Patricia Recio. 25 enero
La vía desde Liberia hasta Barranca sería una de las rutas que el Gobierno aprovecharía para generar recursos bajo el modelo de reciclaje de activos. Fotografía José Cordero
La vía desde Liberia hasta Barranca sería una de las rutas que el Gobierno aprovecharía para generar recursos bajo el modelo de reciclaje de activos. Fotografía José Cordero

Ante un escenario de estrechez económica y pocas posibilidades de financiamiento, que ya han advertido las autoridades para los próximos años, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) se alista para dejar un portafolio de proyectos que puedan ser gestionados mediante concesiones o iniciativas privadas.

Así lo adelantó en una entrevista el jerarca del MOPT, Rodolfo Méndez Mata, quien dijo que la idea es dejar una cartera de proyectos caminando, para lo cual se apoyarán en el Banco Interamericano de Desarrollo.

De acuerdo con el ministro, la intención es que durante este año se puedan presentar al menos cinco proyectos con programas de diseño y estudios avanzados, para que sean desarrollados a futuro.

Méndez Mata sostuvo que ese sería parte del legado que pretende dejar su Administración, además de las obras que ya cuentan con financiamiento y que quedarán en ejecución o concluidas.

“La próxima administración va a tener la dificultad de que no va a poder contar, por lo menos al inicio, con recursos multilaterales para construcción, y otra cosa que debemos introducir a la aceptación pública es que vamos a tener que recurrir al reciclaje de obras.

“Por ejemplo la carretera Interamericana Norte, donde se está haciendo una inversión en su totalidad hasta Liberia de $600 millones, eso (la inversión) ya se hizo, entonces el reciclaje consiste en recuperar una parte de ese recurso a través del uso del peaje.

”Pero para que lo invirtamos en la misma región y de esa manera exista un interés y un beneficio colateral de no solamente atender la conservación y garantizar 20 años de buen funcionamiento de la carretera y quitar esa carga al presupuesto nacional, sino que eso permita realizar otras obras, lo mismo en zona sur, si lo hacemos en la costanera; o en la ruta 32,para Limón”, detalló.

Otra de las rutas que sería considerada bajo ese modelo es la carretera a San Carlos, para la cual ya se cuenta con financiamiento.

El ministro agregó que un punto primordial, para encaminarse en esa vía, tendrá que ver con los procesos de planificación y pre ingeniería bien elaborados, para así lograr brindar seguridad a los posibles interesados en invertir en obras.

“Uno va a pedirle al privado que asuma riesgos financieros, y para poder interesar a un privado a que asuma riesgos, uno tiene que tener estudios muy bien elaborados que le justifiquen al empresario el asumir el riesgo; porque como privado busca tener una utilidad y quiere medir la utilidad y entre más alto sea el riesgo, más se protege, entonces más cara resulta la solución al Estado, entonces es fundamental tener estudios muy bien elaborados y eso toma tiempo”.

A modo de ejemplo, el jerarca dijo que antes de llegar al ofrecimiento de una obra, deben resolverse aspectos como por ejemplo los derechos de vía.

Por su parte, el secretario técnico del Consejo Nacional de Concesiones (CNC), José Manuel Sáenz, agregó que la idea es contratar una firma con experiencia internacional y especialmente en Latinoamérica.

Esa consultoría, cuyo monto aún no se ha sido estimado, sería financiada mediante un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo.

Sáenz explicó que la empresa a la que se le encargue esa tarea deberá identificar al menos 20 proyectos con potencial para ser desarrollados mediante asociación público - privada, para que posteriormente el Consejo escoja cinco que sean sometidos a las fases de prefactibilidad y factibilidad, o eventualmente someterlos a que sean valorados por empresas para iniciativas privadas.

Apoyo de CINDE

El secretario de Concesiones, adelantó que una vez que cuenten con dicho portafolio, se apoyarían en la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde), que fungiría como promotor para ofrecer los proyectos y atraer inversión extranjera privada, pero esta vez dirigida a la obra pública.

Según manifestó, actualmente se encuentran afinando los detalles sobre ese convenio, pues algunos de los enfoques de empresa privada que maneja dicha entidad deben armonizarse con las limitaciones y condiciones que tiene el sector público.

“Lo vemos como una buena oportunidad de promocionar, pero para eso primero hay que tener un portafolio de proyectos”, añadió.

En tanto, el ministro Méndez añadió que no es solo promover una idea, sino un programa con estudios realizables, y aprovechar los instrumentos de inversión ya probados que posee Cinde, al tiempo en que coincidió en que esa integración llegaría en una segunda fase.

“Ciertamente Cinde es un instrumento para la atracción de inversiones fenomenal, ya probado, llegará el momento en que deban integrarse, pero primero debemos dar muestras de que no solo lo tenemos en la cabeza, sino que lo estamos proponiendo hacer efectivo”, sostuvo.

La intención de sumarse como brazo ejecutor del CNC fue anunciada por el director de la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde), Jorge Sequeira, durante uno de los foros organizados por La Nación Movamos Costa Rica, a finales del año pasado, cuando informó que el esquema para avanzar en ese modelo de trabajo ya había sido presentado ante el Consejo de Concesiones.

Sequeira explicó en esa ocasión que la idea es poner a disposición del Gobierno ese activo mediante un convenio similar al que se tiene con el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), pero esta vez dirigido a atraer inversión para infraestructura.