Música

Grammys 2020: Billie Eilish se corona en una noche ganadora para las nuevas voces

En una lacrimógena gala, la cantante angelina fue la gran ganadora de la más reciente edición de los Grammys, que tuvo su celebración este 26 de enero en el Staples Center de Los Ángeles y premió a refrescantes rostros de la industria como Lizzo y Rosalía

La música (como cualquier arte) se permite vivir de muchas formas y, por más disparatado que parezca, una de esas maneras es a través de los premios.

Cada año, la tradición remite a los melómanos hacia Los Ángeles, donde se entregan los glamorosos premios Grammy de los cuales cuesta resistirse. El galardón más importante para la música de occidente es una celebración a lo grande, tanto que su propia ceremonia privilegia las presentaciones en vivo por encima de las nominaciones (solo se entregan diez premios en la gala televisada).

Aún así, con la noticia sobre la trágica muerte del basquetbolista Kobe Bryant, ninguna esfera artística puede seguir su día como si nada hubiese pasado. Con la mano en el pecho por su fallecimiento, pero con el corazón vibrando por la música, este 26 de enero se realizó la gala de los Grammys 2020, que tuvo como grandes ganadoras a las nuevas voces de la industria.

Noche especial

Lizzo dio la bienvenida al espectáculo. La cantante estadounidense cantó Cuz I love you acompañada de una orquesta que la hizo sonar aún más potente y posteriormente bailó al ritmo de Truth Hurts. En el último año, el R&B de Lizzo la ha disparado al punto de ser uno de los grandes nombres esperados para esta noche, siendo incluso catalogada como la artista del año para la revista Time y con 7 nominaciones al Grammy.

Tras el frenesí desatado, Alicia Keys apareció en el escenario para disminuir las revoluciones del show. “Todos nos sentimos muy tristes porque todo el planeta perdió a un héroe y estamos aquí con el corazón roto en la casa que construyó Kobe Bryant”, refiriéndose al Stapless Center donde se realizó la gala, lugar en el cual juega de casa Los Ángeles Lakers, equipo de Bryant. “La música tiene el poder de hacernos unir. La música es lo que mejor nos puede sanar en el mundo”, agregó la cantante.

Acto seguido, la pareja de Blake Shelton y Gwen Stefani cantó Nobody but you bañados en láseres azules que brotaron del escenario. Fue una interpretación emotiva que, junto al discurso de Keys, sacó lágrimas.

Los Jonas Brothers siguieron dándole vértigo a la noche. Los tres queridos hermanos, que volvieron a unir fuerzas el año pasado tras una prolongada pausa, cantaron Five More Minutes y What a Man Gotta Do en la gala.

Hubo que esperar media hora de ceremonia para que apareciera el primer premio de la noche. Fue para mejor interpretación solista en pop y la ganadora fue Lizzo por Truth Hurts, el tema que interpretó al comienzo de la gala. “Gracias, esto es realmente una locura. Esta semana he estado inmersa en mis problemas, nerviosas y de repente todo se va. Hoy todos mis problemas se hicieron pequeños cuando me di cuenta que hay gente dolida en este momento. Necesitamos música que libere a la gente”, dijo.

Tras el discurso, Tyler, The Creator, Charlie Wilson y Boyz II Men cambiaron el tono de la noche con la pieza de hip-hop New Magic Wand y un show de luces poderosos, que puso a la cámara a sacudirse como si se tratara de un viaje alucinógeno.

Más tarde, se entregó el premio a mejor interpretación country en dúo o grupo. Shania Twain y Bebe Rexha le entregaron el premio a Dan + Shay por la canción Speechless.

Alicia Keys regresó para presentar el homenaje hacia uno de sus artistas favoritos: Prince, quien falleció en el 2016. Usher demostró su poderío cantando Little Red Corvette y posteriormente con When Doves Cry, tema con el cual aprovechó para realizar splits y acrobacias en el escenario. Después seguiría con un extracto de Kiss. FKA Twigs, brillante cantante, curiosamente solo bailó en escena, mientras que en la batería destacó Sheila E., percusionista de The New Revolution.

Camila Cabello continuó con el tono emotivo de la noche con First Man, canción dedicada a su papá. “Fuiste el primer hombre que en verdad me amó”, dijo en la canción, mientras su padre lloraba.

Tras el momento lacrimógeno, se entregó la categoría mejor álbum de comedia a Dave Chapelle por su más reciente especial, quien no estuvo presente para recoger el gramófono. Lleva tres años consecutivos ganando este reconocimiento.

Más tarde, Aerosmith, banda reconocida como “persona del año”, sacó los esperados alaridos. Living On the Edge fue la pieza con la que abrieron; después vendría el grupo Run-DMC para acompañarlos con Walk This Way.

Mejor álbum de rap sería la próxima entrega de premio, que ganó el álbum Igor de Tyler, The Creator, quien subió con su madre. “No sé si voy a estar aquí de nuevo, pero no estaba preparado. Es dedicado a mi madre que hizo un trabajo excepcional criando a este muchacho”. Es el primer Grammy para el rapero.

Tras una vibrante presentación de la española Rosalía, se entregó el premio a mejor canción. Bad Guy fue la ganadora y Billie Eilish subió a recoger el gramófono y dijo “fue un trabajo en equipo”, refiriéndose al trabajo de su hermano Finneas como productor del disco.

Después, el mítico Ozzy Osbourne entregaría el Grammy por la mejor interpretación rap fue para Dj Khaled por Higher. “Es algo fantástico”, expresó el productor.

Billie Eilish volvería al escenario a recoger el premio a mejor nuevo artista. La cantante de 18 años manifestó que “olvidé de agradecerle al equipo de producción y a los fans. Es para ellos”.

Finalmente, el álbum del año fue para When We All Fall Asleep, Where Do We Go? de Billie Eilish, quien también ganó grabación del año con Bad Guy.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.