Juan Diego Córdoba González, Patricia Recio. Hace 6 días
CHEC afirma que el avance físico de la obra es de apenas un 53%. Fotografía: Rafael Pacheco.
CHEC afirma que el avance físico de la obra es de apenas un 53%. Fotografía: Rafael Pacheco.

La empresa China Harbour Engineering Company (CHEC) entregaría con varios meses de retraso la ampliación de 107 kilómetros de la ruta 32, cuya finalización estaba prevista para marzo de 2021.

De acuerdo con el gerente de los trabajos sobre la carretera a Limón, Zhou Jingxiong, la obra que va del cruce de Río Frío a Limón centro estaría lista hasta finales del próximo año.

Así lo afirmó el representante de la firma china durante una audiencia, este martes, en la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Legislativa.

“Es una meta nuestra que el cuerpo principal de la carretera entre en funcionamiento a finales del próximo año”, afirmó el gerente.

Ante dichas declaraciones, el jerarca del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Rodolfo Méndez, fue tajante en afirmar que el cronograma de entrega de obras no ha cambiado y que si se incumple habría sanciones para la empresa constructora asiática.

"Todavía no ha sido modificada la fecha. Desde el punto de vista formal no ha habido ningún cambio.

“Nosotros no podemos obviar las legalidades que tiene el sistema de contratación pública. Tiene que ser dentro de las normas establecidas, no podemos actuar a simple voluntad, tenemos que exigir las normas del contrato”, afirmó Méndez.

En noviembre pasado, el MOPT concedió más plazo a la empresa china debido a los retrasos de la construcción.

El gobierno reconoció 174 días adicionales debido a atrasos por expropiaciones, traslado de servicios públicos e interferencia de trabajos en la ruta por las huelgas.

La empresa constructora, en cambio, pedía un total de 400 días.

De acuerdo con Méndez, eventualmente se podría conceder una nueva ampliación del plazo. No obstante, afirmó que todas las propuestas que ha hecho CHEC no son de recibo.

Inauguración en actos del bicentenario

Durante la audiencia, ante consultas del diputado David Gourzong, del Partido Liberación Nacional (PLN), el gerente de proyecto de CHEC afirmó haber recibido presión del gobierno, para que las obras estuvieran concluidas, al menos, para setiembre de 2021.

Ese llamado se hizo, según dijo Jingxiong, ante la invitación al presidente chino Xi Jinping, para que visite Costa Rica con motivo de la celebración del bicentenario, el 15 de setiembre de 2021.

Con motivo de esas celebraciones, se tendría previsto que el presidente de la República, Carlos Alvarado, inaugure la obra junto a su homólogo chino, según dijo Gourzong.

No obstante, la empresa estatal china mantiene como meta la conclusión “del cuerpo principal” de la carretera para finales de año.

A la fecha, el avance constructivo de la obra apenas es de 53%.

"Como el presidente de Costa Rica cursó su invitación a su homólogo chino para visitar Costa Rica el próximo año, esta señal política se transmitió hacia CHEC para que acelere el trabajo para lograr esta meta.

"CHEC se está esforzando en mejorar el avance del proyecto con aumento de recursos humanos, de equipos también. En los últimos tres meses CHEC hizo la contratación directa de más de 400 personas nacionales.

“La producción de julio y agosto logró una duplicación de lo que se hizo en mayo y de junio. Nuestro deseo es que en los siguientes dos meses, setiembre y octubre, la producción podrá duplicarse una vez más”, señaló Jingxiong.

La audiencia del gerente de proyecto del CHEC se vio afectada por la barrera idiomática. La comunicación entre los diputados y el representante se hizo mediante una traductora aportada por la firma constructora.

Lentitud

Jingxiong señaló a los diputados que el tiempo de atraso, CHEC lo añadió al plazo para construir la obra. Además afirmó, que las expropiaciones “hasta hoy día sigue afectando el avance del proyecto”.

"Se dio la orden de inicio de construcción del proyecto mientras todavía no se contaba con todas las condiciones completas para la construcción.

“Entonces, el tiempo de todos esos procesos de aprobación de diseño, solicitud de diversos, como permisos constructivos, expropiaciones y reubicación de servicios públicos, se ha metido dentro del periodo del desarrollo del mismo periodo del desarrollo del proyecto”, afirmó.

Méndez también atribuyó parte de la responsabilidad de CHEC en los atrasos por expropiaciones, debido a un cambio de diseños.

"Los problemas se fueron agudizando por el atraso que se dio por responsabilidad de la empresa en los diseños. Empezamos con 2.000 expropiaciones, hubo que hacer cambios en los diseños para corregir eso y ahora estamos en cerca de 400 expropiaciones y trabajando toda la vía para mejorar los diseños y reducir el número de expropiaciones al máximo.

“El propósito de la Administración es que la carretera se construya a tiempo y que se construya de la calidad tal y como fue propuesta. Confío que la potencialidad y el compromiso no solo de CHEC sino del gobierno de China, pues esto va a caminar por mejores procedimientos que los que se ha tenido hasta la fecha”, afirmó Méndez.

El proyecto de ampliación representa una inversión de $465 millones, de los cuales $396 son financiados por el Eximbank de China y $69 millones corresponden a una contrapartida nacional.

Las obras de la carretera que conecta San José con Limón, contemplan, aparte de la ampliación a cuatro carriles de 107 kilómetros, 36 nuevos puentes y el refuerzo de los ya existentes.

Además, se construirán 13 pasos a desnivel, 11 retornos, 24 puentes peatonales y cinco intersecciones en los intercambios de Río Frío, Guápiles, Siquirres, Moín y en el ingreso a la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM).