Política

Olaf Scholz sucede a Angela Merkel y promete un ‘nuevo comienzo’ para Alemania

El socialdemócrata de 63 años recibió 395 votos a favor de los 736 diputados del Bundestag

Berlín. El canciller Olaf Scholz prometió el miércoles un “nuevo comienzo” para Alemania, al frente de un gobierno de coalición de centro-izquierda, que pone fin a los 16 años de la era de Angela Merkel. La dirigente conservadora, que por solo nueve días, no habrá batido el récord de longevidad en el poder de Helmut Kohl, acogió a su sucesor en la cancillería y le pidió que “trabajara por el bien de Alemania”.

Scholz le rindió homenaje por “todo lo que había hecho” por el país y prometió un “nuevo comienzo”.El socialdemócrata de 63 años recibió 395 votos a favor de los 736 diputados del Bundestag, que fueron elegidos en los comicios del 26 de setiembre. Scholz prestó juramento, junto a su gobierno y ante los diputados, leyendo el artículo 56 de la Ley Fundamental, en el que promete “consagrar sus fuerzas al bien del pueblo alemán”.

Su elección como noveno canciller de Alemania después de la guerra no daba lugar a dudas, ya que su partido socialdemócrata ganó las legislativas con 206 escaños, contra 197 de la formación conservadora Unión Demócrata Cristiana hasta ahora en el poder. Scholz está apoyado por los Verdes (118 escaños) y los liberales (92), que forman la nueva coalición en el poder.

Con reputación de sobrio, el nuevo canciller estaba sonriente al recibir felicitaciones, ramos de flores y posar para las fotos. Su padre, de 86 años, aseguró que su hijo, es un “señor sabelotodo”, de niño predijo a los 12 años que se convertiría en canciller.

Feminista convencido, Scholz tomará las riendas de un gobierno compuesto por primera vez en Alemania por igual número de hombres y mujeres. Tres de ellas dirigirán ministerios claves: la ecologista Annalena Baerbock en Exteriores y las socialdemócratas Christine Lambrecht y Nancy Faeser en Defensa e Interior respectivamente. También por primera vez desde los años 1950 habrá tres partidos en el gabinete alemán.

Pese a programas electorales contrarios en ocasiones, los partidos consiguieron acordar rápidamente un programa que se centra en la protección del clima, el rigor presupuestario y Europa. Christian Lindner, dirigente de los liberales y partidario de la austeridad presupuestaria, asumirá la importante cartera de Finanzas.

La recién estrenada coalición deberá hacer frente a la peor crisis sanitaria desde la aparición del covid-19, con los hospitales bajo fuerte presión. La ola de contagios llevó al gobierno a imponer duras restricciones para los no vacunados, que no pueden entrar en restaurantes, lugares culturales y, en algunas regiones como Berlín, en tiendas.

Scholz tendrá la “gran responsabilidad” de luchar contra la pandemia, dijo el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, el miércoles. “No dejemos que la pandemia nos divida”, insistió el mandatario, en un contexto de movilización, especialmente de la extrema derecha, contra las restricciones sanitarias.

La estrategia del nuevo ejecutivo pasa por la obligatoriedad de la vacuna, deseada por Scholz y que podría aplicarse desde febrero o marzo. El dirigente socialdemócrata, antiguo alcalde de Hamburgo, confiará la cartera de Sanidad a Karl Lauterbach, médico de formación y partidario de medidas restrictivas.

Tras la elección de Scholz, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen confió en trabajar con él “por una Europa fuerte”, mientras Rusia esperó mantener con el nuevo dirigente “una relación constructiva”, en un momento en que las tensiones son fuertes entre la Unión Europea y Moscú. “No hay otra alternativa que el diálogo para resolver las diferencias más graves”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Desde Pekín, el presidente chino Xi Jinping indicó que su país está dispuesto “a consolidar y a profundizar la confianza mutua política, a aumentar los intercambios y la cooperación en diferentes ámbitos con Alemania. Scholz no comentó por ahora el “boicot diplomático” anunciado por Estados Unidos contra los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín, pero la nueva jefa de la diplomacia no descarta seguir los pasos de Washington.

Annalena Baerbock prometió adoptar un tono más firme que el gobierno precedente ante Rusia, cuya acumulación de tropas en la frontera con Ucrania incrementan el miedo a una posible agresión. Siguiendo la tradición el nuevo canciller alemán inaugurará su agenda exterior con un viaje a París el viernes, seguido de una visita a Bruselas, para reunirse con los dirigentes del bloque y preparar la cumbre europea de la semana próxima.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.