Marvin Barquero. 31 julio
Rutas ya previstas, como la ampliación y mejoramiento del tramo Cañas- Limonal, en la Interamericana Norte, son fundamentales y están en la cartera de proyectos. Esta vía agilizará el tránsito entre Guanacaste y el puerto de Caldera, y en el otro sentido, entre Caldera y el aeropuerto Daniel Oduber. Foto: Alonso Tenorio
Rutas ya previstas, como la ampliación y mejoramiento del tramo Cañas- Limonal, en la Interamericana Norte, son fundamentales y están en la cartera de proyectos. Esta vía agilizará el tránsito entre Guanacaste y el puerto de Caldera, y en el otro sentido, entre Caldera y el aeropuerto Daniel Oduber. Foto: Alonso Tenorio

Una selección de 26 proyectos, entre los cuales están carreteras, aeropuertos, puestos fronterizos y hasta abastecimiento de agua, son fundamentales para llevar la inversión extranjera directa (IED) a 20 cantones ubicados fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM), de acuerdo con un mapeo y selección de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Este inventario fue elaborado por la Coalición en conjunto con las comunidades y organizaciones locales.

La lista permitirá que Cinde ahora no solo promocione a Costa Rica para que vengan empresas sino que también, “venderá” esa cartera de proyectos de infraestructura, en la búsqueda de financiamiento para las obras.

La idea es que se desarrollen mediante la modalidad de alianzas público-privadas (APP), explicaron el presidente de Cinde, Luis Gamboa, y la gerente de Planificación y Estrategia de esa organización, Margarita Umaña.

Aunque los proyectos pueden beneficiar también a otros cantones, se prevé que los lugares incluidos entre los 20 con más opciones de atraer IED recibirán el mayor beneficio de estas obras de infraestructura. La ubicación de los proyecto no coincide, por tanto, con la cartera de cantones para atraer empresas. Por ejemplo, los puestos fronterizos agilizarán el transporte de mercancías y personas para cantones donde no están ubicados.

Los dos representantes de Cinde recordaron que cada año la entidad selecciona una serie de sectores y temas y, dentro de ellos, los más álgidos con base en la opinión y quejas de los inversionistas. Años atrás, explicaron, las disconformidades estaban muy centradas, por ejemplo, en el poco personal que habla otros idiomas, pero más recientemente comenzó a aparecer como prioridad el tema de infraestructura.

Por esa razón, Cinde se puso como tarea identificar y determinar los proyectos claves de infraestructura para el desarrollo de las zonas rurales, junto con el paquete de comunidades con las cuales se trabajará con prioridad. Estas comunidades se seleccionaron tanto por las evaluaciones de Cinde como por el interés y avance mostrado a lo interno en cada cantón.

Cinde y las comunidades identificaron 26 proyectos necesarios para volver atractivas las zonas rurales para los inversionistas.
Cinde y las comunidades identificaron 26 proyectos necesarios para volver atractivas las zonas rurales para los inversionistas.

De los 20 cantones seleccionados, siete se encuentran en la provincia de Alajuela (Orotina, San Carlos y cinco que por una modificación a la ley se incluyeron como fuera de GAM, que son Grecia, Valverde Vega, Naranjo, Palmares y San Ramón). También incluye a Liberia y Carrillo de Guanacaste; los cinco de la parte más sur del país y que pertenecen a Puntarenas (Buenos Aires, Golfito, Osa, Corredores y Coto Bus); Pérez Zeledón, que pertenece a San José, pero están en la región Brunca (sur); al cantón Central de Puntarenas; a Turrialba de Cartago y al cantón Central de Limón, Pococí y Siquirres, en el Caribe.

Con base en proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), se calcula que en el 2018 estos 20 cantones hospedan a una población de 1.514.067 personas, que eventualmente podrían beneficiarse si se logran concretar los proyectos.

Cinde procura que las empresas contraten mano de obra local, que realicen encadenamientos (compras de servicios y bienes intermedios a pequeñas y medianas empresas locales) y que colaboren en la capacitación de personal. Las comunidades y el país en general, por su parte, deben ofrecer infraestructura, servicios de calidad, mano de obra capacitada y debidamente identificada, agilización en trámites y otros aspectos.

Umaña recordó que cinco cantones de Alajuela lucharon para que se modificara la ley de incentivos a zonas francas, de tal manera que, pese a estar en la parte occidental de la GAM puedan ofrecer los beneficios a los inversionistas como los cantones que están fuera de esa gran área. También, se unieron los cinco cantones de la parte más al sur de la región Brunca, quienes realizaron gestiones para ser tomados en cuenta en la promoción de las inversiones.

La Coalición se convierte en cada uno de esos cantones en un articulador, es decir, el que conjunta el trabajo de todas las entidades locales de sectores como educación, trabajo, agricultura, industria y otras, para mejorar la competitividad y ofrecer lo que las empresas interesadas solicitan.

