Irene Rodríguez. 27 octubre
Una donación de sangre puede salvarle la vida a tres o cuatro pacientes. Una persona puede donar este líquido vital cada tres meses. Fotografía: Archivo
Una donación de sangre puede salvarle la vida a tres o cuatro pacientes. Una persona puede donar este líquido vital cada tres meses. Fotografía: Archivo

No en vano se dice que es un líquido vital. La sangre es necesaria para todos nuestros procesos fisiológicos y la donación es imprescindible para realizar cirugías, atender muchos accidentes de tránsito, tratar heridas por armas de fuego o blancas.

Además, es fundamental para el tratamiento de enfermedades como leucemias, linfomas, hemofilia, algunos tipos de anemia y enfermedades en el hígado.

“Por más desarrollada que esté la ciencia, todavía no hemos encontrado la forma de fabricar sangre o de tomar una pequeña cantidad donada y reproducirla en laboratorio. La única forma es que donemos para poder salvar vidas”, especificó Milena Guillén, médica general del Banco Nacional de Sangre.

Este lugar suple de sangre a los 29 hospitales del país. Aunque el México, el San Juan de Dios y el Calderón Guardia tienen su propio banco, ninguno de ellos logra autoabastecerse.

“Somos el banco que siempre está quebrado, siempre estamos en números rojos. Por ejemplo, por año nosotros necesitamos 34.000 donantes para salir ‘tablas’ y a octubre podemos decir que nos faltan 1.000. Yo solo puedo hablar de los números del banco nacional, pero los bancos de los otros hospitales también tienen déficit”, destacó la especialista.

Y añadió: “Cuando ya estamos cerca de una emergencia, la gente sí llega a donar, sí se anima mucho, pero eso dura uno, dos o tres días. Ya después dejan de venir”.

Guillén comentó que una persona puede salvar de tres a cuatro vidas, dado que la sangre se separa en sus componentes: glóbulos rojos, plasma, plaquetas. Entonces, se utiliza según sea requerido.

La situación es preocupante, no solo en Costa Rica. La revista The Lancet Haematology publicó, en su edición más reciente, un estudio realizado con 195 países en el que se exploraron los faltantes de sangre.

El análisis, realizado por el Instituto para la Métrica y Evaluación de Salud (IHME, por sus siglas en inglés) concluyó que en nuestro país hay 225.819 unidades de sangre disponibles, pero el faltante es de 161.493 unidades. El faltante es mayor en glóbulos rojos, donde se requieren 105.478 unidades.

FUENTE: The Lancet Haematology.    || w. s. / LA NACIÓN.

En comparación

Para comparar cómo está Costa Rica con otros países del mundo, no deben tomarse en cuenta las unidades absolutas, si no cuántas unidades hay disponibles (o faltan) por cada 100.000 habitantes. De esta manera se uniforman los datos según el tamaño y la población de cada lugar.

En este caso, Costa Rica sale ganando en unidades disponibles, pero perdiendo cuando vemos cuánto nos hace falta.

Los bancos de sangre nacionales tienen disponible 4.852 unidades por cada 100.000 habitantes, contra 3.675 de promedio mundial por 100.000 personas.

Si vemos el faltante, el promedio global es de 1.849 por cada 100.000 personas, en nuestro país es de casi el doble: 3.471 por 100.000 costarricenses. Se podría decir que estamos más cerca del país con más faltante, Haití, con uno de 3.900.

¿Cómo puede haber tanto déficit con más disponibilidad? La respuesta está en el número de atenciones.

En nuestro país se realizan cirugías más complejas que en otros, donde la cantidad de sangre necesaria para hacerles frente es mayor. También se le dan transfusiones de sangre constantes a personas que así lo requieren por una enfermedad, mientras que en otros países estas disposiciones no son tan tajantes y se hacen menos transfusiones, por lo que el déficit no es tan grande.

FUENTE: The Lancet Haematology.    || w. s. / LA NACIÓN.

Mundo necesita 30 millones de unidades más cada año

De los 195 países tomados en cuenta para el análisis, 119 no tienen la donación de sangre suficiente para atender las necesidades.

El total disponibilidad global se estimó para 2017 (año de referencia del estudio) en 272 millones de unidades, pero la demanda fue de 303 millones, o sea hay un faltante cercano a los 30 millones. Si se sacan de la ecuación los 76 países que sí alcanzan sus necesidades, el déficit de los lugares donde sí urge la sangre es de 100 millones de unidades.

Los países más desarrollados y con mayor capacidad adquisitiva tuvieron mejores resultados. Por ejemplo, Dinamarca es el que más disponibilidad tiene con 14.704 unidades por 100.000 habitantes.

Mientras tanto, en Sudán del Sur la cifra es de 46 unidades por cada 100.000 habitantes; una necesidad 75 veces mayor que sus reservas. En Madagascar, el segundo país con mayor necesidad, el faltante es de 26 veces lo disponible.

“Es muy importante medir esto. Otros estudios se han enfocado en la seguridad de la sangre, como, por ejemplo, el riesgo de transmitir infecciones como el VIH, pero nuestro análisis es el primero en identificar dónde están los mayores faltantes, y dónde deben los gobiernos tener más campañas de donación, aumentar los servicios de transfusión y desarrollar alternativas”, dijo en conferencia de prensa Chirstina Fitzmaurice, una de las investigadoras.

En un comentario publicado en la misma revista Thierry Burnouf, profesor de la Universidad Médica de Taipei en Taiwán señala: “Este estudio es un recordatorio de que se requieren reservas seguras y suficientes de sangre para salvar vidas. Se ven diferencias sustancias en la disponibilidad, seguridad y calidad de la sangre. Se requieren estrategias comprensivas y cooperación nacional e internacional para que haya las transferencias necesarias y seguras para así salvar vidas".

¡A donar!

Usted puede donar sangre tanto en el Banco Nacional de Sangre –ubicado al costado sur de la parroquia de Zapote– como en los bancos que tienen los diferentes hospitales. Además, constantemente se hacen campañas de donación en oficinas, y los fines de semana se va a diferentes comunidades del país.

“Muchos de nuestros donantes ya se están ‘pensionando’, como hay edad límite llega un momento en donde no pueden donar, y no estampos teniendo la cantidad necesaria de donantes jóvenes”, expresó Guillén.

FUENTE: Banco Nacional de Sangre. DISEÑO/LA NACIÓN.