Óscar Rodríguez. 10 febrero

La agencia Moody’s decidió, este lunes 10 de febrero, reducir la calificación de riesgo de Costa Rica debido a los altos déficits fiscales y al consecuente crecimiento de la deuda pública.

Esta nota pasó de B1 con perspectiva negativa, a B2 estable. La calificadora estadounidense considera poco probable que este nivel mejore en el corto plazo dado que, desde el 2010, tanto en el ámbito político como en el institucional, el país ha sido incapaz de resolver la situación fiscal.

Gabriel Torres, analista de crédito soberano de Moody’s, manifestó a La Nación este lunes, que Costa Rica enfrenta una crisis fiscal y crecen las posibilidades de enfrentar un problema crediticio.

Gabriel Torres, analista de crédito soberano de Moody’s. Foto: Cortesía Moody’s.
Gabriel Torres, analista de crédito soberano de Moody’s. Foto: Cortesía Moody’s.

– ¿Qué fundamenta la rebaja en la calificación de riesgo de Costa Rica?

– Hay dos grandes razones interrelacionadas. Por un lado, el déficit que sigue siendo alto y que sigue aumentando la deuda. Como consecuencia, los números que miramos de deuda todos son mucho más altos que países con calificaciones similares. El déficit es alto y va a seguir alto.

“Por otro lado, el riesgo que esto conlleva es que haya otro tipo de shock de liquidez, como el que se tuvo en el 2018. Creemos que por el momento la situación se calmó, en términos de liquidez, que en el próximo año y medio la situación debería estar tranquila. Pero el riesgo es alto.

“La combinación de estos dos factores, hace que no pensamos que se justifique una calificación en nivel B1 y por lo tanto lo bajamos a B2”.

– ¿Qué significa una calificación B2?

– Nosotros tenemos un sistema de calificación de 21 posibles escalones donde el escalón de uno a 10 se llama grado de inversión. El escalón uno es el Aaa, de países como Alemania, Estados Unidos o Canadá. Al otro extremo, en el escalón 21 (calificación C) está Venezuela.

“Un B2 es escalón 15. Costa Rica estaba en el 14. Es bastante dentro del grado de no inversión y demostrando que aumenta la probabilidad, a nuestro entender, de un problema crediticio”.

El déficit (fiscal) es alto, muy alto. Es más, uno de los puntos que señalamos es lo sucedido en el 2019. En enero del 2019, el Gobierno preveía un déficit de 5,9% del PIB y terminó en 7%, a pesar de que aumentaron los ingresos. Gabriel Torres, analista de Moody´s

– El ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, dijo (este lunes 10 de febrero) ante el Congreso, que la agencia ve mayores riesgos en Costa Rica. ¿Cuáles son esos riesgos?

– El déficit (fiscal) es alto, muy alto. Es más, uno de los puntos que señalamos es lo sucedido en el 2019. En enero del 2019, el Gobierno preveía un déficit de 5,9% del PIB y terminó en 7%, a pesar de que aumentaron los ingresos.

“Es decir, en un año que fue bueno para ellos, todo terminó de un déficit en más de un punto de lo esperado. Acá hay un problema estructural y se vuelve muy difícil bajar el déficit en Costa Rica”.

– ¿La agencia toma en cuenta, para determinar la calificación, los pronósticos del Gobierno de bajar el déficit a futuro o ven más los resultados efectivos?

– Ante todo siempre miramos resultados. Obviamente, tomamos en cuenta los pronósticos si consideramos que habrá un cambio importante. Pero los números mismos del Gobierno muestran que el cambio será muy lento.

“El déficit estará por encima del 4% del PIB por lo menos hasta el 2024, y es un nivel alto. Por lo tanto, la deuda seguirá aumentando y acercándose al 70% del PIB, eso es muy alto para un país como Costa Rica. La tendencia es negativa y continuará así”.

– El Ministro de Hacienda dijo que ustedes no muestran confianza sobre las finanzas públicas. ¿Ustedes se refieren a que, al inicio del 2019, se dijo que el déficit sería de 5,9% y cerró en 7%?

– Nosotros rara vez hacemos énfasis en un solo año. Señalaría simplemente que esto es un problema que va más allá de un Gobierno. Esta es la tercera administración en Costa Rica que lidia con déficits altos desde el 2010. La problemática de bajar el déficit, ustedes la conocen mejor que yo: todos los intentos que se han buscado y no han logrado bajarlo. Así que no diría que la calificación es porque no se cumplió un déficit en particular.

“Hay un problema del sistema político costarricense en su conjunto, me refiero a la Asamblea, a la administración en el Gobierno y hasta el sistema judicial, las Cortes; de tomar esto como una prioridad y, como consecuencia, el déficit ha crecido.

“Me atrevería a decir que Costa Rica tiene una crisis fiscal, pero no una crisis económica. La mayoría de países con problemas fiscales tan fuertes, son países con un problema económico”.

– ¿La institucionalidad de Costa Rica no ha tomado con urgencia la necesidad de resolver la crisis fiscal?

– Creo que Costa Rica tiene alta institucionalidad en algunas áreas. Pero en el tema fiscal, por una mezcla de razones, le ha sido muy difícil llegar a un consenso de cómo reducir déficits.

– ¿La única forma de revertir la calificación de riesgo es una mayor reducción del déficit y la deuda pública?

– Sí. Que aumente la calificación (del país) en este momento no le vemos ninguna posibilidad. En todo caso, el escenario más positivo es que deje de bajar la calificación. La calificación la fundamentamos en que, en algún momento, el déficit comenzará a reducirse.

”Acá el problema clave, desde el punto de vista crediticio, es que los déficit son muy altos y no bajan”.

– ¿Qué otros países tienen una B2?

– Baréin en Medio Oriente. Camboya, Camerún y Egipto. En la región de América, Jamaica. De países vecinos, Honduras tiene un B1 y Nicaragua B2 negativo.