Fernanda Matarrita Chaves. 10 mayo
Johanna Solano López, de 30 años, es la co-presentadora de 'Nace una estrella'. Ella es una de las figuras de la televisión con más seguidores en la red social Instagram: está cerca de llegar a los 600.000. Foto: JS para LN
Johanna Solano López, de 30 años, es la co-presentadora de 'Nace una estrella'. Ella es una de las figuras de la televisión con más seguidores en la red social Instagram: está cerca de llegar a los 600.000. Foto: JS para LN

Johanna Solano regresó como presentadora a Teletica. La reconocida deportista y creadora de contenido en redes sociales tuvo su última aparición como conductora en la Revista Mundialista en el 2018. Ahora está, de nuevo junto a Édgar Silva, en Nace una estrella.

Pasaron varios días desde lo ocurrido con Carvajal, Miss Costa Rica 2018, antes de que Teletica Formatos anunciara que Natalia decidía salirse del proyecto y que Johanna Solano sería la nueva figura del espacio.

Sorprendida y feliz

Johanna revivió la emoción al volver a su rol de presentadora el 2 de mayo, día del estreno del programa original de Teletica. Hoy dice sentirse muy agradecida e ilusionada de poder trabajar en un espacio que promueve el talento costarricense y en el que 15 participantes persiguen un sueño.

“(La propuesta) me sorprendió. Me enteré faltando unos días para que se iniciara (el programa). Me siento completamente agradecida por la oportunidad. Que Teletica me considerara como opción es un honor grande, pues es el canal más respetado. Les debo muchas cosas, son parte de mi historia en muchas etapas. Estoy muy ilusionada por la experiencia. Es un formato que involucra ilusiones y sueños, me hace muy feliz formar parte”, detalla Solano.

Acerca de incorporarse tan solo días antes del inicio del concurso, Johanna dice que ha sido “relativamente fácil”. Ya había trabajado con Édgar Silva y conocía a la mayoría de miembros de la producción. Johanna fue la ganadora de la quinta temporada de Dancing with the Stars.

“Lo que me tocó fue ponerme a estudiar a los participantes, pues Édgar tuvo más contacto cuando los llamó y él tuvo la noticia (de que sería el presentador) antes, estaba familiarizado. Yo tuve alrededor de una semana para ponerme al día con ellos. Vi todos los videos de todo su proceso y sus entrevistas, además, vi sus redes para ir más empapada. Llegué al ensayo general y sentía que los conocía”, agrega.

La decisión y contacto con su amiga

Johanna comenta que luego de la propuesta de Teletica ella tomó la decisión en menos de una hora.

“Se me propuso y todo era urgente. El proyecto estaba a punto de arrancar, no había mucho que pensar, tenía una competencia y compromiso en junio: un triatlón en Colombia y ya estaba confirmada. Lo puse en una balanza y esta oportunidad es grande. Era trabajo. No hubo mucho que pensar más allá que cancelar la competencia. Me emocionaba muchísimo”, detalló.

Tanto Johanna como Natalia Carvajal han expresado que son amigas. Cuando Solano confirmó que iba a participar en Nace una estrella, ella quiso hablarlo antes con Carvajal.

“Contactarla es difícil porque es una mujer ocupada y por el lugar geográfico donde se encontraba. Era importante hablar antes de que se enterara todo mundo. La considero mi amiga: la respeto y la admiro.

“En sí no hubo conversación. Le puse un mensaje expresando mi empatía y le conté que se me presentó la oportunidad y que esperaba que todo estuviera normal. Me contestó horas después agradeciendo y diciendo lo mismo, que estaba contenta de que tomara su lugar. Hay una vibra muy bonita. Nos queremos muchísimo. Las dos somos lo suficientemente maduras para entender cómo pasan las cosas”, detalló.

Johanna, quien además es protagonista de la película nacional A un paso de mí, cuenta que su trabajo como presentadora lo asume con gran responsabilidad y que continúa aprendiendo. Destaca la solidaridad de su compañero Édgar y valora el afecto del público que la apoya y agradece por mostrar su personalidad.

“Édgar me transmite paz y tranquilidad. Me ha ofrecido sus consejos cuando me ha visto nerviosa o le pido su ayuda. Trato de entender que la gente disfruta verte, ver lo que sos, más allá de si tenés los estudios o no (relacionados con la televisión). El respaldo del público me transmite seguridad. He sentido cariño, palabras de apoyo y me llena de fuerza en momentos en los que dudo de mi capacidad”, dice Johanna.

Y sí, aunque no se proyecte, la mujer que es conocida por ser exitosa en la mayoría de proyectos que emprende, admite que duda y ha dudado de sí misma en todos los contextos de su vida.

“Creo que a la gente le puede sorprender porque en la gran mayoría de facetas me ha ido bien. Son cosas que he contado en ambientes íntimos, en charlas motivacionales, siempre lo menciono para que la juventud sepa que no está mal no tener respuesta de todo o estar inseguros. Tuve una infancia y adolescencia feliz pero en la que sufrí por inseguridad, es normal que siga pasando. Pero la gente cree que todo lo hago segura, eso es parte de la gracia de Dios, del apoyo de familia y de la construcción de mi seguridad personal y capacidades”, añade.

La presentadora agradece formar parte de este proyecto, que busca entretener a la audiencia en tiempos tan difíciles para el país, pues desde hace 14 meses Costa Rica sufre los embates del coronavirus.

Antes de unirse al programa, Johanna estaba trabajando, generalmente desde su casa, en la generación de contenido. Ahora mismo se siente emocionalmente muy bien porque tiene al lado a su mamá, quien vive en Panamá, pero vino a pasar una temporada a Costa Rica.

“Agradezco que la pandemia no me haya pegado tanto como a otros (...). Siento que el programa llega en una época en la que la gente necesita distraerse en medio de esta situación dura. (...) Mi mamá está aquí. Por años yo estuve en México ella y en Panamá, hace mucho no compartíamos tanto. La pandemia a nivel de familia me ha traído cosas buenas. He sido parte del grupo al que la pandemia le permite estar más cerca de los suyos”, confió Johanna, quien recalca su agradecimiento con las personas que le transmiten su afecto.

“Sin tener que hacerlo me expresan su apoyo. Se toman el tiempo y la energía, me llenan de ilusión, me levantan en momentos en los que me siento medio triste. Han sido excepcionalmente buenos. Espero que nunca se me olvide”.