Patricia Recio. 4 febrero
La principal función del ICE será evitar que se deterioren los tramos donde se completaron algunas obras. Foto Alonso Tenorio
La principal función del ICE será evitar que se deterioren los tramos donde se completaron algunas obras. Foto Alonso Tenorio

Con la idea de que no se deterioren las obras en la paralizada carretera a San Carlos, el Conavi contrataría al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para que le dé mantenimiento.

Este proyecto de 29,7 km entre Sifón de San Ramón y La Abundancia de San Carlos quedó varado desde noviembre cuando se firmó un finiquito con la empresa Sánchez Carvajal, por su lento progreso. Los trabajos no se reanudarán hasta que se contrate a otra u otras constructoras para que continúen con el llamado tramo central.

Mario Rodríguez, director del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) detalló que actualmente se encuentran en cotizaciones y a la espera de que el ICE presente una oferta y el listado de labores por hacer.

“Tenemos una actividad que no es simplemente mantenimiento, sino lo que llamamos conservación, en esa vía tenemos inversión hecha y esa inversión la tenemos que cuidar”, dijo Rodríguez.

Tras 13 años de tropiezos, la vía tiene un 60% de avance que consumió unos $184 millones, correspondiente al 98% del presupuesto asignado inicialmente.

Según explicó Rodríguez el trabajo que realizaría el ICE se divide en tres áreas: Lo primero es determinar aquellas actividades constructivas que si no se realizan corren riesgo de perderse, la segunda consiste en reparar aquellas obras que sí se realizaron pero por alguna razón requieren arreglos y la tercera labor implica el mantenimiento normal de una carretera, por ejemplo limpieza de unetas y drenajes.

La negociación con el Instituto ya está avanzada y se dispone de una partida presupuestaria de $5 millones que cubrirían dicha contratación.

Esos fondos corresponden al monto que quedó sin ejecutar al finiquitar el contrato con Sánchez Carvajal.

“Lo más probable es que el mayor presupuesto será hacer obras que no se hicieron, pero que si no hacemos podrían poner en riesgo la obra (..) por ejemplo las secciones donde tenemos subbases, si no la cubrimos podríamos perder esa subbase, son obras que además de ser nuevas son necesarias para proteger la inversión anterior”, explicó.

Detalle del proyecto.
Detalle del proyecto.
Aliado estratégico.

El director del Conavi aseguró que se optó por el ICE porque ya cuenta con el equipo y las condiciones para hacer trabajos de este tipo.

Además, según él, les da la ventaja porque se trataría de una negociación de “libros abiertos”.

“Parte de la negociación más importante que estamos haciendo es porque podemos saber que le pagamos exactamente el costo de obras que podrían ser difíciles de controlar y presupuestar, pues requerirían de una inspección muy alta y muy cercana”, explicó.

“Es preferible hacerlo con una relación de una entidad que también es estatal y que no tiene necesidad de tener utilidad sino que puede trabajar sus costos y nosotros podemos encontrar una alianza estratégica que beneficie las dos partes”, añadió.

Otra de las ventajas que tiene la institución, a criterio del Conavi, es que el ICE ha seguido de cerca este proyecto, pues desde el 2015 han estado a cargo de la supervisión de la construcción de la vía. La actividad fue posible por un fallo del Tribunal Contencioso Administrativo, pues la construcción de vías no está incluido en la ley del Instituto.

Consultado sobre si este tipo de contratación podría dar paso a futuro a que se considere a esa entidad para otras obras, el jerarca del Conavi aseguró que más bien se aprovechará la experiencia que tienen en el manejo y administración de proyectos.

El plan del MOPT, ahora es entregar el plan de la vía en un 30% al 2022, para lo cual iniciaron estudios geológicos y técnicos a fin de buscar una solución a los problemas de deslizamientos y fallas geológicas, antes de sacar a licitación la construcción pendiente.

Además, la intención es finalizar los 7,9 kilómetros entre Sifón y Naranjo (punta sur) que saldría a licitación en setiembre y una serie de obras adicionales que requiere la vía. La punta norte que va de La Abundancia a Florencia ya está en operación.

‘Los muertos se lloran no se les da respiración artificial’

Esa fue la recomendación que le dio al MOPT un geólogo brasileño que la entidad trajo para que analizara la falla que impidió la conclusión del puente sobre el río Laguna y que se convirtió en uno de los mayores problemas de la obra.

Así lo detalló el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, durante su comparecencia ante los diputados de la comisión especial de Alajuela, este lunes.

“Él inclusive tuvo una instrucción: ‘los muertos se lloran, no se les trata de dar respiración artificial’, diciéndonos ‘mi opinión en el fondo es que tienen que buscar una alternativa en un nuevo lineamiento”, dijo Méndez Mata durante su exposición sobre el estado y futuro de la obra.

El jerarca dijo que la recomendación del brasileño es terminar de hacer estudios para ver la viabilidad del puente pero analizar otras alternativas, que implicarían cambiar el trazado de la ruta.

La empresa no logró construir el puente debido a una enorme falla geológica que se encontró en el lugar. Foto Alonso Tenorio
La empresa no logró construir el puente debido a una enorme falla geológica que se encontró en el lugar. Foto Alonso Tenorio

“Estamos procediendo de esa manera, no sin dejar de analizar otras alternativas vamos a estudiarlos paralelamente porque el tiempo hay que aprovecharlo”, dijo Méndez.

El director del Conavi añadió que una de las valoraciones que les recomendaron tomar en cuenta es valorar que no solo será necesario estabilizar el sitio donde se construirá el puente, sino que a unos dos kilómetros hay un deslizamiento muy grande que también requerirá de una obra importante y que no se sabe cuánto podría costar.

“No quiere decir que ya él dijo que está en una línea mala, él dijo estúdiela pero haga estudios de otra naturaleza y compárelos”, agregó Rodríguez.