Manuel Herrera. 6 marzo

En setiembre del 2006, a poco más de un año de haber debutado en la pantalla, El show de La Media Docena logró ubicarse entre los semifinalistas a los Premios Emmy Internacional, que entrega la Academia Internacional de Artes y Ciencias de la Televisión.

Sería la primera y única ocasión en que un programa costarricense se posicionaba en esas instancias y el primer proyecto de habla hispana que optaría por esa estatuilla en la categoría de comedia.

La noticia recorrió con fuerza en todo el país y fue conocida en todo el continente americano al ser difundida con gran pompa en la pantalla de CNN en Español, por la tica Glenda Umaña.

Guido Sáenz junto a Édgar Murillo en una grabación de 'El show de La Media Docena'. Fotografía: Cortesia La Media Docena.
Guido Sáenz junto a Édgar Murillo en una grabación de 'El show de La Media Docena'. Fotografía: Cortesia La Media Docena.

“Eso fue muy bonito porque nos dio mucha confianza. Nos validó nuestra idea de hacer un humor global, que era lo que pretendíamos, pero sin perder lo tico”, dice Mario Chacón 12 años después de la noticia.

“Nosotros creíamos en el producto porque si algo nos caracterizó desde el inicio fue la exigencia. Nunca asumimos el programa como un trabajo y ya, sino, como algo que nos gustaba, entonces ser finalistas de los Emmy Internacionales vino a validar muchísimo esa sensación intuitiva que teníamos de ir en esa dirección y nos motivó mucho. En ese breve momento del 2006 se sintió uno como cuando vino Silvia Poll con su medalla olímpica”, recuerda Erick Hernández.

El reconocimiento causó tal satisfacción en el grupo y en Teletica –casa del programa desde siempre– que El show de La Media Docena se adueñó de 30 minutos de la programación primetime de los viernes en el 7.

Daniel Moreno cuenta que cuando la televisora de La Sabana los firmó para llevar el proyecto –que hasta entonces permanecía en el teatro– a la pantalla chica, fue para un piloto de 13 episodios y, al final, la aceptación del público les dio mecha para permanecer en pantalla casi 13 años.

El show de La Media Docena ha sido muy lindo porque originalmente no esperábamos el éxito que tuvo. Entramos a Teletica a hacer un piloto de 13 episodios y nos quedamos por 13 años, entonces imagínese el agradecimiento que podemos sentir nosotros con el público y con el canal”, afirma Moreno.

“Terminábamos una temporada y Teletica nos decía que hiciéramos sketches nuevos o que los repitiéramos, que no salíamos del aire. Nosotros veíamos mucha televisión gringa y estábamos acostumbrados al formato de temporadas de los programas que salían del aire cada vez que terminaban una (temporada), pero aquí no. Entonces, las primeras temporadas del programa requirieron de un trabajo titánico porque teníamos que producir sketches nuevos para las nuevas temporadas y tener reservas para repetir”, cuenta Édgar Murillo.

Esa fue la dinámica de trabajo que mantuvo el cuarteto a lo largo de casi 13 años: transmitían una temporada de seis meses con escenas inéditas y para el otro semestre del año “reciclaban” sketches del pasado.

Gloria Trevi grabó junto al Vj Campos. Fotografía: Cortesía La Media Docena.
Gloria Trevi grabó junto al Vj Campos. Fotografía: Cortesía La Media Docena.

Sin embargo para este 2018 las cosas cambiaron. El 9 de febrero anterior, El show de La Media Docena salió del aire en forma temporal.

¿La razón? Teletica adoptó el modelo de la televisión estadounidense de producir bajo el formato de temporadas. La pausa para el cuarteto llegó al final de la temporada 12 del programa.

“Para nosotros la noticia resultó positiva porque tener un show durante todo el año desgasta al productor, a la creatividad y al público”, opina Édgar Murillo. Sus otros compañeros respaldan esa posición, pues afirman que el receso les permitirá relanzar el programa en el marco de una temporada 14 (no producirán la 13 por considerar el número de mala suerte) y renovar las ansias del público por verlos de nuevo en la tevé.

“Todo en la vida puede llegar a ser parte del paisaje. Un cambio en la periodicidad semanal del programa ayuda a la expectativa y esto hay que apoyarlo regresando con un producto bueno y que le atraiga a la gente”, agrega Erick Hernández.

