Patricia Recio. 27 junio, 2019

El exministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini Villalobos, solicitó este jueves un permiso sin goce de salario en el Instituto Costarricense de Electricidad, luego de que la Contraloría resolviera inhabilitarlo por dos años, tras hallarlo responsable administrativamente por las acciones que mediaron en la llamada “pifia” de la ruta 257.

El permiso estará vigente desde este viernes y hasta que se resuelva este proceso en instancias judiciales.

Precisamente, Segnini dijo ayer a La Nación, que tras conocer el fallo de la Contraloría, había presentado una solicitud de medida cautelar a fin de suspender la sanción.

De acuerdo con lo informado por el ICE hoy, Segnini notificó a la presidencia del Consejo Directivo sobre lo resuelto por el ente contralor, así como el proceso judicial iniciado.

“Esta comunicación ha sido remitida a la Secretaría del Consejo Directivo para que este órgano colegiado –de acuerdo con lo establecido en el artículo 9 del Reglamento Corporativo de Organización– determine en su próxima sesión las acciones a seguir, mientras las instancias judiciales correspondientes resuelven el proceso gestionado por el señor Segnini”, informó la entidad en un breve comunicado.

Además, confirman que Segnini estará fuera de la entidad, sin goce de salario, por el periodo que corresponda.

El caso

La Contraloría, en su resolución, determinó que Segnini y otros seis miembros del Consejo de Administración del Conavi incurrieron en omisiones y actuaron negligentemente, pues conocían de antemano el problema de conexión que tendría la vía que estaba siendo contratada para enlazar la ruta 32 con el nuevo megapuerto en Moín.

Entre el punto de conexión de esa vía (la 257) y la entrada a la terminal hubo un desfase de 80 metros, error de coordenadas que requirió de $5,6 millones para ser corregido.

En el caso de Segnini, a pesar de que se le sancionó por su actuar como miembro del Consejo del Conavi, se le fustigó al considerar que “mostró una actuación negligente a nivel de la responsabilidad que ostentaba”, al tiempo que calificaron su actuar como “omiso y desinteresado”.

También recibieron el mismo castigo la entonces viceministra de Infraestructura y Concesiones, Giselle Alfaro Bogantes, el exdirector del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), Mauricio Salom y a otros cuatro exfuncionarios representantes de los gobiernos locales, empresarios y la sociedad civil, así como una empleada del ministerio.

Segnini fue ministro de Obras Públicas y Transportes en la administración de Luis Guillermo Solís. Estuvo al frente del ministerio entre mayo del 2014 y enero del 2016.