Infraestructura

Contraloría vuelve a advertir al MOPT por falta de planificación para asegurar revisión vehicular

Nueva auditoría halló avances mínimos en elaboración de nuevo cartel, cronogramas y cierre de contrato actual con Riteve, que vence en julio de 2022

El informe anual que entregó Riteve este 9 de marzo del 2021, confirma que nuestras carreteras tienen 26.328 bombas de tiempo menos.

La escasa planificación para asegurar la revisión técnica vehicular motivó una nueva llamada de atención de la Contraloría General de la República al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), que sigue sin definir qué pasará una vez que venza el contrato con la empresa Riteve SyC, en julio del próximo año.

La nueva auditoría, dada a conocer este lunes, determinó que las acciones han sido mínimas y aún no existe claridad sobre el nuevo modelo para la prestación del servicio, lo cual genera incertidumbre entre los dueños de vehículos que deben cumplir ese requisito establecido en la Ley de Tránsito.

“La Administración no cuenta con un procedimiento que regule el proceso relacionado con la prestación del servicio de IVE (inspección técnica vehicular), tampoco con un programa de trabajo que defina una estrategia oficial e integral, que incorpore elementos básicos de planificación como objetivos, metas, indicadores, cronograma actualizado de todas las acciones, incluyendo las fechas de inicio de la transición a los nuevos prestatarios del servicio, así como aquellas coordinaciones necesarias de cara al cierre contractual, la recopilación de datos u otros que la Administración considere incorporar, para su monitoreo y control”, concluye el documento.

Asimismo, indica que a la fecha quedan pendientes “actividades básicas” como la definición formal del mecanismo que se brindará a los usuarios y la obtención de información para el modelo tarifario, lo cual es indispensable para la coordinación con la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, que es el ente encargado de definir los costos de la revisión.

De acuerdo con la Contraloría, el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) indicó que está trabajando en “una propuesta de borrador”, el cual incluiría elementos como el tipo de servicio a requerir, el modelo de zonaje, requerimientos técnicos de equipos y centros de inspección a utilizar, especificaciones técnicas de los sistemas de información y de la parte constructiva de los centros de inspección.

Sin embargo, a la fecha no ha culminado ninguna de estas actividades y no se cuenta con la aprobación por parte de la Junta Directiva de los estudios técnicos, jurídicos y financieros que fundamenten el nuevo modelo.

Otro de los puntos que señaló el órgano contralor es que tampoco se ha hecho una valoración de riesgos que permita considerar las acciones que se requerirían en caso de que se presenten contratiempos, para así minimizar los efectos. Esa situación, advierte el informe, es importante al considerar las deficiencias mencionadas.

“Ante las situaciones descritas, resulta necesario que la Administración avance en la consolidación del nuevo modelo de prestación del servicio de inspección técnica vehicular, considerando todos los estudios técnicos, jurídicos y financieros necesarios, así como en la obtención de la información requerida para efecto de cumplir con lo establecido en el artículo 29 de la Ley N° 9078″, agrega el texto.

Cierre de contrato

El informe de la Contraloría también señaló la necesidad de que la Administración elabore una estrategia que contemple el cierre del contrato actual, pues aunque se visualizaron avances en el establecimiento de equipos de trabajo y coordinación, no se ha establecido un procedimiento formal que regule de forma cíclica todo el proceso.

El contrato con Riteve finaliza el próximo 15 de julio del 2022 y el MOPT debe definir cuál será el mecanismo a partir de esa fecha para continuar brindando el servicio que es un requisito para circular. Dicha relación con la empresa que tiene a cargo el proceso no puede prorrogarse más tiempo a partir de esa fecha, pues ya completó la única prórroga que autorizaba el contrato.

Por lo tanto, se tiene que considerar si el país dejará el servicio en manos de una sola empresa, como hasta ahora, o de varias, o incluso si podría asumir la labor pues todas las instalaciones de Riteve quedan en manos estatales.

El ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez Mata, dijo hace dos semanas que existe una programación y que “ha habido avances” en el proceso. Sin embargo, declinó detallar cuál es el plan y en qué plazo se publicaría el nuevo cartel de licitación. A la fecha no se han conocido mayores detalles en relación con el proceso.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.