Política Económica

Pensión de IVM bajaría hasta 23% por ajuste en fórmula salarial

Monto de futuras jubilaciones de 1,5 millones de trabajadores tiene mayor golpe cuando se establece con base en toda la vida laboral. Con otras fórmulas propuestas la reducción oscila entre 4,4% y 10%, según CCSS.

La reforma propuesta en la fórmula de cálculo de la pensión futura del IVM, para 1,5 millones de trabajadores, reduciría el monto mensual a recibir entre 15,6% y hasta 23,2%, frente a las reglas vigentes de jubilación.

La medida se traduce en que, si un trabajador del sector privado se pensiona hoy, recibe un monto promedio de ¢372.475. Pero con la modificación disminuye a ¢314.359, es decir ¢58.116 menos.

En el caso del sector público, el monto promedio de jubilación para una persona retirada recientemente es de ¢729.763; pero bajaría a ¢560.129, o sea ¢169.636 menos.

En las otras alternativas de cambio, planteadas por la Gerencia de Pensiones de la Caja, la cuantía se disminuiría entre 4,4% y el 10%.

Así lo expuso a la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) un equipo de la Gerencia de Pensiones, el 10 de agosto del 2020.

Mediante ejemplos prácticos se detalló como los tres planes de reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), expuestos ese día, afectan el monto de la jubilación, según consta en el acta 9.117, de la cual tiene copia La Nación.

Está previsto que los directivos de la CCSS aprueben, a finales de marzo próximo, alguno de los tres planes.

Los ajustes comenzarán a regir 18 meses después de que sean avalados en firme por los directivos de la Caja.

A noviembre pasado, el sistema contaba con 301.584 jubilados cuyo promedio de pensión era de ¢280.000. Solo el 1% de estas personas llega al tope del IVM de ¢1,6 millones.

Simplificar fórmula

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones, explicó que las propuestas primero simplifican la fórmula de cálculo de la pensión, pues el método usado actualmente permite a la persona recibir una cuantía superior a lo que realmente cotizó.

El monto de la pensión, conocido como tasa de reemplazo, permite hoy al trabajador recibir el equivalente a 52,5% del sueldo referencia (últimos 240 salarios cotizados, o 20 años); pero si labora cinco años adicionales, la jubilación se le incrementa en 15 puntos porcentuales, es decir llegaría al equivalente del 67,5%.

Según la Superintendencia de Pensiones (Supén), el cálculo actual de tasa de reemplazo permite que el monto de pensión llegue hasta del 80% del salario referencia.

Barrantes dijo que la reducción en la pensión del IVM se complementaría con el monto recibido del Régimen Obligatorio de Pensión Complementaria (ROP).

“La idea es que la pensión global de las personas no se disminuya, estos ajustes al IVM lógicamente tendrán un impacto, pero que pueda ser complementado con el ROP (...) la tasa de reemplazado entre los dos regímenes sería al menos de un 60%”, argumentó el jerarca.

Además de la modificación en la cuantía de la pensión, las iniciativas de reforma al IVM eliminan la edad de retiro anticipado (60 años, a las mujeres y 62 años, a los hombres) y los unifica a todos en 65 años.

También propone elevar la cotización obrero-patronal y del Estado del 10,66% actual hasta 15,16%.

Roció Aguilar, jerarca de la Supén, afirmó que es insoslayable reformar de manera urgente el fondo de jubilaciones.

“Las metas planteadas (por la Caja) son insuficientes considerando el problema actuarial del IVM, que alcanza una magnitud cercana a tres veces el tamaño de la economía nacional”, subrayó Aguilar.

Los cambios buscan alargar la vida de la reserva del fondo de jubilaciones a una fecha entre el 2050 y 2053.

El último estudio actuarial al IVM, de julio del 2019, prevé que la reserva del fondo se agote en el 2037 y cifró el déficit del sistema en ¢100 billones.

El sistema contaba una reserva de ¢2,97 billones, según los estados financieros de noviembre del 2020.

Resultado de escenarios

El monto futuro de pensión dependerá de la fórmula de cálculo que los directos de la Caja avalen.

Para efectuar las estimaciones, la Gerencia de Pensiones tomó 100 casos de personas jubiladas por vejez en el 2019, a estas les aplicó las fórmulas de cálculo propuestas en la reforma. El 50% eran del sector privado y la otra mitad del sector público.

La mayor reducción, entre el 15% y 23%, se genera en el plan que calcula el monto de la pensión con todos los salarios cotizados por una persona en su vida laboral.

El mínimo de cuotas serían 300, lo cual equivale a 25 años de trabajo, que daría una cuantía mínima del 45%. El trabajador tendría la opción de postergar su retiro, con lo cual el porcentaje se incrementaría.

“Cuando tomamos toda la carrera laboral, hablamos de 32 a 35 años de cotización, la reducción de los beneficios a nivel general es de 20,6%. Para el sector privado la reducción es del 15% y en el público es mayor, del 23%, porque le tomamos más salarios para el cálculo”, explicó Ubaldo Carrillo, director de la Dirección de Administración de Pensiones, a la Directiva de la Caja, según consta en el acta 9.117.

Carrillo añadió que toda reducción de beneficios le daría al régimen mayor sostenibilidad a largo plazo.

Édgar Robles, exjerarca de Supén, comentó en el programa Malas Compañías, de Teletica Radio, el pasado 22 de enero, que la Caja está a punto de eliminar la cuantía adicional, al cotizar por encima de 20 años, lo cual disminuye la pensión de manera significativa.

“Esto se hace porque la Caja está en problemas. Además la pensión sigue siendo generosa para el nivel de cotización del 11% (sobre el salario). Entonces se reducen los beneficios de lo nuevos pensionados por la situación de las finanzas (del IVM)”, explicó Robles.

Los cambios impulsados por la CCSS también incluyen que en vez de calcular la pensión con 240 cuotas (20 años de aporte), hacerlo con 300 cuotas (25 años de cotización). Dicha medida implicaría una baja de entre 4,4% y hasta 6,2%, pues elimina el incentivo de cotizar cinco años más para elevar la cuantía de la jubilación.

En otro de los cambios que se impulsa es simplificar los tramos de la tasa de reemplazo que existen hoy. Cuando una persona se jubila, en las reglas vigentes se calcula el salario de referencia entre un rango de 43% y 52,5%.

La reforma propone que solo sean de 50%, 45% y 40%. Esto generaría que la reducción en la pensión se de entre 4,8% y 6,2%, muestra el análisis de la Gerencia de Pensión.

Por último, si a todos los trabajadores se le aplica un salario de referencia del 45%, el monto de jubilación baja entre 5,9% y 9,5%.

Carrillo destacó los más afectados bajo este último escenario serían los trabajadores del sector privado, pues el salario promedio de cotización es más bajo, comparado con un funcionario público.

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.