Política

Estas 28 personas donaron ¢100 millones a candidatos en primer mes de campaña

Un total de 28 personas concentran el 80% de las donaciones realizadas durante el primer mes de campaña electoral a los ocho partidos políticos con mayor intención de voto en las encuestas, de cara a las elecciones nacionales de febrero de 2022.

Estos contribuyentes registran poco más de ¢100 millones en los reportes de contribuciones de octubre entregados por los partidos al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), según lo ordena el Código Electoral. En contraparte, otros 202 donantes aportaron ¢25 millones, lo cual apenas representa 20% del monto total reportado.

El mayor donante, hasta el momento, es el empresario Francisco Javier Quirós Ramos de Anaya, quien contribuyó con ¢32,8 millones a la campaña del candidato Eliécer Feinzaig, del Partido Liberal Progresista (PLP).

En la lista, también aparecen dos candidatos presidenciales: Rodrigo Chaves, que aportó ¢9,9 millones a su campaña en el Partido Progreso Social Democrático (PPSD); Fabricio Alvarado, quien depositó ¢2,4 millones al Partido Nueva República (PNR) y José María Villalta, quien donó ¢2,2 millones a las tiendas del Frente Amplio (FA).

Durante el mes de octubre, en el comienzo de la campaña electoral, los partidos Liberal Progresista (PLP), Unidad Social Cristiana (PUSC) y Liberación Nacional (PLN) concentraron el 70% de las donaciones a las agrupaciones políticas.

La campaña de Eliécer Feinzaig, del Liberal Progresista, recaudó ¢44 millones; las tiendas de Lineth Saborío en el PUSC, ¢26 millones; mientras que José María Figueres, del PLN, sumó ¢18 millones.

Los partidos que menos donaciones percibieron fueron el Frente Amplio (FA) de José María Villalta, con ¢4,4 millones, y el Partido Acción Ciudadana (PAC) de Welmer Ramos, con ¢8,1 millones.

Entretanto, el Partido Progreso Social Democrático, de Rodrigo Chaves, reportó donaciones por ¢13,8 millones, mientras que Nueva República, de Fabricio Alvarado, acreditó aportes por ¢12,3 millones.

El Partido Costa Rica Justa (PCRJ), de Rolando Araya, no reportó ninguna donación en octubre ante el TSE. Ese partido sí reportó un préstamo de ¢30 millones de parte del empresario Orlando Guerrero, su candidato a vicepresidente.

La directora de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Shirley Calvo, aclaró que la donación en especie de ¢6 millones la realizó en junio pasado a la precampaña de su esposo, el diputado Roberto Thompson y no a las tiendas de Figueres. No obstante, afirmó que la contribución hasta ahora se reporta ante el Tribunal.

Gerardo Álvarez, quien aparece en los registros del PUSC con una donación por ¢4 millones también aclaró que la contribución obedece a un aporte anterior, entregado durante su campaña como alcalde por el cantón de Curridabat. Álvarez dijo que él ahora apoya al exsocialcristiano Rodolfo Piza, del Partido Nuestro Pueblo (PNP).

Aspirantes a curules también aportaron

Entre los principales donantes de las campañas políticas también aparecen candidatos a diputado de diferentes agrupaciones políticas, con aportes superiores al ¢1 millón.

En el Partido Acción Ciudadana están, por ejemplo, Rogis Bermúdez, expresidente ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP), con una donación de ¢2,4 millones. En esa misma agrupación aparecen las candidatas Betania Seas, Ana Karen Cortés y Hellen Zambrana, con ¢1 millón cada una.

En Nueva República aparecen Juan Diego López, con ¢2,8 millones en aportes, y David Segura, con donaciones por ¢2 millones.

En las tiendas socialcristianas, figura Franco Arturo Pacheco, su candidato a vicepresidente, con una donación en especie por ¢2,8 millones.

Donaciones en caída

En su más reciente informe, el Programa del Estado de la Nación reportó con preocupación la falta de actualización de las reglas de financiamiento de partidos políticos.

Dicho ente de investigación señaló que las donaciones ciudadanas vienen a menos, mientras que los niveles de endeudamiento de los partidos ha subido peligrosamente. Asimismo, recriminó que los bonos de deuda política están quedando en manos de muy pocos financistas.

“El análisis detallado de las donaciones privadas revela que las contribuciones a los partidos políticos han disminuido en el tiempo, la mayoría son micro o pequeñas sumas de dinero y por lo general se otorgan una única vez”, señala el informe.

Ese panorama, advirtió el informe, deja a los partidos políticos a expensas de grupos económicos poderosos o inclusive de capitales de orígenes ilícitos, como el narcotráfico.

“Las formaciones políticas están cada vez más a expensas de pocos pero grandes capitales financieros, estrujando su accionar y comprometiendo una eventual gestión gubernamental”, cita el estudio.

Uno de los mayores riesgos, reconoció el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), se encuentra en la posibilidad de que los partidos reciban dineros en efectivo. Ese método de pago hace más difícil determinar el origen de los fondos.

El órgano electoral impulsó reformas para cerrar ese y otros portillos. No obstante, los planes han carecido de apoyo suficiente en la Asamblea Legislativa.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.