Fabrice Le Lous. 14 septiembre
La antorcha de la Independencia en Peñas Blancas, en la frontera con Nicaragua. Foto: La Nación / Rafael Pacheco.
La antorcha de la Independencia en Peñas Blancas, en la frontera con Nicaragua. Foto: La Nación / Rafael Pacheco.

Estamos viviendo una página inédita de la historia. Nunca antes en las crónicas de Costa Rica el recorrido por tierra de la Antorcha de la Independencia se vio truncado por nada, y menos por sindicalistas que bloquean carreteras. Y nunca antes la antorcha tuvo que viajar por los aires hasta Cartago, su meta. Aquí te contamos el origen de esta tradición y profundizamos en la rareza del episodio del 2018.

Aprendamos juntos: interrumpir, según la RAE, significa: “cortar la continuidad de algo en el lugar o en el tiempo”. El paso de la antorcha se cortó en varios puntos antes de ser trasladada de Esparza a Cartago en helicóptero.

La idea de un tico

Sí; lo que conocemos ahora como una tradición fue idea de un tico. Pero, en honor a la verdad, la primera primera antorcha que viajó por Centroamérica para celebrar la Independencia fue una idea nacida en Guatemala.

En un evento no oficial que los chapines denominaron “Carrera de la Antorcha de la Independencia”, un grupo salió con una tea encendida en setiembre de 1959 desde el Monumento a los Próceres, en Ciudad de Guatemala, hacia Costa Rica.

Para honrar ese capítulo, a don Alfredo Cruz Bolaños, primer costarricense graduado como profesor en Educación Física en Estados Unidos y director general de Deportes en los 60, se le ocurrió hacer el evento todos los años, llevando la antorcha desde Guatemala hasta Cartago, antigua capital tica y donde se recibieron los documentos de la independencia en 1821.

Alfredo Cruz Bolaños fue también pionero de la natación costarricense. En la foto del 3 de junio de 1989, le entrega un reconocimiento a la nadadora Claudia Poll Ahrens en la piscina de La Sabana.
Alfredo Cruz Bolaños fue también pionero de la natación costarricense. En la foto del 3 de junio de 1989, le entrega un reconocimiento a la nadadora Claudia Poll Ahrens en la piscina de La Sabana.

La idea se oficializó en 1964, cuando el ministro de Educación tico, Ismael Vargas, expuso el proyecto en Managua ante sus homólogos regionales. Cruz Bolaños trabajó una semana en cada país, efectuó pruebas de factibilidad, diseñó el recorrido, el número de colegios, la cantidad de jóvenes que participarían en la odisea y hasta dijo qué antorcha debía usarse.

El 9 de setiembre de ese año, la antorcha salió de la capital guatemalteca. Seis días después, el día 15, llegó a Cartago, emulando el galope de los jinetes que llevaron la noticia de la independencia a cada capital de la región en 1821.

Eso sí, los documentos de la independencia originales comenzaron su recorrido en Guatemala el 15 de setiembre y llegaron a Cartago hasta el 29 de octubre de 1821. Para realizar el recorrido moderno de la antorcha se decidió cuadrar todo para que el final llegara a Cartago los días 15 de setiembre.

Desde 1964, de forma ininterrumpida, este simbólico ritual se había celebrado sin contratiempos en Costa Rica. Hasta ahora...

El bloqueo en Liberia, el jueves 13 de setiembre, por la tarde. Los manifestantes dijeron a La Nación que quitarían el bloqueo hasta esperar la antorcha, pero la negociaciones para su paso se alargaron hasta 2 horas.
El bloqueo en Liberia, el jueves 13 de setiembre, por la tarde. Los manifestantes dijeron a La Nación que quitarían el bloqueo hasta esperar la antorcha, pero la negociaciones para su paso se alargaron hasta 2 horas.
Nunca se había truncado su paso

Es un hecho, y el historiador de la UCR David Díaz Arias, con conocimiento de causa, lo afirma: “Nunca se ha detenido la antorcha en suelo tico. Es la interrupción de un ritual, un cambio no planificado de cómo se debe llevar adelante el paso de la antorcha”, explica.*

Díaz Arias, director del Centro de Investigaciones Históricas de América Central de la Universidad de Costa Rica, califica la marcha de “tradición muy interesante”.

“Es de las pocas cosas dentro de la celebración de la Independencia que deja en evidencia que Centroamérica tuvo una conexión en el pasado”, valora el experto. “Pese a que compartimos la independencia, los rituales se han vuelto muy nacionales. Este ritual es muy interesante porque deja en evidencia que éramos unidos”.

*David Díaz Arias es también coordinador del Programa de Investigación “Los orígenes socio-históricos de la inclusión y la exclusión social en Centroamérica”, es profesor catedrático de la Escuela de Historia y del Posgrado en Historia de la UCR.

¿Querés recibir contenido como este directamente en tu correo electrónico? Suscribite al boletín *El Explicador* en este enlace.

¿Quedaste con dudas? ¿Preguntas? Escribinos para cualquier información adicional a: fabrice.lelous@nacion.com