Salud

Fumar un solo cigarrillo al día también sube riesgo de infarto o derrame cerebral

La cesación es lo único que reduce realmente el peligro de estas afecciones, confirman los nuevos estudios.

Fumar solo un cigarrillo al día aumenta el riesgo para el corazón y la salud vascular mucho más de lo que los investigadores pensaron anteriormente.

Esta es la conclusión de un análisis de 55 publicaciones que incluyeron 141 estudios científicos.

El trabajo fue desarrollado por el Consejo de Investigación del Cáncer de Reino Unido y el Instituto de Medicina Preventiva de la Universidad de Londres. Los resultados fueron publicados en la última edición de la revista The BMJ Today.

El reporte señala que ese único cigarrillo diario se traduce, en el caso de los hombres, en un 48% de más riesgo de sufrir un infarto al miocardio en comparación con quienes no fuman, y, en el caso de las mujeres, con un 57% más de probabilidad.

Las posibilidades de un accidente cerebrovascular (ACV, conocido popularmente como "derrame cerebral") también son mayores. En el caso de los hombres estas suben un 25% más en comparación con los hombres que no son fumadores, y a un 31% en el caso de las mujeres.

"No existe tal cosa como un nivel de 'fumado seguro'. Los fumadores deben renunciar al vicio y no decrecer su consumo. La cesación es lo único que reduce realmente el riesgo de estas afecciones tan graves para la salud", cita el reporte.

Para ello los autores proponen una mayor acción de las clínicas de cesación de fumado, como posibilidad para que las personas dejen del todo el vicio. En Costa Rica, esas clínicas funcionan en diferentes centros de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En un editorial que acompaña al trabajo, Kenneth Johnson, de la Escuela de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad de Ottawa en Canadá, evidenció el problema de fumar "aunque sea poco o de forma ocasional".

"Cerca de 900 millones de personas fuman en el mundo. Si esta tendencia se mantiene, pueden darse un millón de muertes prematuras en este siglo. Las enfermedades cardiovasculares, no el cáncer, tienen el mayor riesgo de mortalidad por fumado. Los males del corazón y la circulación causan el 48% de las muertes relacionadas con el tabaco", indicó el editorial.

Este no es el único estudio en resaltar los daños de un solo cigarrillo al día. En el 2011 se publicó una investigación hecha en costarricenses que vio la relación entre el tabaquismo y los ataques al corazón.

Dicho análisis fue realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EE. UU.) y del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (UCR). Sus resultados se publicaron en la revista European Journal of Cardiovascular Prevention and Rehabilitation.

El estudio, que dio seguimiento a 4.188 ticos durante poco más de diez años, evidenció que las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco varían de acuerdo con la cantidad de tabaco que se consume al día.

De acuerdo con dicho reporte, por cada cigarrillo al día, el riesgo de infarto al miocardio aumenta un 5%.

"El fumado está enfermando el corazón del tico y necesitamos parar esto", dijo en aquel entonces a La Nación Hannia Campos, coordinadora de dichas pesquisas.

Los costarricenses han disminuido el consumo de cigarrillo en los últimos años. Datos del Ministerio de Salud señalan que, desde que la Ley de Control de los Efectos Nocivos del Tabaco entró en vigencia, entre el 2012 y el 2016, Costa Rica contabilizó 200.000 fumadores menos.

Los últimos estudios del ente rector en salud indican que unas 300.000 personas son fumadoras activas en el país, lo que representa menos del 13% de la población mayor de 14 años.

Información de la CCSS también respalda esa tendencia. De acuerdo con la institución, los hombres entre los 20 y los 65 años son quienes más han dejado de fumar. El fumado en ellos pasó de 24% en el 2011 a 15,9% en el 2015.

En las mujeres, también se observa un descenso, pero no tan marcado, pues bajó de un 8% a un 5,4%.

El cáncer de pulmón también ha disminuido. Los datos institucionales muestran que la incidencia (número de casos nuevos por año) en los hombres pasó de 11,4 casos por 100.000 habitantes en el año 2000 a 5,7 en el 2014 (último año para el cual hay datos).

En las mujeres, por su parte, la incidencia pasó de 5,4 por cada 100.000 habitantes a 4,1.

La mortalidad en hombres para el 2000 fue de 11,2 por 100.000 habitantes, y bajó a 7,4 en el 2015; en las mujeres, el salto fue de 5,4 a 4,0.

Para los especialistas, el secreto está en no comenzar a fumar del todo, pero, si alguien ya lo hace, lo ideal es que busque ayuda para dejarlo, pues los beneficios para la salud se comienzan a sentir desde el propio día en que se deja el vicio.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.