Irene Rodríguez. 5 mayo
Marvin Rivera, funcionario del Banco de Sangre, atendió a Jaime Delgado, el jueves pasado. Él llegó a donar por primera vez exhortado por su esposa, quien es donante. Fotografía: Mayela López
Marvin Rivera, funcionario del Banco de Sangre, atendió a Jaime Delgado, el jueves pasado. Él llegó a donar por primera vez exhortado por su esposa, quien es donante. Fotografía: Mayela López

Aun cuando las cirugías programadas se suspendieron y los accidentes de tránsito han disminuido a causa de las medidas contra la pandemia, el Banco de Sangre requiere llenar sus reservas.

La razón es que ellos también suplen a los hospitales para atender a cientos de costarricenses con enfermedades que demandan transfusiones frecuentes.

Están en ese grupo pacientes con tipos de cáncer como leucemias y linfomas, algunos tipos de anemia, hemofilia y ciertas formas de hepatitis.

Para todos ellos, una transfusión sanguínea representa la diferencia entre la vida y la muerte.

Los números no son exactos, pero sí se calculan en cientos de personas.

“Hay gente que requiere que la sangre le llegue hoy. Si no se le repone, corre el riesgo de morir”, enfatizó Carlos Villegas, jefe del Banco de Sangre.

Una de estas personas es Marlon Alvarado, de 35 años. “Tengo un problema en la médula, que no produce sangre. Estoy así desde hace más de 20 años. Necesito sangre cada 22 días”, comentó.

Ellos son la razón por la cual el llamado a los donadores no se silencia, incluso ahora en medio de la crisis de covid-19, cuando se le pide a la población no salir de sus casas.

El problema es que eso implicó que las donaciones bajaran en un 75%. Por esa causa, incluso el Banco de Sangre adoptó mecanismos seguros para que los donadores se acerquen.

Por ejemplo, habilitó el servicio de mensajería de WhatsApp para sacar citas a través del número 8821 6514. De esta forma, se evitan las aglomeraciones.

Como explicó María Rodríguez, jefa de Hematología del Hospital San Juan de Dios, hay personas que no pueden esperar por una transfusión.

“A una persona con leucemia, por ejemplo, no le puede uno decir, ‘esperemos tres meses a que todo esto pase y le hacemos las transfusiones’. Esas personas necesitan las transfusiones para vivir”, aseguró.

Costarricenses dependen de donaciones de sangre para seguir con vida

Diferentes componentes sirven a diferentes enfermedades

De acuerdo con Carlos Villegas, no todas las personas requieren el mismo componente de la sangre para tratar su enfermedad o afección de salud.

Es así como un solo donador puede ayudar a cuatro personas, pues su sangre, se separa en cuatro componentes: glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitados (derivados de la sangre ricos en factores de coagulación y proteínas).

“Los glóbulos rojos son vitales para la oxigenación del cuerpo. Se usan en personas que han perdido gran cantidad de sangre, como en accidentes o cirugías. También en tipos de cáncer como leucemia, donde se pierde mucha sangre.

“El plasma se usa principalmente en personas con enfermedades hepáticas (del hígado) o para el tratamiento de quemaduras; también para personas con enfermedades autoinmunes (en donde el cuerpo se ataca así mismo)”, explicó el jefe del Banco de Sangre.

Por su parte, las plaquetas son utilizadas cuando hay problemas de coagulación.

Hay otras enfermedades que pueden requerir, dependiendo de la situación, más de un componente. Algunas necesitan solo unas cuantas transfusiones, otras, lo requieren de manera constante durante años.

“Somos mejores clientes de un banco de sangre que un accidentado que solo se accidenta una vez. Aquí hay personas que necesitan sangre cada dos o tres meses, o personas a las que solo se les pone después de una quimioterapia por leucemia o después de un trasplante de médula, pero que requieren transfusiones una, dos o tres veces por semana”, señaló Rodríguez.

A esto se le suman pacientes con enfermedades poco comunes que requieren recambios de glóbulos rojos. Son si acaso tres por cada hospital, pero cada uno de ellos puede consumir ocho unidades de glóbulos rojos por procedimiento.

Trasplantes se paralizaron por un tiempo

En marzo pasado, el Hospital San Juan de Dios detuvo de forma temporal el programa de trasplante de médula ósea hasta que el Banco de Sangre tuviera las existencias suficientes para poder garantizar abastecimiento.

“Debemos garantizarnos tener todos los componentes sanguíneos; las plaquetas tienen una vida útil de solo cinco días. Si no tengo garantizado plaquetas para los pacientes, el sangrado de un paciente no se me va a detener”, apuntó Rodríguez.

Carlos Villegas, jefe del servicio, asegura que esta es una de las razones por las cuales se puso el sistema de citas en el Banco de Sangre, no solo para evitar aglomeraciones, sino también para garantizar un flujo de reservas que se mantenga.

“Nada hacemos con que un solo día venga un montón de gente y luego pasen dos semanas sin venir personas, especialmente porque las plaquetas tienen muy pocos días de vida útil y se necesitan para tratar personas trasplantadas, por ejemplo.

"Entonces, con citas, nos garantizamos que la gente venga de forma más programada y nos da mayor continuidad”, subrayó Villegas.

Requisitos para donar
De cada persona se toman 500 mililitros de sangre, que posteriormente se descomponen en glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitados. Foto: Mayela López
De cada persona se toman 500 mililitros de sangre, que posteriormente se descomponen en glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitados. Foto: Mayela López

- Tener entre 18 y 60 años

- Pesar 50 kilos o más

- Medir más de 1,50 metros

- Presentar su cédula nacional o de residencia

- Tener el deseo de ayudar a otras personas de manera voluntaria.

- Si ha tenido un resfriado o síntomas tales como, fiebre, tos, estornudos o malestar general debe esperar para donar hasta después de 14 días de recuperación

- Ingerir un desayuno liviano: frutas, galletas, pan, mermeladas o jaleas, café o té sin leche.

- No consumir grasas ni lácteos.

- En caso de comer algo pesado, debe esperar entre dos y tres horas luego de la comida para poder donar.

- No se debe ayunar.

LEA TAMBIÉN

Sangre saludable