Política

22 personas donaron ¢86 millones a candidatos en noviembre

Esos grandes contribuyentes depositaron montos que van desde ¢1 millón hasta ¢16 millones

Un total de 22 empresarios, políticos y ciudadanos aportaron el 77% del dinero donado a las campañas de seis candidatos presidenciales durante noviembre pasado, en el segundo mes de la contienda electoral.

Esos grandes contribuyentes depositaron montos que van desde ¢1 millón hasta ¢16 millones, según los reportes financieros que los partidos políticos presentaron al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Los 22 principales financistas aportaron en conjunto ¢86 millones a las tiendas políticas, mientras que las donaciones de otros 217 contribuyentes minoritarios sumaron ¢25 millones, es decir, apenas el 23% del monto total.

El mayor aporte lo hizo Mario Arturo Esquivel Volio a la campaña de José María Figueres, candidato del Partido Liberación Nacional (PLN). El empresario donó ¢15,9 millones, mientras que su hermano, Alberto José Esquivel Volio, acreditó otros ¢15 millones.

Precisamente fue la campaña de Figueres la que más donaciones ciudadanas recaudó en noviembre de 2021, con ¢52,3 millones, seguido por las tiendas de Rodrigo Chaves, del Partido Progreso Social Democrático (PPSD), con ¢20,3 millones.

En ese caso, el mismo candidato presidencial realizó un aporte de ¢4 millones. Un mes antes, el exministro de Hacienda había inyectado otros ¢9,9 millones a su misma campaña.

Para esta ocasión, en el mes de noviembre, el empresario y economista Bernal Jiménez Chavarría también contribuyó con ¢6 millones a las tiendas de Rodrigo Chaves.

Un mismo empresario financia al PUSC y al PLP

Por otra parte, la campaña de Lineth Saborío, candidata del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), recaudó ¢14,2 millones en ese mismo mes, según el estado financiero que la agrupación envió al TSE.

De acuerdo con el reporte oficial, las tiendas socialcristianas percibieron, en noviembre, un aporte de ¢3 millones por parte del empresario Javier Quirós Ramos de Anaya, quien solo un mes antes había aportado ¢32,8 millones a la campaña de Eliécer Feinzaig, del Partido Liberal Progresista (PLP).

Entretanto, en el estado financiero de la agrupación liberal no aparecen nuevas contribuciones de ese mismo empresario. No obstante, detalla que Quirós Ramos de Anaya sí financió al PLP, también en noviembre, mediante la compra de bonos de deuda política tipo A, por un monto cercano a los ¢128 millones.

En ese mismo periodo, la campaña liberal progresista recaudó ¢13,6 millones en donaciones por parte de 27 contribuyentes.

¿Qué son? Los bonos de deuda política o certificados de cesión son un mecanismo de financiamiento anticipado de los partidos políticos, mediante el cual las agrupaciones ceden parcial o totalmente los montos que eventualmente recibirá del Estado, producto de los resultados electorales.

Si un partido político no obtiene el fruto esperado en los comicios, por ejemplo, los compradores de bonos corren el riesgo de que sus certificados carezcan de valor económico, debido a que la agrupación política no recibirá el monto esperado de aporte estatal.

Recientemente, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) advirtió que, a la fecha, los partidos políticos han emitido certificados de cesión por ¢46.680 millones, mientras que el aporte estatal es solo de ¢19.780 millones. Es decir, si todos los bonos se colocan en el mercado, habrá documentos que simplemente no tendrán valor.

Menos contribuciones

Las campañas con menos donaciones percibidas durante el mes de noviembre fueron las del Partido Acción Ciudadana (PAC), del candidato Welmer Ramos, así como el Partido Nueva República (PNR), de Fabricio Alvarado.

El partido oficialista, que ha reportado dificultad para acceder a financiamiento bancario, ingresó ¢9,5 millones en donaciones durante noviembre. Los máximos contribuyentes del PAC en este periodo son algunos de sus propios postulantes a cargos de elección popular.

Entre ellos se encuentran el candidato a vicepresidente, Sebastián Urbina, y los aspirantes al Congreso Luis Fernando León y Elieth Solís, por la provincia de Cartago, así como Ana Rita Argüello, por la provincia de Alajuela.

En ese mismo periodo, las filas fabricistas reportaron donaciones de apenas ¢1,3 millones. Fabricio Alvarado fue quien aportó de su bolsillo un 40% del dinero reportado en ese periodo al TSE.

Por otra parte, el reporte financiero del Frente Amplio, encabezado por el candidato José María Villalta, aún no se encuentra disponible en el sitio oficial del TSE. Entretanto, el candidato Rolando Araya, del Partido Costa Rica Justa (PCRJ), no reporta donaciones a noviembre de 2021.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.