Irene Rodríguez. 29 noviembre, 2018
Así se ve el virus del sarampión en un microsocopio. Imagen: CDC

Una menor vacunación en diferentes países disparó los casos de sarampión en un 30% en los últimos dos años y causó 110.000 muertes desde el 2000 en el planeta.

Así lo reveló un informe difundido este jueves por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y la Iniciativa contra el Sarampión y la Rubéola.

Las cifras son preocupantes incluso en América Latina, donde se acumulan más de 7.000 casos y se tiene el registro de 72 muertes.

El reporte fue descrito como el más comprehensivo y completo hasta ahora y recoge las tendencias de los últimos 17 años en todas las naciones del mundo. De acuerdo con estos datos, la única zona donde los casos de esta enfermedad infecciosa bajaron fue en Asia Pacífico, mientras que en el resto, se dio un aumento.

“El resurgimiento del sarampión es una preocupación seria, hay brotes extendidos en casi todas las regiones. La consternación es particular en el caso de países que ya habían eliminado el virus o que estaban muy próximos a hacerlo”, dijo al presentar el reporte Soumya Swaminathan, directora adjunta de programas de la OMS.

Además agregó: “si no hacemos esfuerzos urgentes por aumentar la cobertura de vacunación e identificar poblaciones susceptibles estamos en riesgo de no poder proteger a nuestros niños y comunidades de una enfermedad devastadora, pero completamente prevenible”.

Para evitar los brotes de sarampión, al menos un 95% de la población debe estar cubierta con dos dosis de vacunas. El problema, según la OMS, es que en algunos países la tasas de vacunación son menores al 70%.

En Costa Rica, de acuerdo con los datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el 93,5% de los niños sí reciben la primera dosis (que se aplica a los 15 meses de edad) y un 89,2% la segunda (que se pone a los seis años).

Virus de cuidado
Sarampión
Sarampión

El sarampión es una enfermedad causada por virus y altamente contagiosa: una sola persona podría infectar a 15. Se propaga por contacto mediante gotitas provenientes de la nariz, boca o garganta de una persona infectada. Los estornudos y la tos lanzan gotas contaminadas al aire.

Los síntomas, por lo general, comienzan de ocho a 12 días tras la exposición al virus (periodo de incubación), pero las personas pueden contagiar a otros desde el primer momento en que se exponen al microorganismo. Estos síntomas incluyen erupciones en la piel que causan comezón, tos, fiebre, dolor muscular, conjuntivitis y dolor de garganta.

La enfermedad suele ser leve o moderadamente grave; sin embargo, pueden darse complicaciones como neumonía, diarrea, ceguera y encefalitis (infección del cerebro que causa inflamación).

Las hospitalizaciones alcanzan entre 20% y 25% de los casos. La mortalidad es del 0,2% y, casi todos los fallecimientos se dan en menores de cinco años.

Los especialistas concuerdan en que no debe verse el sarampión como una enfermedad de brotes en la piel y fiebre, pues las complicaciones podrían darse en cualquier persona y en ocasiones, causarles la muerte.

El riesgo no es solo para los no vacunados, pues también se baja la llamada tasa de “inmunidad rebaño”, la cual se da porque cuanto más individuos estén protegidos contra una enfermedad, resulta más difícil que esta surja. Así se protege a niños menores de 15 meses o a personas con sistemas inmunitarios débiles nacen enfermos y no pueden ser inoculados) o quienes tienen, desde el nacimiento, alguna condición de alergia que no les permite vacunarse.

Campaña en Costa Rica: ¡no olvide vacunar a sus hijos!

El sarampión no tiene transmisión activa en Costa Rica. El último caso autóctono (de contagio en suelo tico) se presentó en el 2006, y en el 2014 se registró un caso importado (la persona desarrolló síntomas en el país, pero fue contagiada en otra nación).

No obstante, la CCSS estima que la entrada a Costa Rica del virus es inminente. En cualquier momento, podría llegar una persona que se haya contagiado en alguno de los países en donde la circulación es activa, como Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, Estados Unidos y Guatemala.

Es por eso que la institución recuerda a los papás para que lleven a los niños con edades entre los 15 meses y los 9 años, 11 meses y 29 días, a vacunar a los centros de salud a partir de este 12 de diciembre. Se deben vacunar 770.000 menores.

“Tenemos casos repuntando en nuevos países y acúmulo de personas susceptibles en el país que no tienen la protección inmunológica contra este virus y por eso debemos reforzarnos para evitar infecciones”, manifestó en una entrevista anterior Leandra Abarca, coordinadora del Programa de Inmunizaciones de la CCSS.