Sofía Chinchilla Cerdas. 9 marzo
Danilo Cubero, presidente del Movimiento Libertario, en agosto del 2015. Foto: Diana Méndez
Danilo Cubero, presidente del Movimiento Libertario, en agosto del 2015. Foto: Diana Méndez

El Movimiento Libertario se declaró imposibilitado para pagar los más de ¢400 millones que le debe al Estado por la estafa que cometieron tres de sus colaboradores hace 10 años.

Danilo Cubero, presidente de la agrupación, afirmó que el partido no tiene forma de saldar la deuda.

“Está pendiente, yo en este momento no veo forma de poder honrar ese pago”, dijo el exdiputado libertario.

Según dijo, no existen bienes disponibles, no hay dinero que se pueda embargar y las posibilidades de conseguir los fondos a través de préstamos o donaciones las consideran prácticamente nulas.

De acuerdo con Cubero, el partido está “prácticamente estacionado, por muchas razones”. La principal, dijo, es que en las elecciones presidenciales del 2018, la agrupación obtuvo una votación inferior al 4% del total nacional y no obtuvo ningún diputado, por lo que no tuvo derecho a cobrar deuda política.

En octubre del 2015, un tribunal penal de San José condenó a Ronaldo Alfaro, Carlos Solano y Ronald Segura (ya fallecido) por cobrarle al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ¢209 millones de 194 “capacitaciones que nunca existieron”.

El veredicto ordenó al Movimiento Libertario (ML) pagar el monto estafado de manera solidaria.

En total, el monto a pagar lo componen los ¢209 millones estafados, ¢33 millones por las costas del proceso judicial y la acción civil resarcitoria, así como ¢80 millones por daño social, ¢12 millones de costas personales y ¢67 millones por los intereses, que se han venido acumulando desde el 2015.

La suma sustraída, sin embargo, no ha regresado a las arcas del Estado. Los trámites de ejecución de sentencia se empezaron en 2018, luego de tres años de apelaciones y de un juicio de reenvío, pero aún no se han terminado.

No obstante, tampoco hay certeza de que el daño causado al erario público se reparará cuando llegue el final del proceso, pues la deuda será incobrable si el juez a cargo no encuentra dinero o bienes que embargar.

Así lo explicó Randall Aguirre, el abogado de la Procuraduría General de la República que lleva el caso.

“Lo mismo que ocurre cuando hay un deudor, o una letra de cambio o alguna otra deuda y se va a ese proceso, y no existen bienes, no existen cuentas bancarias, no hay forma de poder recobrar las sumas. Se estaría en un caso de una sentencia condenatoria sin posibilidad de recobrar los montos que fueron otorgados en sentencia”, afirmó Aguirre.

El procurador reconoció que esa es “una dificultad” que se prevé en el caso del Libertario.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) está en una situación similar a la del ML, pues debe ¢570 millones de la condena por estafa que se le impuso en el 2016, por liquidar ante el TSE ¢353 millones de 179 contratos por servicios especiales falsos.

La PGR anunció que solicitará la orden judicial requerida para que el PAC pague su condena, pero, como el partido sostiene que no tiene dinero para pagar, recurrirá a pedir donaciones y un préstamo.

Cubero descarta que el ML pueda hacer algo similar, pues su estructura está demasiado debilitada.

“El PAC es gobierno y nosotros no tenemos representación política a ningún nivel (...). Se les facilita mucho realizar actividades para recaudar fondos, o recurrir a sus miembros, que creo que muchos están en puestos de gobierno, tienen diputados que pueden hacer algún esfuerzo para que el partido honre la situación, la situación nuestra desde ese punto de vista es totalmente distinta”, afirmó Cubero.

Lenta ejecución de la sentencia

El Tribunal Penal ya expidió la autorización para que la PGR reclame el pago de lo adeudado, en un proceso que tomó casi dos años desde que el ente procurador lo inició, en abril del 2018.

De acuerdo con Aguirre, el atraso se debe en parte a que justo cuando se estaba tramitando la ejecutoria, entró a regir el nuevo Código Procesal Civil, por lo que los requisitos tuvieron que ajustarse y presentarse dos veces.

Ahora, el área de Derecho Público de la PGR deberá llevar la ejecutoria ante la jurisdicción Contenciosa Administrativa. Como la condena es solidaria, un juez deberá analizar si Ronaldo Alfaro, Carlos Solano y el Libertario tienen dinero, bienes o algún otro tipo de propiedad que se pueda embargar para cobrar la deuda.

Partido a la deriva

La dirigencia del ML no tiene claro qué pasará en adelante con el partido.

De acuerdo con Cubero, aún hay algunos acreedores a los que se les debe dinero, aunque no precisa a cuáles, pues ese detalle lo llevaba el extesorero Carlos Herrera, quien renunció al Comité Ejecutivo del partido, como lo hizo también la mayoría de los miembros de dicho órgano.

En febrero del 2018, el partido hizo averiguaciones sobe la posibilidad de desinscribirse, pero ahora Cubero afirma que esa no es una posibilidad, y admitió que todo parece indicar que el partido llegará a quedar inactivo, por falta de renovación de sus estructuras.

“No sé si habrá voluntad o no habrá voluntad de los miembros de la estructura territorial de volver a hacer el proceso de asambleas cantonales y provinciales, para que así pueda permanecer el partido inscrito con su personería vigente”, reconoció el presidente libertario.

De momento, Cubero dice que sus prioridades son otras.

“Estoy más enfocado en mi vida personal y empresarial que en la parte política al día de hoy; estoy con una actividad profesional y económica privada y no estoy en ningún tipo de actividad política de renovación de estructuras”, declaró Cubero.