Alberto Cole, alcalde de Osa, reconoció que no tiene mucho conocimiento acerca del plan con Cinde, pero dijo que desde hace muchos años ese cantón del sur trabaja en obtener algún tipo de apoyo (gubernamental o de otro tipo) para desarrollar proyectos relacionados con la gran riqueza natural del cantón (como el turismo y las energías limpias) y sus características geográficas, que le permitirían ser un gran suplidor de alimentos.

El cantón, agregó, tiene acceso a las carreteras Costanera e Interamericana, así como al muelle de Golfito (subutilizado actualmente) y a un eventual aeropuerto en la región sur.

El alcalde de San Carlos, Alfredo Córdoba, dijo que las obras de infraestructura pueden establecer un gran cambio en toda una región o cantón. Puso como ejemplo la carretera a Chilamate, la cual, aseguró, le dio un vuelco positivo a toda la zona norte cuando se abrió. Aseguró que el ahorro en dólares por cada contenedor enviado hacia Limón creó ya una fuerte dinámica de interés y de inversiones.

Por lo tanto, añadió, obras como un eventual aeropuerto internacional en la zona o el mejoramiento definitivo del puesto fronterizo de Tablillas, en Los Chiles, llevarán a la región a otro nivel de desarrollo. “El aeropuerto nos va a dar el impulso final al desarrollo; San Carlos y la zona norte tendrán con ello una gran independencia en todo sentido”, aseguró el alcalde Córdoba.

Obras claves

Luego de identificar la lista de proyectos fundamentales, en atención a las quejas cada más frecuentes de los inversionistas en cuanto a los problemas de infraestructura, la etapa que viene ahora, según Cinde, es desarrollar por separado las características de cada proyecto, para proponerlos a eventuales inversionistas, detalló Umaña.

Para entrar en esta nueva fase de su actividad (identificación y promoción de proyectos de infraestructura para buscarles financiamiento), la Coalición no contrató más personal, sino que realizó un ajuste interno y creó la Unidad Multidisciplinaria de Cinde (UMC), que está compuesta por 10 personas de las 46 que tiene en total esa entidad, explicó Gamboa.

Esa unidad realizó una trabajo mano a mano con las comunidades para identificar las necesidades en cada región. Por ejemplo, los guanacastecos advirtieron que cualquier ventaja en la atracción de IED se vería frenada con el problema del abastecimiento del agua. A partir de ahí la UMC colocó este tema como uno de los proyectos necesarios en la provincia, investigó que se ha hecho al respecto, generó esa información y luego la completa en su cartera de productos para presentarla ante eventuales interesados en invertir.

Un trabajo parecido se hizo en todas las regiones para determinar que 26 proyectos son prioritarios en la generación de competitividad en esos territorios.

Entre ellos se encuentran los aeropuertos Juan Santamaría, Daniel Oduber (Liberia), el Metropolitano en Orotina (en proyecto), puestos fronterizos (Peñas Blancas, Paso Canoas, Sixaola, Tablillas), carreteras actuales para mejoramiento, como la ruta 32 a Limón y vías nuevas como el trayecto Siquirres-Cartago hacia el Caribe, abastecimiento de agua (en Guanacaste), puertos y una marina (en Golfito).

Cinde presentó en julio de este año la cartera inicial de los proyectos, luego de un trabajo iniciado en el 2017, con una recomendación a su vez basada en las sugerencias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de acudir a la figura de las APP para concretas las obras.

El fin es ofrecer todas las condiciones que requieren empresas no solo de manufactura sino también de servicios para que lleguen a las zonas fuera de la GAM, recordaron Gamboa y Umaña. Cuestionados acerca de que las comunidades reaccionan mejor cuando ven resultados, explicaron que algunas empresas de servicios ya tienen a 200 personas en áreas rurales (cantones de San Carlos y Pérez Zeledón y unos en Pococí) contratadas con la modalidad de teletrabajo.

“No es una varita mágica, una solución para todo; cada comuidad también debe aportar en su mejoramiento interno, identificar sus fortalezas y necesidades", advirtió Umaña. Esos factores locales más la infraestructura, se espera, formarán el conjunto para la atracción de inversiones.

Umaña dijo que algunas comunidades han encontrado grandes fortalezas, que no se explotaban adecuadamente. Un ejemplo es la región de Pérez Zeledón, donde por el intercambio cultural hay una gran cantidad de talento humano que habla inglés.

La ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez, se mostró muy confiada en el trabajo de Cinde, pues dijo que esa entidad se caracteriza por mantener una estrecha coordinación con las instituciones gubernamentales encargadas de cada área, en este caso con el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), encargado de la infraestructura. "No habrá ni repeticiones, ni choques, aseguró Jiménez.

En ese cantón, de 620 personas que realizaron la prueba GPS de talento, 540 tuvieron el nivel de inglés requerido por los empresarios.

Pero también hay algunos problemas. En zonas, los postulantes cumplen con unos requisitos pero fallan en lo que se denominan habilidades blandas (disposición para el trabajo en equipo, a la innovación y a las propuestas de cambio, entre otras).