Agro

Floricultores rebrotan de la pandemia apoyados por las exportaciones y las fechas especiales

Mientras el mercado local continúa recuperándose del impacto de la covid-19, las exportaciones de flores muestran niveles mayores a los registrados en los últimos cuatro años

Los floricultores costarricenses se recuperan poco a poco del impacto de la pandemia de la covid-19, el cual ocasionó que productores redujeran, desde el 2020, el área cultivada de flores para dar espacio a la siembra de productos como fresa, plátano, cebolla, yuca y tomate, dependiendo de la zona.

En la actualidad, existen productores que volvieron a dedicarse a la actividad de flores al 100%, pero hay quienes continúan destinando parte de sus fincas para producir otros cultivos pues prefieren tener una segunda opción ante la incertidumbre que viven.

La demanda de flores sigue sujeta, principalmente, a actividades sociales como bodas, baby showers, graduaciones, ceremonias, y a fechas importantes como San Valentín (14 de febrero) y el Día de la Madre; por lo que hay semanas que son muy buenas y otras “muy inestables”.

A diferencia del mercado local, que sigue recuperándose, el valor de las exportaciones de flores experimenta un buen momento, pues en 2021 superó el monto percibido por Costa Rica, en los últimos cuatro años, con la venta de este producto.

Mercado costarricense

Hace un año, floricultores de Llano Grande, distrito cartaginés reconocido por esa producción, manifestaron a La Nación que ante la caída en la demanda de flores, desde abril de 2020, tuvieron que innovar y usar parte de los viveros para cultivar fresas, chile, tomate e incluso cebolla.

De acuerdo con William Quirós, floricultor de Llano Grande y presidente de la Asociación de Productores de Flores (Aproflor), en su caso ya volvió, en su totalidad a cultivar flores y lo que le han comentado otros productores es que también lograron regresar a la actividad al 100%.

Pese a que hay productores que lograron retornar el cultivo por completo, otros todavía utilizan parte de sus terrenos para sembrar diversos productos.

Uno de ellos es Asdrúbal Guzmán, un floricultor de Llano Grande, quien en entrevista con La Nación comentó que aún no ha vuelto en su totalidad a la siembra de flores, pues todavía destina 30% de su invernadero para cultivar tomate y chile –cifra que es inferior a la utilizada el año pasado– debido a que prefiere producir estas verduras como una segunda opción ante el panorama incierto que se vive por la pandemia.

“Con esto de la restricción y el covid es muy complicado estar sembrando al 100%, porque aunque ya casi la mayoría está muy normal: la restricción y todo eso; los eventos no están al 100% aún (...) Ahorita hay un espacio para la venta de flor pero no todos hemos arriesgado todavía al 100% en los cultivos por lo mismo, porque no tenemos un panorama muy exacto”, dijo Guzmán.

Precisamente, la demanda de flores depende de actividades sociales como bodas, baby showers, graduaciones, ceremonias, entre otras, y de la celebración de festividades como San Valentín y el Día de la Madre; por lo que hay semanas que son “muy buenas” y otras “muy inestables”; explicó William Zúñiga, pequeño productor de flores de Llano Grande.

Este productor que le vende flores a distribuidores resumió que el 2020 fue un año muy inestable para el sector y en el 2021 se estabilizó un “poco más”, a pesar de que la flor es un “producto de lujo”, y además expresó que ha notado que el mercado se está recuperando pero por épocas o semanas.

El pequeño productor de flores como rosas, girasoles y pomas mencionó que hay semanas que tienen muchas bodas o graduaciones, por ejemplo, mejorando las ventas; pero también han experimentado días muy difíciles.

“Ahorita pasamos la ‘época buena’ que viene, que es una semana, que es la del Día de los Enamorados, donde usted se juega toda una producción que tiene que salir para esa fecha”, dijo Zúñiga, quien añadió que para esa festividad la flor más demandada es la rosa roja.

Por su parte, otro de los productores que aún no ha vuelto a la actividad es Miguel Ignacio Vargas, dueño de Flores Tropicales El Jardín, una empresa dedicada a la exportación que se localiza en Río Jiménez de Guácimo, Limón.

En 2021, Vargas dijo a La Nación que para paliar un poco el impacto de la pandemia, destinaron más del 50% de la finca de 28 hectáreas a sembrar yuca, ñame y todos los tubérculos, así como plátano.

Un año después, el propietario de Flores Tropicales El Jardín relata que todo sigue igual, pues ha tenido que mantener la siembra de tubérculos para mitigar la demanda de flores que “no levanta”. Ante esto, tuvo que reinventarse e ir casa por casa a ofrecer sus productos por diferentes zonas.

Eso sí, los productores esperan que el 14 de febrero sea una fecha buena, por lo que instan al público a acudir a floristerías, mercados, supermercados, entre otros lugares, para que compren flores y ayuden al sector.

Exportaciones de flores

Pese a que el mercado nacional aún continúa recuperándose del impacto ocasionado por la pandemia de la covid-19, las exportaciones de flores en 2021 experimentaron mejores rendimientos que los obtenidos por el país en los últimos cuatro años.

De acuerdo con datos del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), de enero a noviembre del 2021, el valor de las exportaciones de flores y capullos alcanzó los $34,1 millones, es decir, registró un crecimiento del 52% respecto al ingreso obtenido en el mismo periodo del 2020.

Al comparar los números del 2021 con los del 2019, año de la prepandemia, el valor de las exportaciones se incrementó 23,4%.

Por su parte, el principal mercado al que le siguen apostando los floricultores nacionales es al de América del Norte, específicamente, Estados Unidos, pues entre enero y noviembre del año anterior el monto percibido con las ventas a este país representó el 94% de los ingresos obtenidos por Costa Rica con la venta de flores al exterior, y en los mismos meses del 2019 y 2020 la cifra era de 92,1% y 95,4%, respectivamente.

Asimismo, según información suministrada por Procomer, las flores que más se exportaron en 2021 fueron las azucenas.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.