR, con información de setiembre del 2018.

La cifra de empleados del 2007 de la UCR la facilitó directamente el rector de la universidad, mientras que para la UNA el dato de ese año consta en el sitio web en la información de recursos humanos.

Los datos de matrícula fueron facilitados por las universidades o directamente de los rectores, a excepción de la UNA, que no los entregó. Entonces se tomó la referencia de estudiantes matriculados para diciembre del 2018 que consta en el sitio web, mientras que la cifra del 2007 es de las estadísticas del Estado de la Nación.

Este medio también consultó desde el 14 de octubre si las universidades cumplirán con la reforma fiscal para el 2020. El Tec contestó que sí, la UCR que no, pero de la UNA y la UNED no hubo respuesta.