Política

Proyecto de ley permitiría usar escuchas telefónicas como prueba para despedir a funcionarios corruptos

Iniciativa permitiría trasladar a las instituciones públicas las intervenciones obtenidas con autorización de un juez, en casos de corrupción

Un proyecto de ley permitiría a las instituciones públicas acceder a las intervenciones telefónicas recabadas por la Fiscalía, en casos de corrupción y con autorización de un juez, para utilizarlas como prueba en los procesos sancionatorios contra funcionarios que falten al deber de probidad.

Así lo propone un plan que presentó el gobierno de Carlos Alvarado, con apoyo de la Corte Suprema de Justicia, como parte de una agenda de iniciativas para combatir la corrupción, el lavado de dinero y el crimen organizado.

En la actualidad, la legislación no permite a las instituciones públicas acceder a estas pruebas en casos de corrupción, de manera que no pueden ser utilizadas como argumento para despedir al trabajador o aplicar otras sanciones.

De acuerdo con la exposición de motivos del proyecto de ley, esta prohibición “genera impunidad manifiesta disciplinaria”.

La reforma, en cambio, plantea permitir el acceso y el uso de esas comunicaciones intervenidas para que, en procesos disciplinarios internos “se procesen a los funcionarios públicos que actúen contrario a los deberes de la función pública”.

No obstante, los órganos decisores sobre procedimientos disciplinarios tendrán acceso a dichas pruebas judiciales únicamente hasta que finalice la etapa intermedia del proceso judicial, es decir, cuando la causa se eleva a juicio, se desestima o se dicta sobreseimiento en favor de los imputados, entre otros actos conclusivos.

Esa restricción se aplicaría, según el proyecto de ley, para “resguardar la fase privada del proceso penal y evitar que la fuga de información perjudique la investigación o la práctica de diligencias judiciales gestionadas por el ente acusador”.

Al presentar el proyecto de ley, el Gobierno alegó que el Estado requiere de los instrumentos jurídicos necesarios para fortalecer la capacidad de respuesta ante casos de corrupción. Asimismo, argumentó que con esta iniciativa se haría un uso eficiente de los recursos públicos, al permitir acceder como prueba las intervenciones realizadas por el Poder Judicial.

Como parte de la jurisprudencia aportada por el Poder Ejecutivo, la cual evidenciaría la viabilidad jurídica de la iniciativa de ley, se encuentra el voto N.° 182220-2020 de la Sala Constitucional.

En ese fallo, los magistrados rechazaron un recurso de amparo de un funcionario que reclamó una lesión al derecho de su intimidad, debido a que la Fiscalía General de la República remitió al órgano administrativo sancionatorio de su institución, un correo electrónico que se obtuvo producto de una investigación judicial.

“(...) considera esta Cámara que el conocimiento y acceso al documento que se impugna no fue producto de una invasión ilegítima al círculo de intimidad del interesado, pues fue obtenido como hallazgo de una diligencia judicial ordenada por un órgano jurisdiccional”, se consignó en una parte de la resolución.

La iniciativa se presentó el jueves 9 de diciembre en Casa Presidencial, como parte de una agenda de seis proyectos para el combate de la corrupción, el crimen organizado y la legitimación de capitales.

Entre ellos se encuentra la propuesta para regular a las operadoras de monedas virtuales como el bitcóin, para evitar el lavado de capitales y el financiamiento de estructuras criminales a partir de esos activos digitales.

También una reforma al sistema de financiamiento de partidos políticos que introduce el retiro anticipado del 50% de los fondos de deuda política para financiar las campañas electorales municipales.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.