AFP. 2 agosto
Estudiantes se reunieron este jueves 2 de agosto del 2018, rente a la sede la Universidad Centroamericana (UCA), en Managua, para demandar la entrega del presupuesto a los centros públicos de educación superior.
Estudiantes se reunieron este jueves 2 de agosto del 2018, rente a la sede la Universidad Centroamericana (UCA), en Managua, para demandar la entrega del presupuesto a los centros públicos de educación superior.

Managua. Centenares de manifestantes, en su mayoría estudiantes, protestaron este jueves frente a la Universidad Centroamericana (UCA) de Nicaragua en defensa del presupuesto para la educación superior, cuya entrega fue suspendida por el gobierno de Daniel Ortega en medio de la crisis política que vive el país.

La protesta se hizo frente a la sede de la UCA, una institución jesuita que anunció esta semana el cierre temporal de actividades por la falta de financiación.

Los estudiantes demandaron al gobierno cumplir con la norma constitucional que otorga 6% del presupuesto público a las universidades estatales. La UCA también recibe fondos públicos para financiar becas.

“Estamos defendiendo el derecho al 6% que el gobierno nos está negando”, expresó Mariana, una estudiante de Comunicación de la UCA.

La joven consideró que la retención del presupuesto universitario es una represalia del presidente Ortega contra los estudiantes, que iniciaron las protestas antigubernamentales que estremecen el país desde el 18 de abril.

La violenta represión contra los manifestantes hundieron a Nicaragua en una crisis que deja 317 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Los universitarios fueron los primeros en levantarse y el gobierno ahora nos lo está cobrando”, sostuvo Mariana.

El Consejo Nacional Universtario, que agrupa a las universidades públicas, aseguró en un comunicado que el Ministerio de Hacienda le informó de que el problema proviene de las “dificultades de disponibilidad financiera” por la “inestabilidad socioeconómica que vive” el país.

Sin embargo, el Consejo dijo que recibió garantías de que en el transcurso del mes de agosto se normalizarían los pagos.

"El 6% financia clases, no terrorismo", señaló una estudiante en una pancarta, en referencia a las acusaciones de Ortega de que los manifestantes son "terroristas".

“Mi hijo es estudiante, por eso vengo a apoyar a las universidades. Se equivoca el presidente si les quita el financiamiento”, explicó a la AFP el comerciante Sergio Méndez, de 43 años.