El regreso del programa a la pantalla podría darse en agosto próximo, aunque no hay fecha confirmada para el relanzamiento del programa.

En números

El alto en la ruta que llevaba El show de La Media Docena en pantalla permite al elenco hacer un balance de lo que fue del programa hasta inicios de febrero. En 12 temporadas, Erick, Daniel, Édgar, Mario y su equipo de producción realizaron cerca de 250 episodios, casi 2.000 sketches y contaron con más de 100 figuras costarricenses invitadas y al menos 10 personalidades internacionales.

Políticos, periodistas, cantantes y presentadores de televisión costarricense participaron a lo largo del tiempo en el programa. Asimismo estrellas de renombre internacional como Adal Ramones, Gloria Trevi o Édgar Vivar (el señor Barriga, de El Chavo del 8), accedieron a grabar escenas con ellos.

“Cuando hay que enumerar personas se corre el riesgo de dejar a alguien por fuera, pero así, que se me vengan rápido a la mente, fue muy bonito grabar con Gloria Trevi que habiendo sido una megaestrella y con sus temas personales complicados, vino y participó en el programa con la mayor humildad. Grabar con Adal Ramones fue lindísimo y nos conectó para después incluirlo en la película (Maikol Yordan de viaje perdido). Gente de aquí con la que me hizo gracia grabar fue con Erick Lonnis que era mucho más payaso de lo que yo pensaba o con la periodista Ginnés Rodríguez”, resume Erick Hernández.

Gloriana Sanabria produjo 'El show de La Media Docena' para canal 7. Fotografía: Luis Navarro.
Gloriana Sanabria produjo 'El show de La Media Docena' para canal 7. Fotografía: Luis Navarro.

Mario Chacón destaca la participación de Laura Chinchilla cuando aún era presidente de la República, la de la presentadora de Teleclub Inés Sánchez y la del exministro de Cultura, Guido Sáenz.

“Doña Laura se apuntó a hacer un par de sketches con nosotros. Fue muy bonita la apertura ahí en Casa Presidencial para grabar humor con ella. Doña Inés, una señora superrespetada y que admiramos muchísimo, accedió a grabar una parodia de Teleclub del futuro; ella entendió que lejos de faltarle el respeto, lo que queríamos era rendirle un homenaje. Otra que recuerdo muchísimo fue la grabación con don Guido Sáenz, que uno ahí donde lo ve tan serio se apuntó a participar con nosotros”, detalla Mario Chacón.

Daniel Moreno y Édgar Murillo también subrayan las participaciones de Laura Chinchilla e Inés Sánchez; de hecho, el episodio de la última es el más buscado en YouTube por la audiencia. Ellos suman otros.

“Édgar Silva se apuntó a grabar con nosotros durante la época en que la gente lo criticaba porque aparecía en todos los programas de canal 7. Hizo un sketch en el que en toda la programación de Teletica aparecía. Ese tipo de cosas son recuerdos muy lindos, porque eran ideas que teníamos y que involucraban la participación de una persona específica y esa persona accedía y entendía que el chiste no le hace daño a nadie. Siempre quisimos tener humor blanco”, afirma Moreno.

Por su parte, Édgar Murillo habla de la ocasión en que Glenda Umaña participó en una parodia cuando aún trabajaba en CNN en Español. “Vino de CNN y se apuntó a la vacilada. Cada invitado que lográbamos tener en el programa reafirmaba nuestra credibilidad en el público porque muchos eran gente muy seria. Cada una de esas personas era un hito importante para nosotros, porque también era respaldarnos a nosotros, nuestra comedia y lo que hacíamos”, argumenta Murillo.

Gloriana Sanabria, productora de La Media Docena, recuerda que cuando grabaron con Laura Chinchilla, la hoy expresidente se negó a un ensayo previo, una decisión que les causó tanta sorpresa como cuando Guido Sáenz les pidió que lo siguieran invitando al show.

