Ciertas sustancias que se creía no tenían impacto sí la tienen cuando se combinan con otras incluidas en el tabaco

Por: Irene Rodríguez Hace 5 días
El tabaco contiene sustancias químicas que no son dañinas para la salud por separado, pero que, al estar unidas dentro de un mismo cigarrillo, son perjudiciales.
El tabaco contiene sustancias químicas que no son dañinas para la salud por separado, pero que, al estar unidas dentro de un mismo cigarrillo, son perjudiciales.

Son muchos los estudios que han arrojado que el fumado está directamente relacionado con 13 tipos de cáncer. Sin embargo, este número podría ser aún mayor.

Un estudio del Centro de Cáncer de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, determinó que las sustancias tóxicas en un solo cigarrillo pueden ser más, y más dañinas, de las que anteriormente se había pensado.

Los químicos en cuestión son los llamados hidrocarbonos aeromáticos policíclicos de bajo peso molecular (LMW PHAs, por sus siglas en inglés). Estudios anteriores habían demostrado que, por sí mismos, no podían favorecer con el desarrollo del cáncer, pero esta nueva investigación, publicada en la revista Archives of Toxicology, señaló que, en combinación con otras sustancias también presentes en el cigarrillo, sí pueden contribuir de manera importante en el desarrollo de este mal.

"Examinar cada químico por aparte, como usualmente hemos hecho, puede no dar un panorama completo del daño al que están expuestos los fumadores", expresó en un comunicado de prensa Alison Bauer, autora principal del reporte.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos tomaron diferentes combinaciones de LMW PHAs. Las mezclas incluían más de un LMW PHA, o uno de estos con otro tipo de sustancias.

Una vez que tuvieron los compuestos, se los aplicaron a ratones y vieron cómo se comportaban sus células.

En más de la mitad de las mezclas, los científicos vieron una afectación y desarrollo anormal, que meses más tarde desencadenó en células malignas.

"Nuestra meta es promover la conciencia en las personas de que el fumado puede dañar más de lo que nos imaginamos", enfatizó Bauer.

Aunque el estudio fue realizado en ratones y sus células no actúan de la misma manera que las de los seres humanos, los investigadores aseguran que esto es un buen punto de partida, dado que la reacción a agentes tóxicos es muy similar entre los mamíferos.

Más evidencia

Son muchos los estudios que han investigado cómo son los cambios que el cigarrillo origina en las células. Una investigación publicada en setiembre pasado por la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, indicó que la respuesta estaba en la epigenética (forma en la que se expresan los genes que es modelada por los hábitos y los estilos de vida).

De acuerdo con el documento, fumar durante muchos años y de forma crónica puede producir cambios en varios genes que “apagarían” la protección natural de las células contra el cáncer. Eso hace que estas se comiencen a producir de forma anormal, transformándose en cancerosas.

“Cuando estás fumando, estás construyendo toda una gama de cambios epigenéticos que podrían aumentar tus posibilidades matemáticas de desarrollar cáncer de pulmón. Si no eres un fumador, el riesgo de esta enfermedad es muy bajo”, indicó en un comunicado de prensa Stephen Baylin, codirector del programa de Biología del Cáncer en el Centro de Cáncer de la Universidad Johns Hopkins.

“Si eres un fumador, en buena teoría tendrías una probabilidad de ocho o nueve en cada diez de no tener cáncer al principio. Sin embargo, con forme pase el tiempo, las matemáticas comenzarán a estar cada vez más en contra suya, y esto puede ocurrir debido a los cambios epigenéticos que se van dando”, añadió.

Para estos científicos, la respuesta tampoco se trata de fumar poco o durante poco tiempo, si no en no comenzar del todo, o de dejar el vicio cuanto antes si ya se tiene.

Etiquetado como: