Marvin Barquero. 21 enero
El valor sugerido del tomate en las ferias del agricultor, para el consumidor, subió un 84% entre el 29 de noviembre y el 10 de enero, debido a que las lluvias mermaron la producción. Foto: Rafael Pacheco
El valor sugerido del tomate en las ferias del agricultor, para el consumidor, subió un 84% entre el 29 de noviembre y el 10 de enero, debido a que las lluvias mermaron la producción. Foto: Rafael Pacheco

El precio del tomate se disparó en el mes de diciembre y las primeras semanas de enero, consecuencia del impacto de los huracanes en la producción y por el comportamiento estacional.

Datos obtenidos de los informes de precios del Consejo Nacional de Producción (CNP) indican que el valor sugerido para el consumidor en las ferias del agricultor se incrementó en 84,5%, entre el 29 de noviembre del año pasado y el 10 de enero de este 2020.

En ese lapso, el precio sugerido del kilo en las ferias pasó de ¢1.084 a un punto máximo de ¢2.000, registrado para las ferias del 9 y 10 de enero. Sin embargo, para las ferias del 16 y 17 de enero, el CNP sugirió una cotización de ¢1.778 el kilo.

De acuerdo con el último informe de precios del CNP, el productor también se vió beneficiado, pues el precio en la finca subió de ¢889 el kilo, el 29 de noviembre, a ¢1.667, el 10 de enero pasado.

La situación se refleja, primero, en los precios mayoristas del Centro Nacional de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (Cenada). En este caso, los boletines de cotizaciones diarios de las plazas indican que el precio del tomate se incrementó 107% al comparar el 2 de noviembre con el 28 de diciembre.

En este caso, el precio mayorista por caja plástica de 18 kilos se ubicó en ¢22.095 en la plaza del 2 de noviembre y llegó a un máximo de ¢45.916, el 28 de diciembre.

De ahí para acá fluctúa, pero tiende a la normalidad, pues el 18 de enero se cotizó a ¢23.083 la caja, acercándose a los niveles de noviembre.

Arlyne Alfaro, coordinadora del Sistema de Información de Mercados (SIM) del CNP, dijo que ante el aumento de las cotizaciones consultaron a productores, quienes atribuyen el fenómeno a problemas de clima.

Impacto de las lluvias

Édgar Delgado, productor de tomate y presidente del Centro Agrícola Cantonal de Santa Ana (Cacsa), explicó que todo el fenómeno se debe al impacto de los huracanes, en especial por Iota.

Las plantaciones de tomate soportaron dos temporales seguidos causados por esos fenómenos climáticos y se redujo fuertemente la productividad, agregó.

Detalló que el promedio nacional de producción de una planta de tomate en una cosecha es de seis kilos. Como consecuencia del impacto de la humedad, ese promedio se redujo a uno o dos kilos por planta.

De esa manera, se redujo fuertemente la disponibilidad u oferta del producto, con el impacto consiguiente en los precios, aseguró.

Según Delgado, en el verano se acelera la producción del tomate, por lo cual es de esperar que en los próximos meses se presente una baja en el precio y se llegué a los menores valores a que se vende este alimento.