Sofía Chinchilla C., Josué Bravo. 23 noviembre, 2018
El presidente Carlos Alvarado ofreció declaraciones alrededor de las 11 p. m. Foto Sofía Chinchilla
El presidente Carlos Alvarado ofreció declaraciones alrededor de las 11 p. m. Foto Sofía Chinchilla

El presidente Carlos Alvarado afirmó, tras conocer el fallo de la Sala IV que le da luz verde a la reforma fiscal, que se abre una etapa de esperanza y de estabilidad para el país.

“Hacemos un llamado respetuoso a diputados para que esto sea votado de manera pronta, quiero agradecerle no solo al equipo que ha llevado adelante este proceso, un presidente no podría tener un mejor equipo, quiero agradecer a tantos costarricenses de distintos partidos y sectores que han apoyado”, dijo el mandatario.

“Y a los que no han apoyado, yo permanezco con las manos abiertas. Tenemos que abrir una etapa de reconciliación, porque ahora lo más importante es que tenemos la posibilidad de un segundo debate para abrir una etapa de esperanza, de estabilidad económica y social, de crecimiento, venturosa para Costa Rica si seguimos trabajando con ahínco con esmero. Siento una gran esperanza por el futuro de Costa Rica".

“Me siento emocionado, pero también porque, dependiendo del trabajo, podemos salir adelante. Hoy el futuro está en nuestras manos”, añadió el mandatario.

Por su parte, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, afirmó que las calificadoras de riesgo, que en días recientes lanzaron advertencias sobre la situación económica de país, “hoy pueden sentir que estamos mucho más cerca de este momento (de aprobación de la reforma fiscal)", para equilibrar las finanzas públicas.

“Quisiera agradecer a los cientos de inversionistas que han mantenido la confianza en Costa Rica, nacionales y del extranjero. Quisiera mencionar que, terminada esta etapa, nos adentramos efectivamente en un importante proceso de reactivación económica que tiene como precedente importante la consolidación fiscal”, declaró Aguilar.

“Esperamos concluir el año 2018 con un esfuerzo que lleva muchísimos años, ponernos frente al camino de la consolidación”, añadió.

En criterio de la ministra, la aprobación “lo que genera es la confianza para los inversionistas, para las empresas que han esperado la toma de decisiones”.

“Más allá de los recursos que pueda generar de inmediato el proyecto, lo que tenemos es una buena dosis de confianza. La confianza es uno de los ingredientes más positivos”.

La ministra dijo que, en vista de que la Sala IV no encontró problemas con las amnistías tributarias, espera que este sea el primer mecanismo que genere recursos: cerca de medio punto del producto interno bruto (PIB), es decir, unos ¢165.000 millones para el erario, “una buena suma”, según sus palabras.

Sin embargo, añadió que el avance del proyecto es una excelente noticia para los intermediarios que participaron en contratos de colocación de bonos del Gobierno.

Aguilar expuso que, si bien los efectos de la reforma no son inmediatos, hay otra herramienta que permitirá estabilizar la situación económica del Gobierno en el corto plazo.

“Tenemos una situación ajustada, pero las medidas las hemos ido tomando, el presupuesto del 2019 no estaba contemplando la reforma.. Lo que nos va a permitir un respiro adicional es la autorización que hemos solicitado (al Congreso) para deuda internacional por la sencilla razón de que las necesidades de financiamiento previstas, aún con la reforma, para el 2019 y 2020, son importantes".

La jerarca detalló que le piden a los diputados autorización para buscar hasta $1.500 millones para los años 2019 y 2020.

“Si las financiamos internamente, generaremos alta presión en tasas de interés, hará más difícil que tasas puedan reducirse. Esto (la colocación externa) es una excelente noticia para los costarricenses”, concluyó.