Educación

Comité del Tec advirtió de que sistema de admisión 2021 era ‘indefendible e inadecuado’

Departamento encargado de exámenes adelantó que habría reclamos por el nuevo modelo e instó al rector a realizar la prueba de aptitud académica, para la cual ya tenían aval de Salud

Pocos días antes de que el Consejo Institucional del Tec aprobara eliminar la prueba para seleccionar a los alumnos que ingresarían en el 2021, el Comité de Examen de Admisión (CEA) intentó persuadir al rector, Luis Paulino Méndez, de los riesgos que eso implicaba.

Los miembros de ese grupo no estaban de acuerdo en prescindir de la prueba y así se lo hicieron ver al jerarca universitario en el oficio CEA-VIESA-005-2020 de 9 setiembre del 2020, que se incluye en el acta 3190 de la sesión del 16 de setiembre del Consejo Institucional.

Fue en esa misma sesión donde se aprobó el nuevo mecanismo de admisión, que implicaba repartir los cupos por cuotas entre cuatro categorías de liceos, usando el promedio de notas del colegio.

“La postura del CEA desde el inicio de esta emergencia sanitaria ha sido realizar la aplicación de la prueba de aptitud académica (PAA) por ser el único mecanismo robusto, objetivo y equitativo en la toma de decisiones de alto impacto en la vida de personas, tal como lo es la selección de estudiantes para la admisión al Tec y para la escogencia de una carrera.

"Reiteramos nuestra preocupación de que el plan alterno a la prueba de aptitud académica, que se basa en tomar solo las notas de educación diversificada, tiene muchos riesgos por ser indefendible e inadecuada la propuesta de los 28 estratos y porque las notas de educación diversificada, por sí solas, no representan un indicador psicométrico consistente, válido, estandarizado y confiable”, expresó el Comité.

Para la admisión al Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) en 2021, el examen de admisión no se realizó y se sustituyó por un mecanismo que permitió que alumnos con notas mas bajas obtuvieran un cupo y desplazaran a otros de notas más altas, entre ellos, los estudiantes de colegios científicos.

El mecanismo implementado fue desarrollado por una comisión creada para eso fin, integrada por la Vicerrectoría de Docencia y la Vicerrectoría de Vida Estudiantil y Servicios Académicos. Dividió a la población interesada en ingresar a una carrera en cuatro grupos, dependiendo de los colegios de procedencia, quienes se clasificaron a partir de sus notas de admisión de convocatorias anteriores y luego, en cada grupo, se hizo una subdivisión por provincia. En total eran 28 estratos.

Como no hubo prueba de aptitud académica, la nota de admisión fue el resultado de las notas de educación diversificada de cada alumno, que luego se compararon con el promedio de notas del grupo al que pertenecía el colegio y, con una fórmula matemática, se colocó en una escala de 200 a 800, para definir la nota de admisión. Quienes sacaran mas de 520 eran elegibles.

Según el Tec, este mecanismo se usó para asegurar el acceso a todos los jóvenes, sobre todo los más vulnerables, y garantizar una distribución “equitativa” del cupo. Las mejores notas no fueron determinantes para obtener un puesto.

Sin embargo, el CEA incluso advirtió al rector de que ese mecanismo tenía “altas probabilidades de sufrir apelaciones y pueden generar una eventual obligación institucional de aplicar apresuradamente la prueba de aptitud académica”.

Desde el 11 de noviembre, cuando el Tec dio a conocer los resultados de admisión, han recibido una oleada de quejas, reclamos y críticas por no admitir a alumnos que generalmente ingresaban a ese centro de estudios por sus altas calificaciones, como los de los colegios científicos. Además, siete recursos de amparo hacen fila en la Sala Constitucional en contra de este sistema de admisión.

Permiso del Ministerio de Salud

El CEA solicitó al rector, entonces, permitirles continuar con la logística para realizar la prueba de admisión ya que desde el 13 de agosto tenían el aval del protocolo por parte del ministro de Salud, Daniel Salas, para realizar examen presencial cumpliendo una serie de medidas.

Sin embargo, la recomendación de Salud fue no aplicar la prueba en setiembre y octubre, como generalmente se hace, si no hacerlo en diciembre o en enero por el comportamiento de los casos de covid-19.

El rector manifestó en esa acta que el cambio de fechas no era viable para la institución considerando las actividades que conlleva un proceso de matrícula.

“El riesgo de realizar la prueba de admisión conlleva una serie de situaciones no controladas con un incremento en la posibilidad de contagio del virus", dijo el rector.

Otras dudas

El 1.° de setiembre, Luis Alexander Calvo, coordinador de la Comisión de Asuntos Académicos y Estudiantiles del Tec, envió al rector varias consultas sobre el mecanismo de admisión 2021.

Le pidió aportar datos que permitieran ver la “confiabilidad del modelo propuesto (para esa fecha no se había aprobado) ya que según dijo, en ese entonces solo se tenía en forma teórica.

La respuesta del rector fue que” la propuesta no realiza ninguna medición, ya que solo pretende brindar un criterio para realizar la distribución de los cupos disponibles entre los solicitantes, de los cuales solo se poseen algunos datos como los siguientes: lugar de residencia, centro educativo o programa educativo de procedencia, nota de ciclo diversificado o equivalente".

“En resumen, no es posible contar con una medida de confiabilidad del proceso, entendido como la confiabilidad de un instrumento de medición como una Prueba de Aptitud Académica, pues no se está aportando ningún instrumento como tal”, dijo Méndez.

Otra de las dudas de Calvo fue que no quedaba claro en el modelo “que no discrimina a ciertas poblaciones que han sido exitosas en la institución”.

Méndez le respondió que a pesar de que la nota de la educación diversificada “no tiene evidencias de validez ni de confiabilidad, debido a que la asignación de las calificaciones es altamente variable, según los niveles de exigencia del docente, la modalidad de evaluación, el tipo de asignaturas y las variaciones de una institución a otra”, históricamente dicha nota ha sido un predictor del rendimiento de los estudiantes durante su primer año en el Tec.

“Si bien es cierto es posible que existan sectores muy particulares entre los solicitantes al Tec que hayan demostrado un comportamiento muy favorable con respecto al resto de la población, se ha considerado que no se cuenta con criterios de peso como para poder definir un criterio especial para alguno de ellos”, expresó el rector.

En otro oficio, del 7 de setiembre, Calvo le pidió al rector justificar “ampliamente” por qué se decide no realizar el examen de admisión en diciembre 2020 o enero 2021, como se sugiere en la respuesta del Ministerio de Salud, si se tienen los permisos.

También le solicitó realizar una simulación para conocer el comportamiento y bondades del nuevo modelo y un estudio amplio que sustente la agrupación en los cuatro tipos de colegios.

El rector remitió a Calvo el informe donde se detallaba cómo iba a ser mecanismo.

Finalmente, el 16 de setiembre el Consejo de Rectoría aprobó la nueva metodología de admisión.