Andrea Hidalgo. 24 abril

La falta de capacitación en logística y transporte representa un gran reto para las empresas exportadoras de Costa Rica en tiempos de la pandemia del nuevo coronavirus, pero sí existen tuercas que se pueden revisar y ajustar para hacer envíos de forma más eficiente.

Para inicios del 2020, Costa Rica venía observando un crecimiento en sus exportaciones. Los datos más reciente publicados este jueves 23 de abril por la Promotora del Comercio Exterior (Procomer), muestran un incremento del 10% en las ventas, el primer trimestre del 2020, respecto al mismo periodo del 2019.

Sin embargo, este resultado está amenazado a partir de abril, pues sectores como piña, plantas ornamentales, flores y follajes, raíces y tubérculos, melón y sandía, están siendo golpeados por el efecto de la pandemia, lo cual repercute en la estrategia de logística y transporte de estas y muchas otras empresas.

Para Lander Román, gestor de Inteligencia de Negocios en Procomer y profesor de logística y transporte en la universidad Fundepos, el covid-19 representa una oportunidad para que las empresas fortalezcan sus operaciones de logística y minimicen el impacto.

“Por ejemplo, en Costa Rica las empresas de zonas francas compran en el exterior para producir en territorio nacional y luego exportar. Eso se ve reflejado en el transporte: al no haber mayor cantidad de movimiento, el transporte disminuye”, explicó Román.

En el sector se enfrentan con grandes retos los cuales yacen en la falta de capacitación logística, para poder agilizar procesos y abaratar costos que les permita continuar la exportación de productos a un costo regular posterior a la pandemia de coronavirus.

A medida que el coronavirus siga aumentando, el sector espera una mayor incertidumbre. Para Román, la eventual disminución de movimientos de exportación es el prefacio de un incremento en los costos logísticos en el futuro.

La innovación se ha convertido en el “ingrediente secreto” que le permite a las empresas subsistir durante crisis, por lo que el empresario recomienda trabajar en planes de contingencia con factores innovadores que les permita mantener sus operaciones.

En Costa Rica no se ha restringido la circulación de mercancías, además todas las empresas de transporte y logística pertenecen al sector privado.
En Costa Rica no se ha restringido la circulación de mercancías, además todas las empresas de transporte y logística pertenecen al sector privado.

Actualmente, una de las principales oportunidades de negocio es la diversificación de oferentes para renegociar tarifas. Es decir, no depender de un solo operador de logística en los procesos de exportación, sino aprovechar la coyuntura para la negociación de tarifas.

“Costa Rica tiene un severo problema de un ‘enamoramiento’ de las empresas con algunos oferentes de logística y dejan de revisar el mercado y costos; eventualmente eso genera una dependencia del operador de logística. Tienen que ir a renegociar tarifas”, afirmó.

Por otra parte, Román asegura que el coronavirus abre una puerta para la consolidación de mercancías mediante una logística colaborativa, que permita el desarrollo real de las empresas.

Sostiene que en Costa Rica hay un problema de transparencia entre exportadores, y que poder integrar las cadenas logísticas entre distintos empresarios será una ganancia para todos.

“Por ejemplo, si hoy voy a enviar dos tarimas que van para Guatemala el costo aproximado son $300. Pero si comparto la información y logro que dos proveedores más consoliden dos tarimas cada uno tendría 6 tarimas con un costo total de $500, lo que significa que los empresarios podrían ahorrar alrededor de $400 solo con el hecho de consolidar nuestras mercancías” explicó Román.

En el corto plazo, una recomendación para las empresas es diversificar su encadenamiento nacional con la amplia red de suplidores que posee Costa Rica, pues actualmente algunos transportes internacionales presentan problemas para suplir la demanda. Crear un mapeo de suplidores en tiempo real y oferentes de logística permitirá agilizar este proceso.

Asimismo, una de las principales oportunidades de mejora es evitar tercerizar servicios de logística para abaratar costos.

Es decir, si la ejecución de un trámite de logística de exportación tiene un costo de $3, pero la empresa no está capacitada para hacerlo y contrata un agente aduanero que por el mismo trámite le cobra $75, sus ganancias se verán severamente afectadas.

Proyecciones comerciales

De acuerdo con la Organización Mundial de Comercio (OMC), debido a la pandemia el comercio mundial de mercancías experimentará un descenso de entre el 13% y el 32% en el 2020.

Afortunadamente, prevé una recuperación en el 2021, la cual dependerá de la duración del brote y de la eficacia de las respuestas en materia de política. Es decir, cuán rápido respodan las entidades gubernamentales para crear políticas públicas eficaces.

América del Norte y Asia se verán especialmente impactados en sus exportaciones mientras que casi todas las regiones sufrirán, en el 2020, disminuciones de dos dígitos en el volumen del comercio.

Comercio en Costa Rica

De acuerdo con el índice de Desempeño Logístico (LPI, por sus siglas en inglés) elaborado por el Banco Mundial, Costa Rica se encuentra en la posición 72 de 151. Una de las categorías en las que obtiene mejor calificación es competencia y calidad en los servicios de este tipo.

Sin embargo, aún hay aspectos que debe mejorar para mantener y aumentar sus índices de exportación.

“En tiempos de cambio este es un momento en que nos vemos obligados a acudir a mercados no tradicionales. Nuestro principal socio comercial es Estados Unidos, pero el covid-19 nos ha demostrado que hay otros mercados a los que debemos darle atención", aseveró Román.

"Cuando esto (la pandemia) pase, el comercio no va a ser igual; debemos seguir en la reactivación económica de nuestros productores”, dijo.