“Le dije a doña Laura que si quería ensayo y recuerdo claramente cuando me dijo que no, que de una vez. Cuando doña Laura comenzó a escuchar a Mario (quien tradujo a un lenguaje pachuco el discurso de la mandataria) se iba a morir de la risa. También Guido Sáenz; la grabación con don Guido fue muy grata. Lo llamé, le propuse estar en el programa, le mandé un video del programa a la casa y después me respondió que sí se atrevía a participar. Cuando vino a grabar don Guido no paró de hablar y nos decía que por qué no lo invitábamos más seguido. Eran personas que uno jamás imaginaría que iban a estar en el programa”, señala Sanabria.

Anécdotas

Similar a los dos tipos de invitados que tuvo el programa en estos 12 años, la producción también se grabó dentro y fuera del país.

Cementerios, azoteas de edificios, aeropuertos, aviones, parques nacionales, playas, montañas, night clubs, mercados, carreteras, entre otros lugares, sirvieron de locaciones para las cientos de escenas que se grabaron en Costa Rica.

Fuera de aquí, El show de La Media Docena incluyó escenas grabadas en las pirámides de Teotihuacán (Estado de México) y el Zócalo (Ciudad de México), Jamaica, Cartagena y Londres (Inglaterra).

“Hicimos un especial de ticos en México, grabamos en la casa de Vica Andrade y otro día fuimos a grabar a las pirámides y al Zócalo, pero no teníamos permisos. Daniel le puso el micrófono a Mario en la mochila y grabamos con camaritas pequeñas. Yo hacía de turista y ellos estaban vestidos de personajes en el Zócalo, esa fue una experiencia lindísima, porque además estaba la adrenalina de que hacíamos algo clandestino”, menciona Gloriana Sanabria.

La productora también recuerda el día en que grabaron en un mercado de artesanías en Jamaica y en media escena los locales les comenzaron a ofrecer marihuana.

En el país, los pasajes curiosos no se quedaron atrás. “Una vez nos asaltaron en San José. Salimos corriendo detrás de los ladrones y Mario Chacón le iba a pegar a uno de ellos. Mario se metió a un bar a ‘arriarle’ y la Policía iba a detener a Mario. Eso fue graciosísimo. Fue ahí por el Teatro de La Comedia”, relata Sanabria.

Otra anécdota fue cuando confundieron a Mario con un médico en una farmacia en Lindora de Santa Ana. “Estaba Mario grabando vestido de médico en una farmacia, cuando entró un gringo pegando gritos diciéndole a Mario en inglés que fuera a atender a una persona que habían atropellado afuera, y de la emergencia él no entendía que Mario no era médico”, narra Sanabria entre risas.

Y es que Mario Chacón ha sido el blanco de los chascos en estos 12 años. Todos sus compañeros e incluso él mismo hablan del día en que, muy a los inicios del programa, recibió un golpe de parte de Daniel Moreno que lo dejó sin un diente.

“Daniel es medio chambón. Queríamos hacer una escena muy realista de una pelea. Recuerdo que Mario Vargas (uno de los directores que tuvo el programa en este lapso) me dijo que cuando Daniel contaba tres, él tiraba el golpe y yo volvía la cara para simular el golpe. En un momento, Daniel no contó, tiró el golpe y me quebró el diente en media escena”, resume el mismo Chacón.

También hay otra curiosidad hilarante: lo poco conocido que es Erick Hernández, quien pasa desapercibido en la masa.

“Es inexplicable el por qué una persona que tiene 13 años de salir en televisión la gente no lo reconozca, es como para que lo investigue Discovery Channel”, dice Daniel Moreno.

A pesar de ello, Erick es tan protagonista de esta historia como sus otros tres compañeros, quienes consideran que durante este tiempo el mayor reconocimiento fue estar en la lista de finalistas de los Emmy, pero el mayor logro fue el contar con el favor del público que se río con las ocurrencias por más de una docena de años.

El show de La Media Docena es un programa que marcó una parte importante del país. Son cuatro muchachos que se unieron desde la escuela y que aún hoy, varias décadas después, siguen juntos. El regreso del programa nos planteará el reto de mantener a nuestro público de siempre, pero también de atraer a nuevas audiencias”, resume Gloriana Sanabria.

'El show de La Media Docena' debutó en canal 7 en el 2005. Fotografía: Cortesía La Media Docena.
'El show de La Media Docena' debutó en canal 7 en el 2005. Fotografía: Cortesía La Media Docena.