Esteban Oviedo. 23 abril
Presidente Carlos Alvarado Quesada.
Presidente Carlos Alvarado Quesada.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, les expuso a los directivos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que el Gobierno carece de recursos para cubrir el impacto financiero que la desaceleración económica, provocada por la crisis del covid-19, está causando en las finanzas de esa institución, tanto en el seguro de salud como en el sistema de pensiones.

Así lo afirmó el mandatario en una conversación con la ministra de Planificación, Pilar Garrido, durante la transmisión de una conferencia sobre otro tema, por parte de Casa Presidencial.

Según publicó el medio digital El Observador, Alvarado y Garrido conversaron sobre el asunto sin percatarse de que el micrófono estaba abierto.

En el audio, primero se escucha que mencionan “los fondos de pensiones”. Luego, el presidente dijo: “Eso fue lo que le dije yo a la gente de la CCSS, no hay plata”.

“Yo lo que les dije es (...), esta es una oportunidad para hacer cosas con la Caja; bueno, les vamos a pasar una plata, pero (...). El mensaje de ellos es ‘hoy la Caja convalida un acuerdo de ayer que es tener un grupo de trabajo para buscar las soluciones’; eso no es un pleito, al contrario, estamos generando un equipo de trabajo”, afirma Alvarado.

Casa Presidencial confirmó a La Nación la autenticidad del audio.

Los ingresos de la CCSS, tanto del seguro de salud como del sistema de pensiones, dependen de las cotizaciones de patronos, trabajadores y Estado, pero la crisis económica generada por el nuevo coronavirus les redujo los ingresos a todas las partes.

Semanas atrás, la Caja estimó que, en el seguro de salud, la emergencia podría reducir los ingresos en ¢303.000 millones en cinco meses y, en pensiones, obligará a tomar ¢417.000 millones de la reserva para pagar el faltante.

La CCSS tiene un presupuesto de ¢5,3 billones (millones de millones) para este año, según datos de la Contraloría General de la República.

El pasado miércoles, la Junta Directiva de la CCSS les expuso las proyecciones del impacto financiero de la pandemia al mandatario; al ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves; a la ministra de Planificación, Pilar Garrido; y al presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Luego, este jueves, en conferencia de prensa, el presidente mencionó: “Si estamos hablando de deudas o de montos de ¢1,5 billones, ciertamente esos motos en este momento no son del alcance del Gobierno de la República ni del Estado propiamente”.

Mientras tanto, Román Macaya, presidente de la Caja, afirmó que las obligaciones y compromisos del Estado por el seguro de salud y las pensiones suman ¢1,95 billones.

¢1,95 billones equivalen a casi al 70% del dinero requerido para pagar los salarios del Gobierno Central en el 2020.

‘No significa un rechazo’

El gobierno sufre un fuerte déficit fiscal (exceso de gastos sobre ingresos) y un alto endeudamiento.

La calificadora de riesgo Moody’s estimó que, con la crisis del nuevo coronavirus, la deuda pública subirá de un 58,5% del PIB en el 2019 a un 66% en el 2020.

El déficit fiscal de este año subirá a un 8,1% del PIB en vez del 5,3% proyectado antes de la crisis. Es decir, el faltante de recursos del Gobierno para cubrir sus gastos, en el 2020, superaría los ¢3 billones, dinero que debe ser cubierto con más deuda.

Sin embargo, el presidente advirtió de que su posición no se trata de un rechazo total a la solicitud de dinero hecha por la Caja, sino que el problema es la dimensión de lo planteado.

“Jamás el Gobierno dejará a la Caja sin los respaldos necesarios”, insistió el presidente, al tiempo que mencionó que se creó una comisión de trabajo para evaluar soluciones, incluso algunas esbozadas por él mismo.

“Eso no significa que sea un rechazo, lo que se dice es que esas dimensiones no, pero la voluntad para construir los consensos, acuerdos y mecanismos para resolver eso, como hemos resuelto tantas otras cosas, está incólume”, continuó Alvarado.

En declaraciones a La Nación, el ministro de Hacienda afirmó que los fondos solicitados por la CCSS “están fuera de las posibilidades reales del país y del marco de responsabilidad macroeconómica”.

"El país no debe dedicar montos desproporcionados a una sola institución, sino que hay que ser justos y balanceados con todas las familias, las empresas y las instituciones".

"Reconozco el valor de la CCSS y también reconozco que es momento de construir propuestas que garanticen la solvencia de nuestro país sin dejar ningún sector atrás", agregó Rodrigo Chaves.

La Caja informó de que también pedira una reunión a los jefes de fracción del Congreso y a los directores de medios de comunicación.

El hueco financiero por la crisis

Segun publicó La Nación el 6 de abril, un informe de la Gerencia de Pensiones de la CCSS reveló que la crisis económica por el coronavirus dejaría un déficit de ¢417.000 millones en los ingresos del régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) en el 2020.

La situación obligaría a tomar dinero de la reserva para cumplir con el pago de las pensiones a 290.000 jubilados, lo cual atenta contra la liquidez del sistema.

Tomar ese dinero de la reserva reduciría este fondo en un 19%, con el grave inconveniente de que su agotamiento se había proyectado para el año 2037.

La Gerencia Financiera de la Caja estima que el Seguro de Enfermedad y Maternidad también sufrirá una reducción de ingresos entre ¢190.000 millones y ¢303.000 millones, entre marzo y agosto de este año, por la crisis del coronavirus.