Patricia Leitón. 23 mayo
Actualmente las entidades anuncian sus tipos de cambio en ventanilla, pero éstos generalmente se aplican a clientes pequeños. Quienes compran mayores cantidades de divisas pueden negociar otro tipo de cambio. Fotos: Mayela López
Actualmente las entidades anuncian sus tipos de cambio en ventanilla, pero éstos generalmente se aplican a clientes pequeños. Quienes compran mayores cantidades de divisas pueden negociar otro tipo de cambio. Fotos: Mayela López

El Banco Central quiere que cuando las entidades financieras vendan o compren dólares al público, apliquen a sus clientes el mismo tipo de cambio, sin importar el volumen de dinero que se vaya a negociar.

Actualmente, las entidades anuncian sus tipos de cambio de venta y de compra en ventanilla. Ese valor es el que aplican a los clientes pequeños, pero si una persona o empresa va a transar una cantidad grande de divisas puede negociar con el banco tipos de cambio más beneficiosos.

(Video) ¿Cómo funciona el tipo de cambio del dólar?

El Banco Central publicó el lunes 21 de mayo en La Gaceta un proyecto de acuerdo de Junta Directiva en el cual pone en consulta una modificación en los artículos 3 y 22 del Reglamento de Operaciones Cambiarias de Contado.

Este texto define los tipos de cambio anunciados en ventanilla para la compra y para la venta como el precio mínimo al que la entidad tiene el compromiso de adquirir divisas del público, y al precio máximo al cual tiene el compromiso de vender divisas al público.

Estos tipos de cambio, añade el texto, deberán considerar cualquier recargo por comisiones u otros costos adicionales, de forma tal que el tipo de cambio anunciado sea el monto final que recibirá o pagará el cliente por la divisa negociada.

Actualmente, hay un margen cambiario –que surge de la diferencia de los tipos de cambio de compra y venta del dólar anunciados en ventanilla– y otro margen efectivo –que surge de los tipos de cambios realmente aplicados por las entidades–.

Según explica la autoridad cambiaria en el proyecto de acuerdo, el margen que surge de los tipos de cambios anunciados es el doble del margen efectivo, y es el primero el que se aplica a la mayor cantidad de transacciones cambiarias.

Argumentos del Banco Central

Entre los considerandos, el Banco Central justifica que existe una asimetría, pues unas personas tienen una información sobre los tipos de cambio y otras tienen otra.

“Los tipos de cambio anunciados al público no revelan los verdaderos precios a los que los intermediarios cambiarios realizan las operaciones, siendo estos últimos los relevantes para la toma de decisiones del cliente sobre la entidad que ofrece las mejores condiciones de precio”, argumenta el Banco Central.

Añade que la distribución de los tipos de cambio anunciados entre los intermediarios cambiarios (sean de compra o de venta) es muy uniforme, no así en los tipos de cambio efectivos (los que realmente aplican).

“La asimetría de información impide la movilización de transacciones cambiarias hacia los intermediarios que ofrecen los mejores tipos de cambio al público, flujos que propiciarían una mejor formación de precios”, añadió la entidad en sus justificaciones.

El Banco Central también señala que el margen de intermediación cambiaria está disociado del costo de provisión del servicio, dado que no presenta diferencias significativas según sea la modalidad de negociación empleada (cajero automático, cajero humano o Internet, por ejemplo). Los medios electrónicos tienen menores costos para las entidades.

El presidente del Banco Central, Olivier Castro, explicó que la modificación reglamentaria permite que los participantes del mercado cambiario puedan conocer quiénes son los intermediarios que ofrecen los mejores precios de compra y de venta de la divisa, y esto promovería una mayor competencia.

Entidades analizan medida

Se consultó a la Asociación Bancaria Costarricense, y su directora, María Isabel Cortés, respondió que están trabajando en el tema.

"Del examen preliminar que efectúan nuestros asesores legales, nos indican que la propuesta excede la potestad reglamentaria del Banco Central...". Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos.

Por su parte, Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras de Costa Rica, comentó que la modificación se encuentra en proceso de consulta a los operadores bancarios y financieros.

"No obstante, del examen preliminar que efectúan nuestros asesores legales, nos indican que la propuesta excede la potestad reglamentaria del Banco Central, pues lo que propone es un control de precios de las divisas, con lo cual a su vez violaría la Ley de Promoción de la Competencia, entre otras normas legales", comentó Ortega.

Castro respondió a este cuestionamiento que la propuesta del Banco mantiene la libertad de los intermediarios cambiarios de determinar los tipos de cambio.

"Por tanto, el Banco Central no está ejerciendo un control de precios de la divisa. El propósito es que los intermediarios mantengan, durante el horario bancario, el margen cambiario efectivo del día anterior", dijo Castro.

El economista Luis Mesalles, en su columna Letras de cambio, publicada en este medio, el sábado 19 de mayo, adversó la medida y señaló que anunciar un precio y negociar otro si el cliente va a comprar más es la lógica de todo de mercado.

“Lo que el Banco Central indica es que los tipos de cambio anunciados al público no revelan los verdaderos precios a los que los intermediarios cambiarios realizan las operaciones...”. Olivier Castro, presidente del Banco Central.

“Esa es la lógica de todo mercado en competencia. Aunque el rótulo en la ventana de la tienda anuncie un precio de venta X, si entra un cliente con la intención de efectuar una compra grande y pide una rebaja, porque si no se va donde la competencia, es muy probable que el dueño de la tienda le conceda la rebaja, con tal de no perder el negocio”, explicó Mesalles.

Sobre este argumento el presidente del Banco Central respondió que en la práctica lo que ocurre es una discriminación de precios.

“Lo que el Banco Central indica es que los tipos de cambio anunciados al público no revelan los verdaderos precios a los que los intermediarios cambiarios realizan las operaciones, siendo estos últimos los relevantes para la toma de decisiones del cliente sobre la entidad que ofrece las mejores condiciones de precio. En la práctica lo que ocurre es una discriminación de precios”, dijo Castro.

Por su parte, el economista Ronulfo Jiménez consideró la medida innecesaria por varias razones: Costa Rica tiene un margen muy bajo si se compara con el mercado de menudeo de otros países; además, hay una amplitud de intermediarios que ofrecen el servicio de compra y venta de divisas.

Por otra parte, agregó que el mismo Banco Central ha autorizado que otros participantes entren directamente en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) y, por último, que el Banco puso un “impuesto” del 25% al margen cambiario, lo cual contradice su preocupación por reducir el margen.

Altos márgenes

En enero pasado, el Banco Central había publicado un estudio en el cual señala que el margen cambiario en Costa Rica era el más alto entre 12 países de América Latina.

“Lo anterior sugiere la conveniencia de aplicar acciones que contribuyan a mejorar el funcionamiento del mercado cambiario y, específicamente, sin limitar la libertad de operación de los intermediarios cambiarios, contribuya a reducir el margen de intermediación cambiario”, señaló el Banco Central en dicho informe.

La entidad intentó aplicar acciones en junio pasado cuando modificó el artículo 9 de este mismo reglamento para variar la definición de tipo de cambio de referencia, de manera que incorporara las operaciones efectivamente realizadas y no se basará en los tipos de cambio anunciados como era hasta ese momento.

No obstante, según la entidad eso generó una disminución en torno a ¢6 en el margen cambiario calculado de los tipos de cambio de referencia de compra y venta; no obstante, el margen resultante de los tipos de cambio anunciados no mostró cambios significativos.